Alto contraste
Música

Memorias de Rauliman: el primer MC en grabar un álbum de rap en Colombia

Los Generales R&R fue la primera agrupación colombiana en prensar un LP de rap y, aunque no duraron muchos años y su historia permanezca algo oculta, dejaron una huella indeleble en el hip hop de este país. Hablamos con Rauliman para que, junto a nosotros, rememorara su propia historia.

Santiago Riomalo
15 Oct 2019 1:54:54 PM

“En Colombia hay desempleo,
de esto provienen muchas cosas que yo veo,
que se ponen a robar, que se ponen a matar
para su familia poder alimentar.

...¿Y así quieren que en Colombia haya paz?
¿Si a los desempleados nos tiran para atrás?”

‘Hambre y desempleo’ - Los Generales R&R


En 1991 el rap colombiano dio un salto vertiginoso: se prensó el primer álbum de este género musical. Los autores tallados en este primer acetato fueron Los Generales R&R, una agrupación comandada por Rauliman, Johnky Barri, Propio Way, Johnny Yeng y Chiky Bryant. Cinco artistas empíricos que, abrumados y extasiados con la cantidad de hip hop estadounidense (o norteño) que entraba por el puerto de Buenaventura, compusieron unas rimas claves en lo que va de nuestra historia musical.

Comúnmente se la ha otorgado la placa del primer álbum de rap a 'El Ataque del Metano' de La Etnnia, publicado en 1995, pero la realidad es otra. Como bien nos contó el productor y fundador de Tura Hip Hop, Bola 8 El Decano, en nuestro documental Hip Hop Seré y como bien lo relata este artículo de Shock, Los Generales R&R, cuatro años antes, ya estaban cantándole de frente —y en vinilo— a la corrupción, la violencia y las drogas por medio de letras afiladas y veloces que se regodeaban en líneas de bajo llenas de funk y baile.  

Pese a lograr un importante reconocimiento dentro de los oídos coterráneos durante la primera mitad de los 90, las rimas pioneras de Los Generales se fueron desvaneciendo en la espesura de los años; años atormentados por la cruda época que atravesaba Colombia y cuya sombra se extendería hasta los cimientos de esta agrupación bonaverense.  

[También te puede interesar] El crudo reflejo de Hip hop al Parque

Hoy, tras casi 30 años desde que se publicó ese primer álbum, contactamos a Rauliman, su miembro fundador y el único del parche que se mantiene en pie dentro del espectro musical, para ahondar más sobre el mito fundacional detrás de Los Generales R&R y para que nos relatara, desde sus recuerdos, cómo ha transcurrido su vida hasta la actualidad.

Esto fue lo que nos contó. 

1989 y 1990:

A los 16 años me fui como polizón a Panamá en busca de dinero y oportunidades. Allá me junté con Propio Way, un primo mío que vivía en Ciudad de Panamá. Me puse a trabajar en el puerto y en los ratos libres hacía algo de música con él y otros amigos. Allá conocí mucha música y no paraba de escuchar a gente como Nando Boom, Chicho Man y Renato.

Estando allá, grabé un sencillo de 45 llamado La Picazón con mi primo Propio Way y otros músicos que tenían un grupo conocido como Los Generales. De ahí fue que saqué el nombre para lo que haría más adelante en Buenaventura. 

Mientras andaba trabajando, nos cayó una redada. La policía me cogió y me metieron preso en una correccional para menores por andar indocumentado. No pude contactarme con mi familia en Colombia ni nada. Eso fue terrible. Pero ahí en la correccional, luego de varios días de verme cantar y rapear, se dieron cuenta que yo no era ningún malandro, que solo quería hacer música. Entonces me ayudaron a contactar a mi familia y me dejaron en libertad. 

Apenas salí me devolví a Buenaventura y me traje a Propio Way. Ambos llegamos con un montón de música nueva en la cabeza y, en cuestión de días, creamos nuestro propio grupo y, en honor a lo que habíamos hecho unos meses antes, nos bautizamos Los Generales R&R. 

1991: 

Estando en Buenaventura nos juntamos con Chiky Bryant, Johnny Yeng y Johnky Barry: la alineación oficial con la que haríamos el primer álbum de rap en Colombia. Comenzamos a tocar en parques y la gente quedaba feliz con lo que hacíamos. Nos volvimos un hit en el puerto, nos comparaban con Los Jackson 5 y todo. 

Luego de un tiempo terminamos yendo a Medellín para grabar ese primer LP con Colmusica, donde trabajamos bajo la dirección de Milton Riascos. Con canciones como “Comprensión de una amistad”, “Biografía de un drogadicto”,  “No a la droga, no a la violencia” o “Brustico”, quedó clara la posición de Los Generales R&R frente a los fenómenos que nos azotaban en Buenaventura y Colombia en ese momento y que siguen afectándonos hasta el día de hoy.

