Alto contraste
Música

Una sonrisa de la A a la Z: Alcolirykoz

Como un viaje interestelar, entre canciones, rimas, palabras y 1.400 personas, fueron los dos shows del pasado 9 y el 10 de marzo de Alcolirykoz en el Auditorio Lumiere de Bogotá. Dos momentos que les mostraremos en nuestra primera serie web. ¡Muy pronto!

Catalina Ceballos
27 Abr 2018 5:44:44 AM

Dos shows idénticos pero, para quienes pudimos estar allí, las dos noches fueron muy distintas. En ambos el repertorio incluyó las 14 canciones de 'Servicios Ambulatorioz', el disco que venían a lanzar, y otras 11, de sus 13 años de carrera, como 'Comediantes del Velorio', 'Resaca', 'Los genios de la botella' y '1999'.

Nosotros tuvimos la oportunidad de estar cerca de ellos estos días. Desde su llegada de Medellín el jueves 8 de marzo hasta el sábado a las 11:00 de la noche, cuando se acabó el segundo show.

Llegan de Medellín y se bajan del avión personas que son Alcolirykoz, pero que para muchos han estado detrás de escena. Gilmer Mesa, profesor de estudios políticos y sociales de las universidades Bolivariana y la Tecnológica de Antioquia, un hombre grande, robusto, serio. ¿Por qué un profesor viaja con ellos y es tan importante para la banda? Pues aquí comienza esta historia.

A través de sus canciones y de sus entrevistas, Alcolirykoz ha dicho que representan el barrio. El barrio entendido como esa subdivisión administrativa y urbanística donde se alojan un grupo de personas que comparten vías y accesos. Sin embargo, esa definición realmente se refiere a lo que conocemos como vecindario. ¿Y qué es un vecindario? ese espacio en donde en el tiempo se construye sentido de pertenencia, relaciones, confianza. En ese barrio/vecindario se cuida o no del vecino, se saben los pesares de algunos, las alegrías de los otros. En el vecindario puede vivir tu familia, los amigos, esos con los que al final de la tarde se juega fútbol o se toman unas cervezas. El vecino puede fiar el arroz en la tienda o guardar la copia de la llave de su casa. Dicho esto, el vecindario o el barrio es eso que recorremos de la mano de quienes escogemos.

Gilmer Mesa es eso: un hombre que entiende y siente las letras de Gambeta y Kaztro, un hombre que en las pocas palabras que intercambiamos supe que esas letras lo permean a él y él las ha permeado a ellas. Cómo no, si es escritor (en 2015 ganó el Premio Nacional de Novela con 'La cuadra' de la editorial Random House).

También venía en ese avión otro que es AZ, Julián Gaviria (a propósito sigan su cuenta en Instagram). Le dicen 'ElDeLasFotos', porque ese es su seudónimo, pero ese hombre no es el de las fotos, es el hombre con EL ojo. Por su lente pasan modelos, Alcolirykoz, modelos, Alcolirykoz, modelos y Alcolirykoz, Alcolirykoz, Alcolirykoz.

Julián, que además de ser un gran fotógrafo y de tener una sonrisa única y encantadora, es el cómplice visual de los chicos. La mayoría de sus videos han sido dirigidos por él y ahora a mucho honor dirige la serie web y documental que realizamos en Canal Trece sobre este lanzamiento de 'Servicios Ambulatorioz' en Bogotá. Él fue durante este viaje nuestro director de orquesta, fue quien nos marcó los momentos importantes, fue él quien construyó una idea en su cabeza y nosotros todos la seguimos.

En el avión también venía 'La Bruja', un hombre joven, alto, altísimo, acuerpado y de ojos azules y dulces. 'La Bruja' es un hombre que está ahí para las que sea, ayuda en las ventas de la mercancía de la banda, pero también es como un gran ojo que está ahí presente todo el tiempo, graba las canciones completas con su celular pero también las canta con el amor de un verdadero fan. Seguramente es él quien conoce muchas historias que nunca sabremos y ese silencio es precisamente el que lo hace un hombre dulce.

Durante las jornadas pasaban personas como 'Manguito', el 'Mango Marín' o como lo bautizaron, Daniel. 'Mango' es el director creativo de una gran, gran, gran corporación cuyo nombre no mencionaré…pero de Manguito sí hablaré. Otro de los artífices visuales y aliado de la estética de la banda. Con su pelo verde fosforescente más bien parece un primo lejano (lejano porque el otro era malo y éste es bueno) del 'Guazón' de Batman, paisa de pura cepa (como todos) con tatuajes por doquier, gorra de medio lado y, claro, la sonrisa propia de quien es feliz en su propia piel. A 'Manguito' lo verán en los créditos del documental. Él el genio de las gráficas, fue él quien hizo el diseño de la carátula de 'Servicios Ambulatorioz'.

