Alto contraste
Cultura

Por amor al ciclismo

La Industria colombiana de bicicletas es conocida por el nicho de usuarios. Sin embargo, se desconoce que es reconocida gracias a la calidad de sus artefactos, solo que una bicicleta hecha a mano puede tener un costo muy diferente al de una importada. Hablamos con los voceros de Industria Román.

María Rivas
25 Oct 2019 5:15:15 PM

Industrias Román nació por amor al ciclismo. No hay otra historia: al papá fue un aficionado al ciclismo desde su juventud, le encantaba oír las trasmisiones de la Vuelta Colombia y soñar con participar en ella, aunque fuera de mecánico, cosa que logró con el tiempo, pues tenía algunos conocimientos de fabricación, de mecánica, de pintura, y lo que se le escapaba lo aprendió haciendo trueques.

En 1974, el 7 de agosto, montó su pequeño negocio de mantenimiento de bicis, venta de repuestos y fabricación de algunas partes. En 1981 se trasladaron con su ya no tan pequeño negocio al barrio Santander, iban 27 trabajadores con ellos: fabricaban marcos para bicicletas de ruta, doble barramonaretas.

Hasta que en la década de los 90, la Factura Eco, implementada por César Gaviria, hizo que entrara el comercio chino al mercado colombiano, y la industria nacional se vio en desventaja ante el producto importado por cuestión de precios.

Tambié puedes leer: Explorando las rutas del ciclismo en Sogamoso.

Pero, más allá de los datos, esta fábrica se encarga, en su mayoría, de hacer bicicletas clásicas a la medida de los clientes, pero en su versatilidad también pueden crear bicicletas de ruta, fixies y de carga. Se trata de una empresa de tradición familiar que lleva en funcionamiento desde 1974. Hablamos con ellos:

¿Qué tipos de bicicletas fabrican?

Tenemos la capacidad de fabricar cualquier tipo de caballitos de acero: mountain bike, fixie, monareta, ruta, cross, todoterreno, híbridas, de carga. No contamos con un stock, solo trabajamos bajo pedidos.

¿Cuáles son las que más demandan tienen?

Las clásicas no van a desaparecer, porque hay una afición por lo antiguo, e Industrias Román son de los pocos que tienen la capacidad de fabricarlas: siempre habrá alguien que quiera esos modelos, pues son de las únicas que no se han visto afectadas por la importación de precios bajos, como sí le ha pasado a la línea todo terreno y cross.

Tambié puedes leer: Diez documentales y películas de ciclismo para ver en Netflix y YouTube.

¿De dónde el interés por prevalecer en lo clásico?

Las hacemos por el amor que tenemos a esa línea de vehículos. Si uno se adentra en el sentir de los fundadores de colectivos de bicicletas todos tienen algo en común que es esa afición por la bicicleta como objeto. Para nosotros es una satisfacción muy grande ver que al taller llega una muy deteriorada, y sale como nueva, lista para montar… obviamente hay piezas muy difíciles de conseguir, pero siempre procuramos encontrarlas, si no, hacemos el híbrido entre lo nuevo y lo antiguo.

¿Buscan la perfección en cada una de sus piezas?

El perfeccionismo puede llevar a que sea irrealizable el proyecto. Pero procuramos llegar lo más cerca posible a la perfección. Hacemos todo lo necesario. Todavía después de 45 años de funcionamiento se encuentran rodando por el país bicicletas de marca Román, de hecho, hay algunas en museos. Ofrecemos eso: que dure, que sea útil, que satisfaga.

¿Ya conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Comentarios (0)