Alto contraste
Música

Murió Charlie Watts, el legendario baterista de The Rolling Stones

Bernard Doherty, su agente de relaciones públicas, confirmó este martes 24 de agosto que Watts "falleció pacíficamente en un hospital de Londres hoy, rodeado de su familia".

Wikimedia Commons
Redacción Canal Trece
24 Ago 2021 11:39:39 AM

El baterista Charlie Watts, cuyo hábil y poderoso trabajo impulsó a The Rolling Stones durante más de medio siglo, murió este martes 24 de agosto de 2021 en Londres, según informó su agente de relaciones públicas, Bernard Doherty. Watts tenía 80 años.

Una declaración de la banda y del portavoz de Watts dice: “Es con inmensa tristeza que anunciamos la muerte de nuestro amado Charlie Watts. Falleció pacíficamente en un hospital de Londres hoy rodeado de su familia. Charlie fue un querido esposo, padre y abuelo y también miembro de The Rolling Stones, uno de los mejores bateristas de su generación”.

Semanas antes, el baterista se había retirado abruptamente de la gira pospuesta por la pandemia de los Stones por la necesidad de recuperarse de un procedimiento médico reciente; un comunicado de la banda decía que Watts había seleccionado a Steve Jordan, un antiguo miembro del grupo del guitarrista Keith Richards, los X-Pensive Winos, para reemplazarlo. Un portavoz dijo: “Charlie se sometió a un procedimiento que fue completamente exitoso, pero tengo entendido que sus médicos concluyeron esta semana que ahora necesita un descanso y una recuperación adecuados. Con los ensayos que comenzarán en un par de semanas, es muy decepcionante por decir lo menos, pero también es justo decir que nadie lo vio venir”. Watts sufrió un cáncer de garganta en 2004, pero se recuperó con éxito y sufrió abuso de sustancias en la década de 1980, una situación que también superó en su momento.

Universalmente reconocido como uno de los más grandes bateristas de rock de todos los tiempos, Watts y el guitarrista Keith Richards fueron el núcleo del sonido instrumental de los Stones: en más de la mitad de los conciertos del grupo, Richards mira siempre a Watts, inclinando la cabeza hacia el baterista. Una reseña de 2012 de un concierto de los Rolling Stones dice en parte: “A pesar de la supremacía de Mick y Keith, no hay duda de que el corazón de esta banda es y siempre será Watts: a los 71 años, su caja de latigazo y su sentido sobrenatural del swing impulsan las canciones con una autoridad sin igual, y definen la contradictoria tensión relajada que está en el corazón del ritmo de los Stones”. Watts nunca fue un baterista llamativo, pero supo conducir el ritmo de "la banda de rocanrol más grande de la historia" con una resistencia física que no mermó en más de setenta años.

Su último concierto con el grupo tuvo lugar en Miami el 30 de agosto de 2019, aunque apareció con la banda durante la transmisión en vivo de estrellas de "One World Together" de abril de 2020 a principios de la pandemia.

El músico, con estudios de jazz, llegó a los Stones a través de la escena londinense de principios de los sesenta. Era la pieza que faltaba en la formación inicial del grupo: se incorporó en enero de 1963 y, con Jagger y Richards, se mantuvo firme en sus grabaciones y en el escenario durante más de 50 años.

Brindó un apoyo ágil y enérgico en la larga serie de éxitos de la banda, basados ​​en el blues y el R&B de principios y mediados de los sesenta. Alcanzó el pináculo de su destreza en una serie de grabaciones maduras, realizadas con el productor Jimmy Miller a finales de los sesenta y principios de los setenta, en las que su forma aguda de tocar a contrapelo los frenéticos riffs de guitarra de Richards.

En la historia oral de 2003 “According to the Rolling Stones”, Richards dijo sobre él: “Tener a un baterista desde el principio que pudiera tocar con la sensibilidad de Charlie Watts es uno de los mejores activos ocultos que he tenido, porque nunca tuve que pensar en qué iba a hacer el baterista. Solo le decía, 'Charlie, es así', y listo. Podía lanzarle ideas y nunca tuve que preocuparme por el ritmo. Eso era una bendición”.

Un músico flexible, Watts mostró su maleable talento en las incursiones de los Stones en estilos fuera de marca: psicodelia, reggae y (en el sencillo de 1978 "Miss You") disco.

Aunque se cansó del ritmo de gira de la banda ya en la década de 1980, siguió adelante con los Stones durante tres décadas más. Se sobrepuso a episodios de adicción a la heroína y una batalla contra el cáncer de garganta, abordando silenciosamente estos desafíos mientras el centro de atención brillaba con más intensidad sobre sus compañeros de banda más extravagantes.

Watts siguió siendo una imagen de felicidad y tranquilidad domésticas en medio de las vidas agitadas y novelescas de sus compañeros Stones: se casó con su esposa Shirley en 1964, y la pareja permaneció junta, incluso en momentos difíciles, durante todo el tiempo.

Mantuvo el amor por el jazz a lo largo de su vida, y desde los años 80 en adelante, grabaría regularmente con varias formaciones ad hoc de su Charlie Watts Quintet, ensayando la música instrumental de fuerte swing que despertó su temprano interés en la música. Watts fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll como miembro de los Stones en 1989.

