Alto contraste
Cultura

Dieciocho grandes libros colombianos que nos dejó el 2021

Desde un poemario cuir colombiano hasta un coplero ilustrado del carranguero mayor, aquí te compartimos algunos de los libros de autores y autoras colombianas que más nos entusiasmaron este año.

Cortesía
Redacción Canal Trece
28 Dic 2021 9:55:55 AM

Después de un 2020 desafiante para el sector del libro, que obligó a una desaceleración del ritmo de producción editorial y forzó restricciones que truncaron espacios físicos de circulación y encuentro a raíz de la emergencia sanitaria por la COVID-19, este 2021 despejó un nuevo horizonte de esperanza. No solo los editores reaccionaron con creatividad y agilidad para soltar todo eso que habían tenido que dejar represado durante los meses más álgidos de la pandemia, sino que las imprentas volvieron a andar rápido y los lectores —que se habían acostumbrado a las compras y charlas virtuales— regresaron a copar librerías y ferias en todo el continente, que han vuelto progresivamente a la presencialidad.

El 2021 fue, además, un año muy vibrante para la literatura colombiana. La caleña Pilar Quintana ganó el prestigioso Premio Alfaguara por su libro Los abismos y autoras emergentes como Laura Ortiz Gómez, que ganó el Elisa Mújica por los cuentos de Sofoco, siguen sumando ediciones internacionales en distintos rincones de América Latina. Volvieron autoras y autores consagrados con nuevos libros (desde Tomás González y Piedad Bonnett hasta Evelio Rosero) y llegaron al país las novelas debut de escritoras jóvenes que ya habían dado de qué hablar en países como México, España y Argentina (como Vanessa Londoño, Lorena Salazar Masso o María del Mar Ramón).

Por eso, y para despedir bien el año y cruzar los dedos por un 2022 aún más próspero y bullente para el sector editorial, Canal Trece comparte algunos de esos lanzamientos que nos entusiasmaron este y que no deberías dejar de leer. Hay de todo para todos: desde un poemario cuir colombiano, pasando por novelas sobre el duelo, el campo y la violencia, hasta un coplero ilustrado del carranguero mayor, Jorge Velosa, y las memorias de Rodrigo García Barcha sobre los últimos días de sus padres, Gabriel y Mercedes.

Sofoco

Laura Ortiz Gómez
Laguna Libros

Con este libro de cuentos, la escritora bogotana Laura Ortiz Gómez ganó la segunda edición del Premio Elisa Mújica, dirigido a obras inéditas de mujeres escritoras en Colombia. En ellos, Ortiz Gómez se instala en diferentes rincones de la ruralidad colombiana para hacer audibles voces que cuentan sus días entre jaguares, huidas, muertos, amores y soledades. El jurado, conformado por la autora peruana Claudia Ulloa, la editora y gestora cultural mexicana Nubia Macías, y el escritor barranquillero Giuseppe Caputo, afirmó sobre Sofoco: “Con un realismo lírico y sensorial, presenta una voz potente, de gran fuerza poética y narrativa, con una mirada original a la tierra, a la memoria, a la naturaleza, a la violencia”.

Los abismos

Pilar Quintana
Alfaguara

En su nueva novela, y como dijo el jurado que le otorgó el Premio Alfaguara en 2020, la escritora caleña Pilar Quintana “se adentra en la oscuridad del mundo de los adultos a través del punto de vista de una niña que, desde la memoria de su vida familiar, intenta comprender la conflictiva relación entre sus padres”. La magnética historia de crecimiento de Claudia en Cali, entre peñascos, sombras y silencios familiares, ha confirmado la prominencia de la autora de La perra y Caperucita se come al lobo en el universo de las letras hispanoamericanas contemporáneas. En palabras de la escritora Irene Vallejo: “Entre la lucidez, la inocencia, el suspense y los laberintos del deseo, Los abismos traza un mapa inolvidable del desgarrador camino hacia la libertad”.

El fin del océano Pacífico

Tomás González
Seix Barral

En la más reciente novela del escritor antioqueño Tomás González, Ignacio, el médico narrador, va a la costa pacífica a encontrar el sentido primero de la vida. Lo acompañan su madre, Isabel, su tía Antonia, su mujer Ester, sus hermanos Antonio, Adriana, Gloria Isabel y Rafael Alberto, y una enfermera, además de sus sobrinos. Algunos son presencias fantasmales en el recuerdo, otros están allí para descubrir cuál es el motivo profundo de estar reunidos en ese lugar misterioso en donde el mar, la playa, el cielo y la lluvia se confunden con la selva.

