Alto contraste
Cultura

Rocanrol británico, punk rock y más: la potente banda sonora de ‘Cruella’

La banda sonora de la historia de origen de la aguda y rebelde villana de ‘101 dálmatas’, protagonizada por Emma Stone, incluye más de 30 canciones ambientadas en la Londres de los sesenta y los setenta, en un recorrido que va desde The Rolling Stones y Black Sabbath hasta The Clash y David Bowie.

Redacción Canal Trece
16 Jun 2021 1:37:37 PM

*Este artículo contiene spoilers de Cruella (2021)*

La reciente tendencia de Disney de transformar cada uno de sus clásicos animados en una adaptación de live action ha sido muchas veces controversial, pero con Cruella (2021), su más reciente apuesta, la crítica y los espectadores han quedado asombrados. Cruella es la precuela del clásico animado de Disney 101 dálmatas, uno de sus megaéxitos de la década de los sesenta, que ya había tenido una adaptación a carne y hueso en los novena, con la magnífica Glenn Close como la glamurosa villana. En esta nueva cinta, que se concentra en los orígenes del personaje, se muestra la lenta transformación vital de Estella, una niña perspicaz y rebelde, con una debilidad por los perros y con el sueño de ser una reputada diseñadora de modas, en Cruella, la temida antiheroína del abrigo de puntitos blanquinegros y el visceral odio hacia los perros dálmata.

Ambientada durante el movimiento punk rock londinense de la década de 1970, esta precuela convierte a Cruella, interpretada por la ganadora del Óscar Emma Stone, en una aspirante a reina de la industria de la moda en guerra con la aristocracia británica, encarnada por la Baronesa Von Hellman, a quien interpreta la también premiada Emma Thompson. Mientras se embarca en una misión de venganza, el genio artístico de Cruella se convierte en un arma que usa para desafiar al sistema: moda chatarrera, DIY e ingenio se unen en esta lucha frontal de una mujer precarizada frente a las dinámicas de poder de una industria implacable, monopólica, violenta y excluyente. 

Cruella no solo consigue ser un film visualmente atractivo, emocionante y frenético, sino que ha logrado armar una de las bandas sonoras más poderosas (y costosas) de las producciones recientes de Disney. La selección oficial es una gran compilación del florecimiento del rocanrol británico de los sesenta y setenta, que incluye más de treinta canciones que van desde potentes baladas feministas hasta funk clásico. A lo largo de la película, la poderosa interpretación de Stone en su papel de Estella/Cruella es acompañada por esa potente lista de reproducción que va del rock y el R&B al pop, el metal y el punk. La música que respalda la transformación de Estella es, especialmente, el punk rock de los setenta, que sentó las bases del heavy metal y el grunge —y que también inspira sus looks—.

A pesar de la variedad temporal y estilística, el soundtrack de Cruella crea un fuerte sentido del tiempo y el lugar, y se centra en la música beat británica, en la que destacan algunos de los principales éxitos de la British Invasion de bandas como The Animals, The Zombies y The Rolling Stones. La música es profundamente inglesa y, sobre todo, es ineludiblemente la música de Londres desde el apogeo del movimiento de rock británico.

Periodistas como Emily Paulín de Sónica, Jasmine Gallup de Screenrant y Gregory Lawrence de Collider hicieron la tarea de organizar y comentar brevemente el tracklist de temas que aparecen a lo largo de Cruella y que acompañan su ascenso, su turbulencia emocional y su venganza. Aquí acompañamos, canción a canción, ese recorrido.

"Bloody Well Right", de Supertramp (1974)

Cruella abre con un clásico éxito antisistema, directamente desde la Londres setentera. El ritmo constante de "Bloody Well Right" de Supertramp suena durante una secuencia de los primeros años de Estella en la primaria. Estella, como muchos artistas y músicos de la época, se enfadó contra el estricto sistema escolar británico y, en cambio, dejó aflorar su naturaleza radical y salvaje. La actitud rebelde de Estella se refleja en la letra inicial de la canción, "Entonces crees que tu educación es falsa, supongo que es difícil no estar de acuerdo. Dices 'Todo depende del dinero y de quién está en tu árbol genealógico'''.

