Alto contraste
Música

#TresTips de producción musical en hip hop: Dionisio y Lupa

La disciplina y la familia son el secreto de este colectivo de Medellín que se ha tomado grandes tarimas del hip hop.

Redacción Canal Trece
25 Abr 2020 10:29:29 AM

Dionisio y Lupa, su productor y beatmaker, con quien conformó la Sociedad FB7 de la Comuna 6 de Medellín nos dieron #TresTips para hacer producción musical en Hip Hop. Además, charlamos un rato con ellos sobre su propuesta que los ha llevado a consolidarse como uno de los colectivos más duros de la escena quienes ya los han visto en festivales tan importantes como Coma, en Brasil, Hip hop al Parque y Altavoz.

#TresTips para la producción musical en hip hop

Agradecimientos especiales a Baty Films

¿Quién es quién?

Dionisio comenzó a rapear a los diez años como Mc AHR y tres años más tarde se hizo miembro de Búnker Medellín y Poca Compañía. En el 2016 lanzó su primer EP ‘Subterráneo’ como solista y desde entonces no ha dejado de posicionarse como una de las nuevas propuestas de hip hop más importantes de la ciudad de Medellín de la mano de FB7 Studio y La Baty Films. Actualmente estudia Música en la Escuela Superior de Artes Débora Arango. 

Lupa es el mago de los beats y del sonido en la propuesta de Dionisio. Es un vieja escuela que desde hace casi cuatro décadas ha hecho parte de ese gran movimiento de transformación que es el hip hop en Medellín. Fundó la Sociedad FB7 en 1993 junto a  Jr Ruiz, Medina y Dj Luigi y desde entonces no ha dejado de crear festivales, espacios y talleres para jóvenes que lo han convertido en un líder cultural y gestor artístico en la Comuna 6.

El camino del rap

Dionisio nació en el barrio Pedregal de Medellín donde también viven artistas como MC KNO, XPLICITOS, FB7 y Laberinto. Al principio escuchaba solo salsa, pero poco después su hermano le llevó un disco con música de Xhelazz, Rapsusklei, Violadores del Verso y Nach que le cambiaron la cabeza para siempre. Desde entonces comenzó a escribir canciones y a escuchar rap local como Nando Nandez, Tres Coronas, La Etnnia o Laberinto. 

Dionisio y Lupa se conocieron en los Laboratorios de producción sonora. “Me pareció un pelado muy piloso y talentoso, pero igual muy joven entonces había que esperar el momento de madurez ¿cierto? Me pareció muy curioso que siempre estuvo atento y siempre se quedó, nunca se fue. Así fueron nuestros encuentros: yo desde la producción y formación y él asistiendo a los espacios formativos”, cuenta Lupa.

Para muchos el talento no se improvisa, pero si el que lo tiene, no lo trabaja, no pasa nada. Ese no es el caso de Dionisio quien desde niño no ha parado de componer, cantar y retar sus propios límites. Para él su objetivo no es competir con los demás sino consigo mismo. 

“Nos gusta hacer las cosas bien y ponerle ese enfoque profesional y no fijarnos en lo que están haciendo los demás. No todos los raperos salen a calle a competir, hay quienes simplemente gozan apreciando lo que otros hacen” dice Dionisio

También te puede interesar: Memorias de Rauliman: el primer MC en grabar un álbum de rap en Colombia

La química de seres elementales

Después de que Dionisio asistió a los talleres con Lupa, se dieron cuenta de que había una química mucho más fuerte que la simple buena onda de dos artistas que se caen bien y decidieron juntar fuerzas junto a Federico, creador de la productora audiovisual Baty Films y de los finos videos del joven rapero, para inyectarle toda la energía al proyecto. 

“Hace más o menos año y medio nos sentamos a conversar y a imaginarnos qué rumbo tomar, cómo empezar a construir ese proyecto y de qué forma y vimos las fortalezas de cada uno y eso nos animó a juntarnos”, cuenta Lupa. 

Para el productor, una de las claves para que la química que tiene no se pierda es que son de generaciones muy diferentes, Dionisio es un pelado muy joven de 22 años, Fede tiene un poco más de edad, y Lupa es el más canoso y el que tiene más experiencia en el sector musical. “Hay diferentes saberes con tiempos distintos y eso se ha convertido también en una fortaleza y creo que eso es lo que ha hecho a esta crew fuerte”, cuenta el líder cultural. 

Los problemas o roces que ocurren en los colectivos son para Lupa un reflejo de la sociedad: siempre hay gente que está alegre o está triste, gente animada o aburrida, y este grupo lo refleja perfectamente: “estamos convencidos de que vamos en buen camino y es que hay momentos en los que hay que ser fuertes, hay que ser disciplinados y anteponer ante todo la amistad y el respeto que son nuestros principios”.

Y ese trabajo duro y sin descanso también ha traído sus recompensas: el momento más bonito que han vivido hasta ahora para Dionisio ha sido su presentación como artista de cierre en el Festival Altavoz porque sintió que la energía que le dieron los asistentes fue bacana y poderosa y es la celebración del camino recorrido. ”Este sí es el orgasmo musical que un músico podría tener”, remata Lupa. 

Arrebatarle jóvenes a la violencia

Y es que este no es un sueño de otro rapero más en Medellín. Si de algo ha servido rescatar los proyectos de estos jóvenes, es para mucho más que un nuevo álbum, o un festival; el papel del hip hop en esta ciudad como nodo artístico y transformador es inimaginable. 

“El hip hop es eso: una herramienta de cambio y de transformación. Independientemente de si buscás algo ahí, eso siempre va a estar presente. El cambio te llega primero a vos, y tas, te tranformás y luego, quizá, utilizás el hip hop para hacerlo con otras personas, eso siempre está ligado al hip hop en Medellín”, afirma Lupa.

Además de haber tomado talleres y trabajar diariamente en su proyecto, Dionisio estudia Música con especialidad en flauta traversa que ha incorporado en muchas de sus producciones para hacer de su propuesta un universo sonoro propio y orgánico. 

Su sueño es generar conciencia y hacer que las personas se sientan afortunadas, que vean que hay otras cosas bonitas que no se han percatado y que están ahí. “Tenemos que seguir cultivando la paz, la tranquilidad, el amor, la fortuna, que todos tenemos dentro de nosotros, y ser un ejemplo para la sociedad de que las personas vean que se puede hacer, podemos lograr, podemos cultivar con ese mismo cariño, con ese mismo amor”.

También te puede interesar: Midras Queen: la lírica de la resistencia

Comentarios (0)