Esta herida llena de peces

Lorena Salazar Masso
Angosta Editores

“El río es testigo de llantos y sangre, nacimientos y muertes, salidas y llegadas. Los ríos del Chocó, otra forma de habitar la tierra: las canoas también son casas, puestos de trabajo y escondites. Por el río comenzamos a perder esta tierra”, señala la narradora de la novela debut de la escritora colombiana Lorena Salazar Masso, publicada en la Editorial Tránsito de Chile y que este año inauguró la colección Ópera Prima de la editorial antioqueña Angosta Editores. Esta herida llena de peces sigue a una madre blanca que navega por el río Atrato (desde Quibdó hasta Bellavista) junto a un niño negro, a quien ha criado casi desde su nacimiento, al cual debe regresar a su madre biológica. Con firme pulso poético, la novela abre rutas de reflexión sobre las maternidades, el territorio y los duelos abiertos por la violencia armada que persiste en Colombia.

La manada

María del Mar Ramón
Temas de Hoy

Hache lleva poco menos de un año en su nuevo colegio —masculino, religioso— y se hace amigo de los chicos más rudos, fiesteros y altaneros del lugar. Como cualquier adolescente en busca de aceptación, logra encajar sin saber qué quiere decir eso para su destino ni el de su familia. En su primera novela, La manada, María del Mar Ramón (autora de Tirar y vivir sin culpa) explora los vericuetos de los ataques en manada. Una ciudad y una sociedad que puede existir en cualquier lugar de América Latina aparecen en esta exploración de la masculinidad; en una manera de examinar las motivaciones, los miedos y frustraciones de un puñado de muchachos que vivirán el resto de sus días sabiéndose responsables de una vida que no es sólo la suya.

Las travesías

Gilmer Mesa
Literatura Random House

Después de su aplaudida novela debut La cuadra, el escritor paisa vuelve con Las travesías, una mirada a la violencia del siglo XX en Colombia a través de una saga familiar que se desenvuelve en torno a la finca Las Travesías, fundada por los bisabuelos del narrador en Antioquia. Sobre ella, dice el escritor Luis Miguel Rivas: “Esta novela es una ráfaga que arrastra y envuelve en su prosa frenética como la respiración agitada de un perseguido. Un viaje apasionante y cruento que sin ser esperanzador nos deja el atisbo de una esperanza: la intuición de que todo ser vivo, incluso el más violento, busca con sus actos, en esencia, la felicidad, y que gran parte de la maldad humana se debe a la torpeza en esa búsqueda”.

Galápagos

Fátima Vélez
Laguna Libros

“En esta novela hecha de pieles y voces conviven la poesía y el humor, la belleza y el absurdo. Es la exploración de cuerpos enfermos y deseantes que se niegan a desaparecer, cuerpos que oscilan entre la pulsión creadora y el abandono, que se cuentan historias para evitar el final o para recibirlo”. Así presenta Laguna Libros la primera novela de la escritora Fátima Vélez, autora de los poemarios Casa paterna y Diseño de interiores. Estas memorias de un artista enfermo de sida que rememora sus días entre Bogotá y París, la gradual conciencia de su cuerpo dañado y un viaje con sus amigos a las islas Galápagos, partió de un interés muy particular de la escritora por el pintor Lorenzo Jaramillo, y una historia que le contó su padre. Del contraste entre la vitalidad y la agonía de la enfermedad se despliega este cadencioso “viaje hacia la descomposición”.

Gabo y Mercedes: una despedida

Rodrigo García Barcha
Literatura Random House

En marzo de 2014, Gabriel García Márquez, probablemente el escritor más querido en lengua española del siglo XX, ya anciano y enfermo, cayó resfriado. "De esta no salimos", le dijo Mercedes Barcha, su esposa desde hacía más de cincuenta años, a Rodrigo, el hijo de ambos. Estas páginas son la crónica más íntima y honesta de sus últimos días, escrita con la asombrosa precisión y la distancia justa de un testigo de excepción: el propio Rodrigo. Así vemos el lado más humano de un personaje universal y de la mujer en la que se fijó cuando era una niña de nueve años, que le acompañó toda la vida y que apenas le sobrevivió unos años. Este relato, entreverado de recuerdos de una vida irrepetible, es la más hermosa despedida al hijo del telegrafista y su esposa.

Como la flor. Voces de la poesía cuir colombiana contemporánea

Varios autores. Compilación de Alejandra Algorta
Temas de Hoy

Treinta poetas colombianxs génerodisidentes y/o con orientaciones sexuales diversas integran esta antología, compilada por Alejandra Algorta, editora de Cardumen Libros, que abre una ventana hacia la vasta y multiforme producción poética LGBTQ+ actual del país. Poemas que desfiguran el lenguaje, poemas que deshacen las estructuras filosóficas y simbólicas sobre las que se ha construido la cisheteronorma y el pensamiento binario, poemas que cultivan una naturaleza amariconada, poemas de amores diversos, poemas que hacen emerger otros deseos y placeres, poemas de rabia y resistencia: de esto y más se compone este jardín cuirizado que invita, como en un verso de la escritora Ana López H., a “habitarse en la lengua más allá del lenguaje”.