Y así se fueron uniendo personas al crew, al staff, al parche. Unos vienen y se quedan, otros pasan y saludan, entre ellos Ricardo Durán, periodista de Rolling Stone Colombia y amigo de la banda, y Alejandro Marín, director de La X y amigo de la banda. Personas que creen porque es que el rap es de creer o no. En especial si se trata de Alcolirykoz, sus letras son mensajes, su concierto es un rito. Ante esas dos cosas lo inminente es creer o no.

[También puede interesarte] Las rimas "sacatripas" de Alcolirykoz llegaron a Bogotá

Y así mientras que recuerdo cada minuto, las sonrisas siempre están ahí, presentes, los nervios también, el calentamiento, los estiramientos, los saludos, la última chateada.

Sale a tarima Fazeta y el público se desbarata. Sus beats durante minutos calientan el ambiente y las visuales de apoyo que en esta ocasión estuvieron a cargo de 'Mireaver', cada paso calculado con el cariño que se merece una gran audiencia. Los minutos pasan y la gente grita “Alcolirykoz, Alcolirykoz, Alcolirykoz”. 

De pronto se oye un “yoo”. Sale Kaztro y en seguida Gambeta. Lumiere se convierte en un gran espacio de consagración: las luces, los beats y ellos en tarima de blanco puro arrancan lo que serán dos noches inolvidables en Bogotá.

Entre canción y canción las palabras justas e inteligentes, invitando a la reflexión y al no olvido, referencias importantes a la no violencia, a la lealtad, al respeto por el otro, pero sobre todo a tener posición (y sí, también amor) en lo que crees y por los que crees.

Gambeta un frontman que también es un gran líder. A su izquierda Kaztro, su primo, su compañero de vida, un hombre suave que emana paz con su voz grave. A la derecha y un poco más atrás, el hombre frente a los decks es Fazeta, el más joven, un hombre respetuoso y parte fundamental del ritual. Y están, el Doctor Agudelo porque es fonoaudiólogo, Jorge Augusto alias 'Tito', el trompetista y el hombre de los coros en 'Changó'. Byron López, él es el hombre de la batería y los tambores.

Todos sonríen todo el tiempo, se intercambian miradas, la telepatía juega un papel fundamental a la hora de estar en la tarima. Días de ensayo y noches de toque los han llevado a una sincronicidad que permite que le entreguen todo a sus fans, audiencias que en esta ocasión tenían desde 14 años; una idea y una solicitud expresa por parte de ellos desde el comienzo de las conversaciones para sus presentaciones en Bogotá.

Y eso no es un detalle menor. Una agrupación que desde el principio quiere y defiende la presentación artística por encima de las ventas en la barra, eso dice mucho de quiénes son y en lo que creen. Y por supuesto, esa es una de las maneras de aportar a una ciudadanía crítica, que es lo que es Alcolirykoz en medio de sonrisas y de música es, una banda crítica. Como antropóloga que nunca oyó a Silvio Rodriguez puedo decirlo, me llegó la banda que me aporta a mi sentido crítico. Puedo decir con certeza que sí, es a través del Hip Hop de estos chicos de Aranjuez que se pierde o se vuelve a tener fe. 

El Auditorio Lumiere, ese lugar donde he visto bandas de metal cuyo nombre no recuerdo o Dengue Dengue Dengue, fue el lugar para el ritual. Un espacio pequeño para tantas sonrisas que tuvimos durante el fin de semana. 

4 Cuartos puso todo el backline y sonido. Alejandro Marín apoyó con alma y vida desde el primer momento. Mava, nuestra fotógrafa, quien ahora también es AZ. Red Bull, aliado que le dio alas a los chicos para que viajaran desde Medellín, y mi querido Canal Trece y todo el equipo que saben que hacer música no es hacer videos, es construir memoria a través de ella.

Los artistas que estuvieron con ellos en tarima Ruzto, Aereophon, N-Hardem y mi preferido, el hombre del requinto, el Los Rolling Ruanas Fer Cely (un rockn'rollero de los de verdad) y por supuesto Rocca con su contundencia. ¿Cómo no iba a ser un lanzamiento estelar? ¿Cómo no iba haber un rito? Todos los astros alineados, todos los amigos entonados. 

Lo más importante son las sonrisas y saben ¿por qué? Estos señores se lavan los dientes cada vez que uno se descuida. 

[También puede interesarte] “Los queremos gratis”: un fenómeno llamado AlcolirykoZ, en Bogotá


*Todas las fotos por María Alejandra Villamizar / Canal Trece*

 


Esperen ¡MUY PRONTO! el estreno de nuestra primera serie web junto a Alcolirykoz


 

Comentarios (1)

Liliana Maria Villa Rodríguez
28 Abr, 2018
Excelente!!!