Alto contraste
Cultura

'Voces para transformar a Colombia': ¿qué nos ha dejado la guerra?

Víctimas de la violencia reúnen sus voces en el Museo de Memoria Histórica de Colombia, para sanar, restaurar, contar una realidad que ha estado oculta o no se ha expuesto como es. Así intentan responder a una pregunta: ¿qué nos ha dejado la guerra?.

Jenny Sepúlveda
29 Abr 2018 3:00 PM

En la Feria Internacional del Libro, el museo presenta una exposición llamada ‘Voces para Transformar a Colombia’, la cual se encuentra organizada como un recorrido en tres fases: cuerpo, tierra y agua y se encuentra ubicado en el pabellón 20.

El museo será construido por orden de la Ley de Víctimas el primer semestre de 2020, lugar en el que más de 8 millones de víctimas tendrán un espacio de alcance nacional, cuyo fin es honrar la memoria de quienes sufrieron la guerra.

Al ingresar lo primero que se ve es una puerta en arco y una frase en la pared que dice: “¿Qué le hace la guerra al cuerpo, a la tierra y al agua?”.

Museo de Memoria Histórica de ColombiaFoto: Jenny Sepúlveda - Canal Trece

Cuerpo

El cuerpo representa en la exposición todo lo que somos, las cicatrices que llevamos internas y externas por años, los sueños destruidos, las pérdidas de vidas humanas, el miedo a repetir una historia y que regrese la violencia.

“Intenté olvidar y callar para apaciguar el dolor y protegerme de los violentos. Pero ahora quiero recordar con ustedes para sanar, para buscar sosiego y consuelo y para evitar que nuevos cuerpos sufran como yo” dice en el museo.

[Lee también: El arte en la construcción de memoria en tiempos de violencia]

En esta primera parte de la exposición se encuentran los relatos de las personas de diferentes regiones del país que se han enfrentado no por voluntad propia a un escenario de guerra, cuyo fin aún no llega.

En las paredes se pueden apreciar pantallas con videos de personas del campo contando cómo los sacaron de sus tierras. También se observan grandes impresos en tela con dibujos reflejando la forma en la que grupos armados –Guerrilleros y Paramilitares- llegaron a sus lugares de vivienda para quitarles todo lo que en ese momento era su vida.

Muchos de ellos tuvieron que desplazarse a la ciudad, dejando atrás todo, sin poder siquiera luchar, pues las vidas de sus familiares corrían peligro en caso de hacerlo.

Comuna 13Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

Tierra

El mensaje que se expresa es sobre cómo la tierra además de ser un fruto de vida, también puede prestarse para intereses comunes (económicos, políticos, militares, institucionales) cuando cae en manos de la guerra y no solo compromete a los actores armados, también a quienes la patrocinan y/o se benefician de estos actos.

El museo también dispone de maquetas de diferentes lugares de Colombia como PutumayoAntioquia, entre otros, señalando lo que ahora le pertenece a intereses privados y grupos armados y que antes pertenecía a los campesinos.

“Soy techo y hogar. Sobre mí se crean los vínculos: soy el espacio de los sueños y el territorio de los ancestros. En mí viven las voces del pasado, el presente y el futuro.

“Mis suelos han sido codicia de muchos. Y de ser el espacio suficiente para alimentar a una familia, para hacer crecer los sueños o para celebrar los rituales de un pueblo indígena o negro, me convertí en el punto del mapa de la guerra, en una ruta para controlarla y un terreno para explotar y beneficiar a unos pocos”, se lee en un espacio del museo.

[Lee también: Del dolor de la guerra a las páginas de la literatura colombiana]

En el recorrido por la tierra, se puede apreciar cómo ha sido usada para la violencia y cómo los lugares que por mucho tiempo fueron cosechados por las personas del campo, hoy hacen parte de grupos armados o empresas privadas que sacan provecho de ella, dejando a estos campesinos lejos de su casa y en lugares que no son fértiles para sembrar.

La tierra también representa la casa, por ejemplo, las personas que han sido despojadas de sus viviendas y quienes lo han perdido todo por culpa de la guerra.

Por ejemplo, las cinco mujeres de la Comuna 13 de Medellín, ilustran la realidad de las miles de personas que han tenido que abandonar sus hogares por las acciones violentas de distintos actores armados.

Tierra Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

Agua

En este espacio se hace una reflexión de cómo la guerra ha afectado el agua, personas que viven de este recurso como pescadores o campesinos han sido desterrados de su lugar de cosecha  o simplemente, les han contaminado los ríos con cuerpos de personas muertas o derrames de productos tóxicos que botan al agua.

“Para quienes habitan en el mar, el río y la ciénaga soy su territorio, también lo soy para el pez que viaja por mis corrientes, el árbol que refresco y el pájaro que me sobrevuela”

“Me han usado para la guerra. Los actores armados se desplazan por mis corrientes, dominan mis riberas y me controlan. Y me están envenenando, me arrojan cuerpos si vida para desaparecerlos; me contaminan con mercurio y ya no soy navegable en muchos lugares”, dice en el museo.

En esta sección se muestra lo que ha ocurrido con lugares como la región del Magdalena Medio en un conflicto armado de más de 50 años. Cómo el rio se ha convertido practicamente en un cementerio y refleja las personas que han sido víctimas de la desaparición forzada y arrojadas al agua.

AguaFoto: Jenny Sepúlveda - Canal Trece

En un nuevo intento por honrar la memoria de las víctimas del conflicto armado de nuestro país, también se intenta enseñar lo que nos ha dejado la guerra y entender de qué manera podemos aportar a la construcción de algo nuevo.


El Museo de Memoria Histórica de Colombia, se encuentra en #FILBO - pabellón 20.


Te compartimos una galería de fotos del museo.

 

Comentarios (0)