Zoológico humano

Ricardo Silva Romero
Alfaguara

Simón Hernández, un escritor bogotano con más ínfulas que obra, ha muerto. Y en su viaje por el inframundo, antes de volver a su maltrecho cuerpo, se encuentra con siete personajes de todas las épocas y todos los paisajes: una martirizada monja tunjana del siglo XVII; un noble enterrador portugués que presencia la destrucción de Lisboa de 1755; una joven impostora, colaboradora de Dumas, que lucha contra la tiranía de su tiempo; un soldado alemán que durante la Primera Guerra Mundial batalla contra su propia violencia; un astronauta trastornado por la experiencia mística de viajar por primera vez a la Luna; una rabiosa rockera acechada por la fama de los ochenta; una profesora china de apenas veinte años que se bate a muerte por recuperar la humanidad en el mundo del futuro dominado por las máquinas.

En su nueva novela, Zoológico humano, Silva Romero hace un repaso por la historia de la cultura y de la especie humana a través de las empresas delirantes que asumen sus personajes. Son ocho tramas que tienen en común la defensa del individuo ante los yugos y la idea de que la muerte es una suerte de reivindicación si se logra volver a la vida.

El último duelo del hombre pez

Rodolfo Celis
Himpar Editores

Rodolfo, un joven de El Copey, un municipio del Cesar, viaja de Bogotá a Valledupar para acompañar a su familia en los últimos días de agonía de su padre. El viaje significa un reencuentro con su madre y las mujeres de su familia, con su propia infancia; pero también un duro ajuste de cuentas con el padre, con la cultura Caribe y con el vallenato. Esta novela de Rodolfo Celis Serrano, publicada este año por la editorial independiente Himpar Editores, narra, en palabras de la escritora Alejandra Jaramillo, “la búsqueda angustiosa y mordaz de la ley del padre, de su acuciante estar y no estar, de esa presencia nunca gratificante ni amorosa del padre”. Es, también, “un recorrido magnífico por el Valle, el vallenato, el calor, la infancia, el pasado”.

El convite de los animales

Jorge Velosa
Editorial Monigote

El convite de los animales, que condensa cuarenta años de escritura del carranguero mayor, está compuesto por ciento cinco “poesías costumbristas” bellamente ilustradas por la artista Soma Difusa en las que se cuenta la historia de Juan Torbellino, un amante de la palabra, de la canta y de la fiesta popular, que en sus andares se topa con un centenar de animales y es convidado por ellos a departir en medio del bosque. Torbellino, como contó el maestro Velosa a W Radio, “es un compañero mío de la copla que me ha acompañado por más de sesenta años (...) en el proceso de aprender a versiar”. Un libro que es, a la vez, un despliegue de habilidad lírica, sabiduría popular boyacense y herencia cultural campesina de Colombia.

Parásitos perfectos

Luis Carlos Barragán
Ediciones Vestigio

El escritor e ilustrador bogotano Luis Carlos Barragán, quien con novelas como Vagabunda Bogotá y El gusano se volvió uno de los nombres fundamentales de la ciencia ficción latinoamericana contemporánea, publicó este año con Ediciones Vestigio su libro de cuentos Parásitos perfectos, en el que explora la relación orgánica y parasitaria que tenemos con las máquinas. Como señala su editor, Rodrigo Bastidas, estamos ante “un libro de biopunk latino que contempla las posibilidades de estos dispositivos para hacernos dependientes, o llevarnos a evolucionar como especie”.

Fiebre tropical

Juli Delgado Lopera
Temas de Hoy

El sello Temas de Hoy de la Editorial Planeta lanza en Colombia, en traducción de Juana Silva, Fiebre tropical, la novela debut del escritor e historiador trans Juli Delgado Lopera, bogotano residente en San Francisco, cuir, bilingüe y migrante. Con sabrosura y humor, deslizándose entre el inglés y el español, el libro sigue a Francisca en su búsqueda del sueño americano en un precario apartamento de una ciudad que alberga a tres generaciones de mujeres atascadas en la nostalgia de un pasado prometedor, y una iglesia evangélica que celebra bautismos de bebés muertos al ritmo de la salsa cristiana. Es ahí donde Francisca conoce a Carmen, un huracán que la convence de entregarse a la salvación de Jesús mientras le descubre un mundo de sensualidad inesperada y el demoledor sinsabor del primer desamor. Escribe sobre ella Ingrid Rojas Contreras: “Fiebre tropical es una historia de migración, queerness, quebrantamiento y amor. Juli Delgado Lopera ha escrito una novela que cruza fronteras, que vibra con brío, fiereza y cruda emoción. Delgado Lopera bifurca la lengua para este libro, teje en inglés y en español una prosa inspirada e irreverente. Este libro es música absoluta para mis oídos”.