Vida y legado de Charlie Watts

Charlie Watts nació el 2 de junio de 1941 en Londres; su padre era conductor de camión del sistema ferroviario inglés. Criado en Wembley, se formó en su juventud entre la música del pianista de jazz Jelly Roll Morton y el saxofonista de bop Charlie Parker. Era un estudiante de música en la escuela, que comenzó a tocar a los catorce años.

En “Las verdaderas aventuras de los Rolling Stones”, Watts le dijo a Stanley Booth: “Afortunadamente mis padres fueron lo suficientemente perspicaces como para comprarme una batería. Yo mismo me compré un banjo, me quité el mástil y empecé a tocarlo como un tambor. Tocaba el periódico con cepillos de alambre. Mis padres me compraron una de esas primeras baterías que todo baterista conoce demasiado bien”.

Arrancó bajo el nombre "Chico", en honor al baterista del saxofonista Gerry Mulligan, Chico Hamilton. En su adolescencia, trabajó en varios grupos regionales de jazz. Estudió como diseñador gráfico en Harrow Art School y trabajó para una empresa de publicidad de Londres. En 1961 ilustró y escribió un gran tributo a Charlie Parker que se publicó en 1964, después del ascenso a la fama de los Rolling Stones, como "Oda a un pájaro volador".

En 1962, Watts se encontró por primera vez con algunos de sus futuros compañeros de banda en el Ealing Club de Londres, un lugar subterráneo donde los músicos de trad-to-blues de primera generación como Alexis Korner y Cyril Davies intentaron replicar el R&B y el blues estadounidenses.

Después de un período de trabajo de diseño en Copenhague, Watts regresó a Londres y aceptó una oferta de Korner para tocar la batería en su grupo Blues Incorporated, que durante un tiempo había presentado a Jagger como su cantante.

Jagger estaba en el proceso de establecer su propia banda de blues, originalmente llamada Rollin’ Stones, con Richards, el guitarrista Brian Jones, el bajista Bill Wyman y el pianista Ian Stewart. El eslabón débil de la agrupación era el baterista Tony Chapman y, después de las súplicas de Richards y Jones, Watts lo reemplazó en el grupo naciente.

Watts admitió más tarde: “Fue gracias a Brian, Mick y Keith que aprendí en serio sobre el R&B por primera vez. yo no sabía nada sobre eso. Para mí, el blues era Charlie Parker o [el clarinetista de jazz de Nueva Orleans] Johnny Dodds tocando lento”. Destacó en el primer número uno de los Stones en Estados Unidos, "(I Can't Get No) Satisfaction" (1965) y en exóticos de los últimos días como "Paint It Black" (1966) y "Ruby Tuesday", "Dandelion , "We Love You" y "She's a Rainbow" (todas de 1967).

Brilló en temas como "Jumpin 'Jack Flash" y "Street Fighting Man" (1968) y "Honky Tonk Women" (1969), singles convulsivos producidos por Miller que marcaron el final de la permanencia de Jones con el grupo (murió en 1969) y la llegada del guitarrista Mick Taylor.

De 1971 a 1981, Watts apareció en ocho álbumes de estudio número uno consecutivos de los Stones y apareció en tres de las giras más taquilleras de la época. A partir de 1975, puso en práctica sus habilidades de diseño y trabajó con Jagger en la configuración de los elaborados decorados que se convirtieron en un sello distintivo de las giras posteriores del acto.

A finales de los 70, empezó a consumir heroína y su adicción se volvió tan aguda que colapsó en el estudio durante la grabación de “Some Girls” (1978). Más tarde dijo en una entrevista con la BBC que Richards, un entusiasta usuario de drogas, lo despertó en la sesión y le aconsejó: “Deberías hacer esto cuando seas mayor”. Watts dijo que siguió el consejo del guitarrista y dejó de consumir.

A pesar de sus dificultades durante esa época, Watts navegó sin problemas por el ritmo de fondo de la pista de baile que impulsó "Miss You", el último sencillo número uno de los Stones, lanzado en el 78. Durante la década de los ochenta, trajo sus habilidades a los 10 primeros éxitos de la banda de la época: "Start Me Up" (1981) y la oscura descarga "Undercover of the Night" (1983).

En su libro de 2002 "Rolling With the Stones", el bajista Wyman (que salió de la Stones en 1993) afirma que el entusiasmo de Watts por trabajar con la banda se desvaneció a finales de los 80, cuando el conflicto entre Jagger y Richards sobre la dirección del grupo amenazó con encallarlo permanentemente.

Recientemente, el grupo hizo incursiones exitosas en el nuevo milenio sin ningún producto nuevo en las tiendas, y salió a la calle para los estadios en 2012 y 2016.

En octubre de 2016, llenó el Empire Polo Field en Indio, California, sede del festival anual de música de Coachella en un cartel doble con Bob Dylan, como parte del festival de tres días "Desert Trip" con actos de rock clásico de los sesenta.

Tras su fallecimiento, a Watts le sobreviven su esposa y su hija Serafina.


Te puede interesar: