Alto contraste
Música

Las rimas "sacatripas" de Alcolirykoz llegaron a Bogotá

Por más de tres horas, 13 años de evolución en la escena hip hoper quedaron demostrados en las líricas viscerales de los 'ninjazz de Aranjuez'. Su álbum 'Servicios AmbulatorioZ' , una cirugía a corazón abierto, sin anestesia.

Ana Lucía Rey González
11 Mar 2018 9:15:15 AM

Fotos: María Alejandra Villamizar Assaf- Canal Trece

"Tararea lo que puedas recordar
Quiero caminar sin pensar en lo que queda atrás
No
tengo con qué pagar la felicidad
No hay más plazo
Yo silbando y el mundo cayéndose a pedazos".

Gambeta (lee también: MELO… Una charla con Gambeta, MC de AlcolirykoZ), Kaztro y el DJ Fa-Zeta dejaron claro por qué son los 'ninjazz de Aranjuez', el barrio en el que crecieron y ese mismo en el que vieron en los sonidos del beat y las rimas esa manera de rebelarse contra la situación de violencia de las comunas de Medellín, de denunciar, de regañar, también; así como lo hacen en 'Outro', el último tema de su álbum 'Servicios AmbulatorioZ'.

"Nunca pude ir a la universidad
Pero con el rap en cada ciudad doy cátedra
Esa es la única justicia que conozco
La firmeza de ella la refleja nuestro hijo en su rostro".


De las calles de la Comuna 4 a la jungla de cemento en la capital. Imponentes, viscerales, directos; con poesías hechas rap, con letras como dagas.

Alcolyrikoz, estos guerreros de las calles, se subieron al escenario mirando a los ojos a un público ansioso de cantar al unísono: "¡Alco-lirykoz, Alco-lirykoz!". Con 'Házmelo Rap', llevaron a su gente a un recorrido por la crudeza y visceralidad de 'Servicios AmbulatorioZ'. Sin censura.

 

"El respeto no se compra, la lealtad no vende" : Los invitados a 'La Penúltima Cena'

Lealtad. Tal vez no exista una palabra más acertada para definir al público de Alcolirykoz, que agotó la boletería para sus dos fechas en Bogotá. Un total de 600 personas y como nos contó Kaztro, "una casa llena".

Una casa que, nos dijo, "es el resultado de la sinceridad que se demuestra a la gente en las canciones". Para él, subirse a la tarima y ver "a todo ese gentío" es muy gratificante. 

"La lealtad tiene que ser correspondida, lo que uno dice lo tiene que demostrar en hechos y la gente ve eso", agregó.



 

Y es que para los seguidores de las rimas de Alcolirykoz, hay que rapear de la A a la Z, seguir tarareando, así el mundo, allá afuera, se caiga a pedazos."Se han convertido en unos claros y contundentes representantes; no solo del rap, sino de una nueva forma de brindar música de calidad" , dijo Wilo Duarte, uno de los asistentes al show.

Un género que no discrimina clase social, género, ni preferencia musical. Que invita a los amantes del rap a levantar la mano y a improvisar, rapear, a cantar sin censura. O como aseguró Kaztro, "sin anestesia".

Y eso quedó demostrado cuando una de las mujeres, de esas 600 almas que estaban en el público, se subió a la tarima sin pena alguna, con el único fin de hacer estallar la noche con rimas. Fluida, con una actitud imponente, como quien dice "aquí estoy y cómo van a lidiar con eso".


 

Rap, más rap, brazos moviéndose de arriba a abajo y una familia que esperó por más de tres horas para vivir un momento épico, traducido en una canción: 'Tararea'. "There's a party, tho! (Listen to the beat)". El tema más fiestero de su álbum demostró que 'Servicios AmbulatorioZ' , además de ser "sacatripas" -según Kaztro- ; también invita a bailar.

 

N. Hardem y Rocca, inesperados y directos
 

El MC bogotano N. Hardem fue el encargado de abrir el concierto. Su EP 'Lo que me eleva', fue producido por Gambeta, 'El Arkeólogo' de los beats; por lo que este 'perro negro' - como también es conocido- tiene mucho de Alcolirykoz.
 

Y no solo en su música. Detrás del escenario, hubo abrazos y choques de puños; de parceros, de MC a MC. Él también adoptó el papel de público, de crítico, de familia, durante la presentación de los 'ninjazz'.

N. Hardem dejó satisfecho a un público hambriento y ávido de líricas.


 

Un público que tampoco esperaba a Rocca, uno de los MCs más importantes de la escena del hip hop nacional, quien ante la mirada sorprendida de los invitados dejó salir sus rimas, como balas.
 

Sin censura, cantó 'La Penúltima Cena', un tema en colaboración con los raperos.

"De mi mano no comerás
No morderás, no más
Sacude el pulguero
Paga tus deudas primero..."


Por más de tres horas, el Auditorio Lumiere se llenó de 13 años años de evolución en el hip hop y el rap, con Alcolirykoz. Una agrupación que ha visto en la independencia la forma de "marcar una escena local muy importante en Medellín" , por lo que "al llegar a una ciudad como Bogotá, tiene una recepción absolutamente positiva", según Catalina Ceballos, gerente de Canal Trece.

Una independencia y calidad que, aseguró Gambeta en escena, intentan mantener. "Estamos en una época en que todo es comida rápida y música basura. Estamos haciendo todo lo posible para que la música sea valorada en cualquier tiempo", dijo a los invitados a 'La Penúltima Cena'.

¡Gracias Bogotá!

Comentarios (0)