Alto contraste
Emprendimiento

Made in Colombia: tres emprendimientos más criollos que la empanada

Un mensaje poderoso y directo, un objeto tradicional convertido en arte y las lenguas nativas son los pretextos de tres emprendedores colombianos que vieron el potencial de lo colombiano.

Tomás Tello
05 Nov 2019 5:10:10 AM

Llegó el 12 de octubre, ese día del encuentro entre dos mundos que ocurrió en 1492 y que nos enseñaron como el de la raza pero, ¿de cuál raza? En Colombia es imposible hablar solo de una, pues cada región es su propia cultura y si hay algo que tenemos en común, es que somos distintos.

Esto mismo piensan tres emprendedores nacionales que, luchando para volver realidad sus ideas, han sacado adelante tres iniciativas que demuestran que Colombia es muchas.  

Arte de Corozo

Cuando Howard Angulo regresó de República Dominicana en 2014, trabajaba con su fundación, ‘Hay más para ti’, en el barrio San Isidro de Barranquilla. Entonces, le propusieron hacer un torneo de fútbol “como jugábamos antes, con bola 'e trapo", recuerda. No sabía que jugar como antes iba a ser mucho más difícil.

“Antes yo encontraba la bola ‘e trapo en las tiendas, en las casas, en las ferreterías y hasta en el Olímpica. Pero ese domingo que empezaba el torneo teníamos todo listo menos al protagonista principal: el balón”, afirma Angulo, creador de Corozo, una iniciativa artística que busca rescatar y darle nueva vida a la bola de trapo, un juguete tan tradicional en Barranquilla como la coca y el trompo.

Foto: cortesía Howard Angulo

Ante su desesperación, un vecino lo llevó a la casa del ‘Chino’, un artesano dedicado toda su vida a fabricar estos objetos. 

- ¿Cuántas bolas tiene, Chino?-, preguntó Howard.

- Debo tener unas 12-, le respondió.

- Démelas todas- le pidió Angulo y el Chino no lo podía creer.

Una semana después del torneo, Angulo regresó donde Chino, quien le contó que ni sus hijos ni su hermano habían aprendido su oficio y que temía que, luego de su muerte, ese saber se perdiera. Angulo, entonces, empezó a investigar sobre este objeto y tomó la decisión de trabajar para “convertir a la bola de trapo en un artículo que la gente vea y se emocione”. 

Foto: cortesía Howard Angulo

De esta forma, se acercó a varios artistas para intervenir artísticamente las bolas de trapo. La primera, recuerda, tuvo la cara del ‘Pipe’ Valderrama, aún cuando el proyecto no tenía nombre.

Desde entonces, Angulo ha dedicado su  vida a Corozo, que sale de la expresión “Te la puso como un corozo”, cuando alguien juega excepcionalmente bien un deporte. Aunque no ha sido fácil y casi abandona el proyecto el año pasado, fue el ganador del Fondo Emprender, lo que le dio nuevos aires. 

Foto: cortesía Howard Angulo

De hecho, en octubre de 2019 Angulo inauguró Casa Corozo, un espacio amplio y propio para hacer todo el proceso de sus artesanías, que puede tardar todo un día, dependiendo del artista y ahora están ampliando su línea de artesanías a los yoyos, los trompos y las piquis; motivos por los que Angulo reflexiona que “si uno lo cree, es posible”. 

Aplicación de las lenguas

Awapit, ette Taara, kogui, nukak y uwa son solo cinco de las 68 lenguas indígenas colombianas que incluye el primer traductor de estos idiomas. “Wha´Nshöhöt Translator, Traducción de Lenguas Indígenas como Estrategia Pedagógica para el Aprendizaje” es el nombre de esta aplicación -que se encuentra en desarrollo y aún en versión solo para web- y que ideó el instructor de Sistemas en el Centro Internacional de Producción Limpia Lope del SENA de Pasto, Jorge Giraldo Guerrero

Foto: 'De la Selva al Páramo' - Jessica Ballesteros - Canal Trece

Luego de un viaje al municipio de Cumbal, al sur de Nariño, en 2016, Giraldo tuvo dificultades para comunicarse con sus habitantes, mayoritariamente indígenas. Desde entonces, este experto en tecnologías y pedagogías de paz, trabajó de la mano con el Centro Internacional de Producción Limpia-Lope para desarrollar este proyecto que permite traducir a español e inglés. 

Foto: Marca País Colombia

El traductor se gestó en Inírida, Guainía y, desde su concepción hace tres años, sigue creciendo, sobre todo luego de que lo presentara en México en el primer semestre de 2019. Ahora, 22 voluntarios de distintas regiones ayudan a alimentar la base de datos de términos traducidos, que ya supera las 1.200. Además, la idea es que en un futuro se desarrolle una aplicación para dispositivos móviles que no requiera conexión a internet.

El color es lo de menos

Durante los últimos semestres de su carrera en Licenciatura en Inglés y Francés en la Universidad Tecnológica del Chocó, en 2006, Sham Selassie concibió la idea de una línea de ropa con mensaje. Sin embargo, habrían de pasar nueve años más hasta que Selassie tomó la decisión de pasar a la acción.   

Foto: cortesía Básico Pero Nítido

“Si uno no ejecuta las cosas, todo se queda en ideas”, sostiene el creador de Básico Pero Nítido, un emprendimiento del pacífico enfocado en camisetas. Pero, ¿cómo así camisetas básicas? Selassie sostiene que su idea es mantener las líneas de diseño de su ropa en colores uniformes y clásicos, sin mucho adorno porque “la gente identifica lo negro con lo colorido, pero nosotros nos basamos en el contenido, el mensaje. Acá no es importante el color, afirma.

Entonces, de lo básico que son los colores, le suma lo nítido que es el mensaje que quiere llevar y es que, de acuerdo con Selassie, "en la historia oficial no tenemos referentes, no se cuenta una historia, por eso nosotros queremos mostrar la parte de la historia que no se muestra”. 

Foto: cortesía Básico Pero Nítido

Así, sobre una camiseta negra se puede leer “Mi cabello no necesita tu aprobación”, “Black Power” o “Cero discriminación”. Siguiendo esta línea, otras prendas tienen imágenes de figuras afro importantes como Lauryn Hill, Angela Davis, Benkos Biohó, Martin Luther King, Malcolm X y Mohammed Ali. “Ali es el que más me gusta porque era un atleta de talla mundial, y cuando estaba en su mejor momento, se volvió activista”, dice.

Foto: cortesía Básico Pero Nítido

Lo más difícil, explica, ha sido mantenerse durante cuatro años, porque es un emprendimiento pequeño, reconoce que lo más satisfactorio es que sus diseños lleguen a diferentes personas, que los usen tanto su mamá como su hija. “Lo que buscamos es ser directos y llegarle de una al cerebro de la gente”, afirma Selassie, quien planea ampliar su producción a atuendos completos y llevarlos a Europa. 


Para conocer más emprendedores como estos, no dejes de ver Caja Menor, todos los domingos a las 8 de la noche. 

 

Te podría interesar 

Comentarios (0)