"Whisper Whisper", de los Bee Gees (1969)

La canción de rock progresivo, elegida de lo que se considera el mejor álbum de Bee Gees de los sesenta, suena mientras la madre de Estella, Catherine, lleva su automóvil a una mansión donde espera obtener ayuda financiera.

"Inside-Looking Out", de The Animals (1966)

¿Qué mejor para comenzar la primera escena de acción de la película que un éxito de blues rock de los primeros días de The Animals? "Inside Looking Out" tiene un ritmo implacable que se activa cuando Estella comienza a causar estragos en el ball de la Baronesa von Hellman, y sigue avanzando mientras sus tres feroces dálmatas comienzan la persecución. La voz de Eric Burdon se desliza fácilmente del bajo a la soprano, creando una sensación salvaje que culmina con la muerte de Catherine en el sombrío barranco que colinda con la mansión de la Baronesa.

“Watch the Dog That Bring the Bone”, de Sandy Gaye (1969)

Cruella comienza a ponerse funky cuando Estella se muda a Londres, con el sencillo conmovedor de Gaye que crea una vibra de "nada en la vida es gratis". La canción acompaña una escena en la que Estella huye de la policía y establece una conexión duradera con sus compañeros, los pillos callejeros Jasper y Horace. Y, claro, la letra encaja al pelo con el universo canino de la película.

"She's A Rainbow", de The Rolling Stones (1967)

Diez años más tarde, una melodía moderna y maravillosa sirve como presentación para Estella adulta, quien está ayudando a Jasper y Horace a atracar y robar diseñando disfraces de alta costura para que no los cojan. El genio artístico de Estella, que se muestra en la pantalla con una colorida explosión de atuendos, también se refleja en la letra de la canción: “Viene en colores por todas partes. Se peina. Es como un arcoíris”.

"I Gotcha", Joe Tex (1972)

Los gritos y gruñidos protomísticos de Tex se utilizan para un efecto cómico absurdo, potente y breve película, que puntúa una escena de travesuras criminales: cuando Jasper baja boca abajo desde el techo para colar la solicitud de empleo de Estella a Liberty.

"Time of the Season", de The Zombies (1968)

La entrada de Estella en el mundo de la moda a través de una triquiñuela que hace que la contraten en el Liberty, uno de los más prestigiosos almacenes de moda de Londres, va acompañada de esta conocida canción pop psicodélica, que termina en la decepción de que el cargo que le dieron fue el de aseadora.

"These Boots Are Made for Walkin'", de Nancy Sinatra (1965)

Estella, quien poco a poco comienza a exhibir su lado Cruella, canta este hiperpopular éxito country mientras decide alejarse de su trabajo en un ataque de rebelión, borracha, destruyendo y rediseñando la vitrina del Liberty.

"Five to One", de The Doors (1968)

Otro tema de R&B que colinda con el hard rock acompaña la entrada de la Baronesa, la mejor diseñadora de moda de Londres, que contrata a Estella en el acto antes de su caótica fuga de la policía.

"Feeling Good", de Nina Simone (1965)

El estándar de jazz, que a menudo se escucha, suena cuando Estella entra en la Casa de la Baronesa, lo que refleja su placer visceral por triunfar.

"Fire", de Ohio Players (1974)

Cruella da otro giro hacia el funk justo antes de que Estella conozca a Artie, con un sonido distintivo que nuevamente marca un momento importante de transición en su vida: cuando ve un vestido rojo en la ventana de 2nd Time Around.

"Whole Lotta Love", de Ike y Tina Turner (1975) 

Cuando Cruella toma el tono de heist movie, la dramática y divertida versión del tema Led Zeppelin que hace Ike & Tina Turner entra en acción, con un arreglo que acentúa la acción del plan del equipo para irrumpir sigilosamente en la fiesta de la Baronesa y hacer que Cruella entre para robar su collar.

