Alto contraste
Música

Pennywise: “You should be dancing, motherfuckers!”

Con un show especial de 30 años de carrera, Pennywise cerró la edición número 24 de Rock al Parque. Una jornada marcada por otros sonidos como el soul, reggae y las influencias de la world music.

Ana Lucía Rey González
21 Ago 2018 3:09:09 PM

Fotos: María Alejandra Villamizar Assaf- Canal Trece

Tradicionalmente, el tercer día de Rock al Parque reúne a otros géneros además del rock, convirtiéndose en un espacio para las nuevas propuestas musicales.

[ Lee: Rock al Parque 1995, crónica de la primera edición del festival ]

Liniker E Os Caramelows, cuya vocalista pertenece a la comunidad LGBTI, es la primera artista transgénero que participa en el festival y, sin duda, es un proyecto con alma y corazón, solidificado en las bases del soul.

Liniker, su voz líder, es una explosión de autoconfianza en escena, junto con ocho músicos entre los que se destaca una corista con una voz tan colorida como sus largas trenzas, que luce como bandera.

Una conexión que transmiten a su público que, sin importar la barrera idiomática, canta e, incluso, balbucea un perfecto y suave portugués.

“Estamos conectados por la música. Cuando hablamos, estamos haciendo música”, contó la vocalista de la banda.

 

La Chiva Gantiva y los sonidos de la world music

Un baterista vistiendo la camiseta de la Selección Colombiana de Fútbol en tarima, un vocalista que evoca ese tradicional llamado vocal:  “¡Guepa je, upa je!” y un ritmo único, resultado de un conjuro musical, de una perfecta mezcla  entre artistas de distintas nacionalidades – de Colombia hasta Australia-.

Una fusión perfecta en la que los tambores africanos se mezclan con el poder de la guitarra eléctrica y una poderosa voz, que logra convocar a un público menos purista y dispuesto a escuchar sonoridades arriesgadas y novedosas.

 

 

Nadie, el punk legendario; el que nunca muere

Desde el 94, las letras contestarias y siempre tan crudas de Nadie han logrado arraigarse en los oídos del punk nacional. Y es que verlos en vivo es otro cuento.

Una energía incomparable con la inminente fuerza de la voz de Julián Velásquez y un punk cuyo pico se siente más aún al introducir la suave melodía del saxofón.

Foto: Nadie- Facebook oficial

Después de ocho años de estar separados, se reunieron para el Altavoz Fest 2017 y desde ahí no han parado.

Su presentación en Rock al Parque es muestra de ello. En el público, estuvieron los que coreaban de memoria cada canción y, otros, de más temprana edad que no los habían visto nunca pero que se dejaban envolver por su música.

 

Roquear no es cuestión de discapacidades físicas; es cuestión de actitud

Pero alguien en particular me llamó la atención. Un hombre de 27 años, con la cabeza pelada, delgado, lleno de tatuajes - cada uno con su historia- y una prótesis en la pierna que exhibía con orgullo. Como él, ninguno en el público se gozó esa presentación.

Julián Lizcano es su nombre y su sonrisa un derroche de energía. Transparente como su amor por la música. Después de un viaje por Ecuador y de participar en un festival en Manta, llegó a Bogotá. Originario de La Plata (Huila), decidió salir de su pueblo para crear Los Cloroformos, un grupo de música construido sobre las bases de la amistad.

Después de derrotar un cáncer óseo, así como se batalla en los pogos, Julián sigue roqueando. "Si me muero mañana, muero feliz porque hice todo lo que quería hacer", me cuenta. Para él, la música es vida y eso lo demuestra cuando vocifera a Nadie en tarima: ¡Qué chimba!.

 

 

“El ska no tiene fronteras”: Tokyo Ska Paradise Orchestra

Puede que unos japoneses haciendo ska parezca algo inimaginable. Sin embargo, esta agrupación no tiene mucho que envidiarle a gigantes como Skatalites.

Rock al Parque fue su segunda vez en Colombia y, como es usual para ellos, una experiencia inolvidable. Una presentación que estuvo marcada por las influencias clásicas del ska y el two tone y, como sorpresa, la interpretación de ‘Eres’ de los mexicanos Café Tacvba. “Nos conocimos en un festival en Estados Unidos y por eso queríamos compartir esta interpretación”, dijeron.

“Lo más importante, al final del día, es seguir haciendo música…que es lo que nos gusta”, me contaron.

Y sin abandonar aún la cuota de ska pasamos a Skampida, una de las bandas insignias de este género, con fusiones de otros ritmos como el rockabilly, polka, rockabilly, powercore y world beat, llegaron a presentar el show de sus 20 años de trayectoria; con un público que no quería parar de bailar.

 

 

 

30 años llenos de punk rock: Pennywise

¿Qué esperan de la presentación de esta noche? Le pregunté al guitarrista de Pennywise, Fletcher Dragge, minutos antes de su salida al escenario. “¡Que sea una locura!”, contestó.

¡Y sí que lo fue! Esta agrupación  de Hermosa Beach (California) volvió la tarima del Escenario Plaza en un  fiestón roquero. “Queremos verlos bailando. Queremos acción”, dijeron.

Y cómo no hacerlo cuando se trataba de un show especial, con 30 años de carrera, y por primera vez en el país.

Te recomendamos: Tres décadas de Pennywise a puro punk ]

Además de tocar canciones reconocidas como ‘Live while you can’, presentaron un adelanto de su nuevo disco ‘Never Gonna Die’.

Hablaron sobre su rechazo ante el Gobierno de Donald Trump en su país, cantaron 'Blitzkrieg Bop' de los Ramones y ‘Stand by me’, interpretada originalmente por Ben E. King.

 

También, invitaron a su público a no dejar de soñar y a ser siempre ellos mismos. “You’re the fuckin’ boss”, gritaron en escena.

Sin duda, una presentación llena de contrastes. Una muestra evidente de que Rock al Parque no solo es rock. Que la música tiene el poder de romper fronteras y barreras idiomáticas. Que la música lo es todo.

Comentarios (0)