Alto contraste
Música

La Etnnia: la historia detrás del 5-27

Kany, Káiser y Ata, los inmortales del hip hop en Colombia, llevan más de 20 años contando lo que no se debe decir, a través de la visceralidad de sus rimas.

Ana Lucía Rey González
10 Sep 2018 9:11:11 AM

Foto: María Alejandra Villamizar Assaf - Canal Trece

La Nueva York de los 70 vio nacer el hip hop en sus calles. Una década después, en el barrio Las Cruces en Bogotá, un trío de hermanos apasionados por el breakdance nunca imaginaron que años más tarde se convertirían en los pioneros del movimiento en Colombia.

Lee: La Etnnia en 5 canciones, según sus seguidores ]

“Nos involucramos con el Konker o piso plástico en las calles de nuestro barrio en ese momento. Éramos unos de los pocos que creíamos en la cultura del hip hop", cuentan.

Las Cruces fue el escenario de sus primeros toques, ese mismo lugar en el que nació el caudillo Jorge Eliécer Gaitán y que esconde en sus cuadras los anhelos de familias como los Pimienta, con tres peladitos al hombro, que se asentaron en una casa con la placa 5-27.

Kany, Káiser y Ata conocieron el hip hop en los 80, con películas como 'Beat Street' y, tal cual pasó con los DJ's de El Bronx (Nueva York), como Afrika Bambaataa y Grandmaster Flash, empezaron poco a poco a comprar sus equipos. A 'cacharrearle', cómo dicen por ahí.

[ Te recomendamos: Breakdance: de las calles de El Bronx en Nueva York a Bogotá ]

En los 90, las pistas del hip hop neoyorquino irrumpieron en Colombia.Y así, con las letras ya escritas y una buena base de beats, empezaron a probar. Maqueta tras maqueta, muchas de ellas nunca publicadas, lanzaron su álbum debut.

En el 94 salió su primer disco 'El ataque del metano' y penetró en la inexistente escena hip hop de Bogotá... del país.

Un clásico en casete que, un año después, ya tenía su edición especial en CD. “Lo publicamos para las calles de la ciudad y tuvo acogida. Lo dejábamos en algunas discotiendas y se vendía como pan caliente. Y cuando sacamos la edición en CD, nos fuimos por todo el país haciendo sonar nuestras canciones de lanzamiento", cuentan.


Con su canción 'Manicomio 527' lograron tocar los primeros puestos de las emisoras anglo y, con sus letras suburbanas, empezaron a sonar en las calles de ese ghetto al que le cantaban.

La música era su única arma; las rimas esa vía de contar el día a día de su barrio, cuyas cuadras están inmortalizadas en cada canción.

De b-boys a un trío que grita 5-27: ¡¡¡La Etnnia!!!

Kany, Káiser y Ata, los Pimienta, que empezaron siendo unos b -boys, iniciaron una carrera imparable y, con su sello discográfico, ahora llamado 5-27 Records, editaron álbumes de otros músicos como Tres Coronas, agrupación en la que empezó Rocca.

Después de 'El ataque del metano', llegaron otros discos como 'Malicia indígena' (1997) , 'Criminología' (1999), 'Stress, dolor & adrenalina' (2001), 'Real' (2005), 'Por siempre' (2007), 'La voz de la calle' (2011), 'Universal' (2013) y '5-27 Internacional' (2015). Y en 2018, nos cuenta Káiser, trabajan en un nuevo trabajo discográfico.

Y es que además de sus beats, son sus letras las que cuentan las historias de la calle, con un evidente mensaje de denuncia social que deja ver las verdaderas problemáticas al interior de los barrios.

Lo que le ha valido a este trío de apasionados por el hip hop el premio Messengers of Truth de las Naciones Unidas (un reconocimiento internacional para destacar a los artistas que han creado otras posibilidades de expresión en la sociedad en conflicto); además de ser descrito por la Revista Newsweek como "el florecimiento del hip hop underground en Latinoamérica" .

Escucharlos es trasladar el alma al verdadero sonido de las calles latinoamericanas, lo que solo se logra con la oscuridad de sus composiciones, que dicen la verdad en lugares donde la mentira es pan de cada día. 

Verlos en vivo es más que una experiencia. Su cercanía a un público que, fervoroso, repite sus rimas y no la tiene cualquier MC. Es porque más allá de su reconocimiento mundial, ellos conservan el sentido del barrio, de familia. Y se mantienen firmes en esa convicción.

Minimalistas, tan clásicos como el rap neoyorquino y con un estridente arraigo a las urbes subterráneas: así es La Etnnia. Más de dos décadas en la escena hip hop que los han convertido en precursores de un género musical nacido en una atmósfera en donde la injusticia reina, pero pocos se atreven a denunciarla.

"Por qué no te pegas que esto va rodando
Si notas algo dentro, aquí va despegando 
Ando buscando quién me detenga
Y si intentas pararme tendrás que parar La Etnnia"

Así es La Etnnia: ¡Imparable!

Comentarios (0)