"The Wild One", de Suzi Quatro (1974)

El himno feminista de Quatro es la primera canción de la película que abraza el movimiento punk rock de la década de 1970 —en el marco del cual está ambientada la película—, por lo que es apenas apropiado que sea una introducción para la villana Cruella, quien eventualmente se convierte en un ícono punk fashionista. La letra de la canción es apropiada ("No puedes atraparme; soy la salvaje") y suena mientras Cruella hace su entrada en el baile de la Baronesa.

"Hush", de Deep Purple (1968)

Este cover de Billy Joe Royal de 1967, una versión balanceada de blues, funk y rocanrol clásico, se echa al hombro una de las mejores secuencias de Cruella: el shock del equipo en el primer intento por robar el collar, en el que todo sale mal. Deep Purple acompaña con velocidad ese momento en el que Horace dice que la caja fuerte está vacía, Jasper hace que la cámara de seguridad se atasque y la Baronesa ha enviado a sus violentos guardias de seguridad a Cruella.

"Livin 'Thing", de la Electric Light Orchestra (1976)

La música de cuerdas orquestal da paso al rock suave en el exitoso single de la Electric Light Orchestra, que iguala el caos completo al que se sumerge el ball de la Baronesa cuando Horace choca contra un pastel y deja salir a las ratas.

"Stone Cold Crazy", de Queen (1974)

El ritmo frenético y la letra lunática de "Stone Cold Crazy" cuaja perfectamente con el estado mental de Cruella mientras se aleja rápidamente de la fiesta de la Baronesa. Tras descubrir que fue la Baronesa, y no ella, quien asesinó a su madre, Cruella toma el control de Estella y desciende en una espiral de venganza y locura.

"Car Wash", de Rose Royce (1976)

La famosa melodía disco le da un ritmo a Japer, Horace y Cruella mientras van a hacer lo suyo: un trabajo intercalado con las escenas de secuestro de los dálmatas y el reclutamiento de Artie.

"Boys Keep Swinging", de David Bowie (1979)

Un examen detenido de la escena del rock n'roll de Londres no estaría completo sin un homenaje a David Bowie, cuya apariencia parece haber inspirado el vestuario de Artie.

"One Way or Another", de Blondie (1978)

Como suele ser el caso en las películas, esta poderosa canción punk-pop se vuelve ominosa cuando acompaña una secuencia de Cruella embarcándose en una misión para destruir a la Baronesa y apoderarse del mundo de la moda.

"I Get Ideas (When We Are Dancing)", de Tony Martin (1951)

Una balada romántica se vuelve literal cuando la Baronesa roba el diseño del vestido de Cruella.

"Should I Stay or Should I Go", de The Clash (1981)

Cruella alcanza la cima del punk cuando el sencillo de The Clash, que encabezaba las listas de éxitos, y acompaña una escena en la que el personaje de Emma Stone convierte la basura en alta costura. La declaración irónica es uno de los mejores trucos publicitarios de Cruella y encarna el espíritu DIY del punk.

"I Love Paris", de Georgia Gibbs (1953)

Un tema cincuentero le da algo de humor al trabajo sucio —literal— que Jasper y Horace están haciendo mientras balancean un detector de metales sobre la mierda de un perro.

"Love Is Like A Violin", de Ken Dodd (1960)

La exuberante música de la década de 1940 hace una aparición sorpresa en Cruella cuando la Baronesa se atribuye el mérito de un vestido diseñado y creado por Estella. La escena crea cierto contraste entre los dos personajes: mientras Estella está enamorada de la moda, la Baronesa parece estar enamorada del estatus y el poder.

"Perhaps, Perhaps, Perhaps", de Doris Day (1965)

La conocida versión en inglés de una canción española de 1947 suena cuando Jasper y Horace irrumpen en la mansión de la Baronesa.