El disco salió y pegó bastante: empezamos a ser escuchados en muchos lados de Colombia, sobre todo en las costas. Nos fue tan bien que ya estábamos andando en limosina y todo. De hecho, fuimos los primeros en llevar una limosina a Buenaventura, allá nadie había visto una. 

1993 - 1996: 

Le seguimos dando a la música y nos ofrecieron grabar un segundo LP con la disquera G&M. Lo editamos en 1993 y lo llamamos “Tremendo Cup”. Este disco nos permitió tocar a Barranquilla, Cali, Bogotá, Ecuador, Panamá, en el Greenmoon Festival de San Andrés y nos ganamos un Festibuga. Eso era una locura: nos había llegado la fama. Hasta compartimos escenario con gente como Carlos Vives y Proyecto Uno. Estábamos pegados y la gente se sabía nuestras canciones.

Así duramos un par de años hasta que, por la violencia que empezaba a apoderarse de Buenaventura, matan a Johnky Barry. Eso nos pegó durísimo y nos metió un frenazo tremendo, quedamos mal después de eso. Johnky era nuestro hermano y además era el rapero bilingüe de la agrupación, era una pieza clave.

A pesar de eso intentamos continuar y para reemplazar a Johnky, yo llamé a Bongoman, un artista amigo que había conocido en Cali. Con Bongoman le estuvimos dando como un año más y, aunque grabamos grandes canciones como “Jumping” (canción donde le rinden unas palabras a la memoria de Johnky Barri), la cosa no funcionó. Como en 1995 Johnny Yeng, Chiki Bryant y yo decidimos salirnos, no queríamos estar más ahí. 

Una de las grandes causas de haberme ido de Los Generales R&R fue por el mánager Freddy Williams. Ese señor se adueñó a las malas de Los Generales y no nos entraba casi plata, era terrible. No nos tenían en cuenta en los negocios ni nada, todo lo quería para él. 

Así no podíamos seguir. 

1997:

Propio Way siguió como un año más, pero se terminó saliendo porque Freddy Williams volvió Los Generales un grupo de merengue todo raro que sonaba muy maluco. Ya no era lo mismo. Johnny Yeng se fue a Estados Unidos y, si no estoy mal, Chiky Bryant se fue para Chile.  

Yo quise seguir bajo el nombre Los R&R —sin “Los Generales”—, hasta que Williams me llamó a decirme que él quería volver a trabajar conmigo, que retomáramos lo de antes, pero le dije que no, que él solo quería dinero y que así no funcionaba la cosa.

Un tiempo después, no me acuerdo exactamente cuándo, mataron a Freddy Williams en Cali por robarle su camioneta.  Hasta donde sé, fue pura delincuencia común. La cosa por esa época estaba muy complicada. 

Hasta ahí llegaron Los Generales. 

1998 - 2000:

Me retiré de la música por un par de años, había quedado hastiado de esta vaina. Pero luego, como en el 2000, me ofrecieron aparecer en una película. Se llamaba “Golpe de Candela”. Lo chistoso fue que yo terminé haciendo la banda sonora de la película y ahí, luego de unos años de no crear, retomé la música y, desde ese momento, no he parado de hacer canciones. 

2000 hasta hoy:

Desde que hice la música para “Golpe de Candela” me he inclinado por otros géneros musicales y figuro como Rauliman. Ahora hago más música urbana y dancehall para poner a bailar a la gente. 

También durante algún tiempo trabajé como conductor de motoratón (mototaxi) acá en Buenaventura. Me gustaba porque le daba vueltas a la ciudad y conocía gente de diferentes lugares del país. 

De hecho, alguna vez se subió un tipo a mi motoratón y me contó que era de López de Micay (un pequeño municipio ubicado en el departamento del Cauca) y luego de contarle toda mi historia, me contó sorprendido que una canción de Rauliman llamada “Le tiraste al Rauli” era muy sonada en su pueblo, que la ponían en todas las fiestas. Yo no tenía ni idea que ese tema mío sonaba allá, pero gracias a ese trabajo supe que tenía que tirarle más duro a López de Micay.  

Ya no trabajo en motoratón, ahora me dedico a la música. He sacado varias canciones que han pegado acá en Buenaventura y en la costa pacífica. De eso vivo. Hace cuatro años estuve en Nicaragua y Honduras con Talentini, mi “compa” musical. 


La verdad ya no me hablo con los integrantes de Los Generales R&R. A veces me encuentro con Chiki Bryant, pero ya. Sé que Bongoman va y viene de Europa, donde tiene familia. Y de Propio Way no sabemos nada. Hay dos teorías de lo que pasó con él: o que lo mataron o que se fue para Jamaica y allá se enloqueció. Llevo años sin saber la respuesta a esa pregunta y creo que nunca la sabré.

De Buenaventura no me voy, acá he hecho mi carrera y este es mi lugar. Seguiré viajando para tocar y cantar, pero siempre me encontrarán en este puerto, el puerto por donde entró gran parte de la música que llegó a Colombia y de donde salió el primer álbum de rap del país. 

Comentarios (0)