Qué hacer con estos pedazos

Piedad Bonnett
Alfaguara

A sus sesenta y cuatro años, Emilia se enfrenta a la remodelación de su cocina, presionada por su marido. Y así, en medio de un ambiente doméstico asfixiante, que aparenta tranquilidad pero está cargado de pequeños gestos de violencia, se desenvuelven los días de esta mujer atrapada en sus ambiguas relaciones personales. Escribe sobre ella Margarita García Robayo: “En la escritura de Piedad Bonnett se concentran las virtudes que más admiro en la literatura: profundidad y concisión. La desdicha que se narra en esta novela podría noquearte, pero está vestida con imágenes que la vuelven un sacudón reconfortante. Es un retrato inclemente de los lazos familiares ("son como grilletes"), del deterioro de las relaciones, de las casas, del cuerpo, de la propia mirada, del matrimonio ("una pared escoriada por la que hay que trepar cada día hiriéndose las manos"). Además del peso culposo que cargamos cuando nuestros padres envejecen y la herida siempre abierta de ser madre, el texto mete el dedo en vínculos menos obvios, aunque igual de lacerantes. Como el de los esposos añosos, fermentados de rencor, que ya no toleran ni una conversación lacónica; o el de la patrona y la empleada, unidas por una lealtad displicente. El recorrido nos deja frente a un vacío en el que flota esa pregunta que te redime o te remata: ¿valió la pena? Lectores del mundo, lean este libro, que sí lo vale”.

El asedio animal

Vanessa Londoño
Tusquets Editores

En Hukuméiji, cerca del río Don Diego y el mar Caribe, la lluvia torrencial despierta la memoria de sus habitantes mientras los deslaves arrastran lodo, casas y cadáveres. En este pueblo al norte de Colombia, el cuerpo de los seres humanos experimenta el placer y el deseo, pero también es el terreno donde el horror de la violencia imprime los castigos más brutales y permanentes. A los protagonistas de estas historias les han arrancado algo: les arrebataron a sus seres queridos, las piernas o la tierra; pero aun sintiendo en la carne la presencia de sus pedazos faltantes, se empeñan en recordar sus historias mientras buscan otras formas de comunicarse, amar y seguir viviendo. Escribe Selva Almada sobre esta novela: “¿Cómo narrar la violencia, el avasallamiento de los cuerpos, la guerra sorda contra los despojados? ¿Cómo narrar la miseria de los poderosos? ¿Cómo narrar una vez más tanta sangre derramada en Latinoamérica? Vanessa Londoño lo consigue con un lenguaje exquisito y lírico hecho con la materia de la lengua coloquial transformada en una poética. El asedio animal es heredera de Rulfo y Asturias, las palabras suenan con una música particular y encantadora e invita a ser leída en voz alta”.

Casa de furia

Evelio Rosero
Alfaguara

Cuatro años después de Toño Ciruelo (2017), el premiado escritor bogotano Evelio Rosero vuelve a la novela con Casa de furia (2021), publicada por el sello Alfaguara. Ambientada en la Bogotá de los setenta, la narración se instala en la imponente casa de los Caicedo, ubicada en uno de los barrios más distinguidos de la capital, durante los preparativos para la celebración del aniversario de bodas de los patriarcas de la familia: Alma Santacruz y el magistrado Nacho Caicedo. El día y los festejos avanzan, al mismo tiempo que un desfile de variados personajes —que entran y salen del lugar— entrelazan sus historias y sellan sus destinos en la vida, el placer y la muerte. Escribe Álvaro Castillo Granada sobre ella: “Casa de furia es una prueba más de la maestría del autor y su capacidad para crear mundos posibles hechos de palabras, en los cuales una multitud de voces, desaforadas y a veces desquiciadas, cantan una canción que convoca a todas las historias a ser una sola: el horror donde habitamos y que nos habita”.

Parece que Dios hubiera muerto

Diana Ospina Obando
Seix Barral

Así lo pone Pilar Quintana: “Con valentía y hondura, Diana Ospina Obando reflexiona en esta novela sobre la pérdida y el dolor de ser hija, al tiempo que nos entrega un relato de iniciación sobre el descubrimiento del deseo y del propio cuerpo en la adolescencia”. Con gran destreza narrativa, la escritora bogotana reconstruye en Parece que Dios hubiera muerto la mirada de la adolescente para hablarnos de heridas profundas, de soledades y silencios, de corrientes que nos arrastran a lugares oscuros sin que podamos evitarlo y del camino que toca recorrer para seguir viviendo.