"You're Such A Good Looking Woman”, de Joe Dolan (1970)

Se usa cortamente para acompañar el desfile de modas en el taller de la Baronesa: mientras ella avanza hacia un punto clave de la trama y le pide a John (Mark Strong) que capture a Estella, que es ya su principal sospechosa de ser Cruella.

"I Wanna Be Your Dog", de John McCrea

Cruella renueva su enfoque en los perros con una versión original del éxito proto-punk de 1969 de The Stooges. La canción de la banda de garaje suena durante el momento de la victoria de Cruella: un desfile de modas flash mob en el parque después de que ella destruye el evento de moda formal de la Baronesa. Esta escena también marca la primera aparición del famoso abrigo dálmata de Cruella (que, en realidad, no hace con pieles de cachorro).

"Smile", de Judy Garland (1963)

La popular versión de Garland del clásico de jazz de 1961 de Nat King Cole ofrece un contraste sorprendente con una escena en la que Cruella está al borde de la muerte. La canción presagia el rescate de Cruella por parte de John después de que la Baronesa prendiera fuego a su casa y la dejara morir. En el punto más bajo de Cruella en la película, ¿hay futuro?

"Nightmares", de The J. Geils Band (1974)

Cuando todo parece perdido para Jasper y Horace —están atrapados en la cárcel y su mejor amiga ha sido incinerada en un incendio—, Cruella con bigote aparece para sacarlos en un camión de basura mientras escuchamos "Nightmares", la canción de la J. Geils Band. Una secuencia experimental, caótica y despreocupada que pasa de este interludio experimental a la última pista del álbum, titulada apropiadamente "Gettin 'Out", que arroja a los personajes a través de una fuga de prisión a alta velocidad y una persecución en autos.

"Gettin 'Out", The J. Geils Band (1974)

Esta trepidante canción de rock es el telón de fondo de la fuga de Jasper y Horace.

"Eternelle", de Brigitte Fontaine (1968)

Combinando la estética de la música francesa de grupos femeninos con una influencia de bossa nova de alguien como Sérgio Mendes, la melodía acompasa el renacimiento de Cruella después de su intento de asesinato por parte de la Baronesa; ella se ha vuelto “eterna”.

"Come Together", de Ike y Tina Turner (1970)

La banda sonora de Cruella continúa rindiendo homenaje a la historia del rocanrol británico con una versión de la pista inicial del famoso álbum de 1969 de The Beatles, Abbey Road. La canción suena cuando Cruella y sus amigos literalmente vuelven a estar juntos, reagrupando para su golpe final a la Baronesa.

"The Wizard", de Black Sabbath (1970) / "Sympathy for the Devil", de The Rolling Stones (1968)

La fusión de dos melodías que se combinan a la perfección para crear una declaración musical única: el nacimiento de Cruella de Vil, que termina con dos de las bandas de rock and roll más conocidas e influyentes de la historia —Black Sabbath y The Rolling Stones— para consolidar la metamorfosis de Estella. El hit de los Stones insta a la audiencia a simpatizar con el diablo como Cruella, quien se convierte oficialmente en Cruella de Vil. 

"Call Me Cruella", de Florence + the Machine (2021)

La muy anticipada canción de la banda liderada por Florence Welch se reproduce sobre los créditos, dando un poderoso cierre a la historia de origen de una de las villanas más glamurosas y temidas del universo de Disney: “Ayudar a crear e interpretar una canción para 'Cruella' es un sueño de mi infancia cumplido. Estoy muy agradecida a Nicholas Brittell y a Disney por darme tanta libertad creativa y por confiar en mí para participar en esta maravillosa locura de Cruella”, dijo la artista londinense sobre el reto de componer este tema.

"Cruella de Vil", de Mel Leven (1961)

En la escena poscréditos, Disney rinde homenaje a los 101 dálmatas originales haciendo que Roger (Kayvan Novak) cante una estrofa de "Cruella de Vil": un gesto que anticipa la futura composición que ambienta la película animada de 1969.


Te puede interesar: