Alto contraste
Cultura

La Trenza Fanzine, la poética de las mujeres

'La Trenza' es un proyecto literario que fragmenta la forma tradicional en la que la poesía femenina se ha visto y leído en Colombia. Es una respuesta rebelde sobre el rol de la mujer poeta en un mundo en donde las escritoras siguen siendo olvidadas.

Lala Ocampo
29 Ago 2018 4:18:18 PM

Los libros y la literatura parecen estar cada vez más cerca de la extinción. Como si se trataran de los dinosaurios, el meteorito de la era digital parece amenazar con el fin de la literatura en formatos físicos con sus nuevas tecnologías, que por supuesto, traen miles de utilidades y beneficios pero que nos hacen temer por la desaparición definitiva de los libros.

[Te puede interesar] ¿Es hora de abrirle la puerta a la literatura digital?

Sin embargo, algunas veces, nacen nuevos proyectos literarios que buscan promover la lectura en nuevos formatos que no son necesariamente digitales y que por el contrario le apuntan a la nostalgia del papel escrito. Esta vez les hablamos de una iniciativa colombiana que se llama 'La Trenza', un fanzine de poesía femenina cuya primera edición fue publicada en el mes de junio y que inevitablemente nos hace preguntarnos sobre la poesía nacional, pero sobre todo sobre el rol de la mujer en un arte que a veces parece olvidada.

La Trenza Fanzine  - Poesía femenina colombianaFoto: Árbol de Letras

Jenny Bernal, Camila Charry, Carolina Dávila, Tania Ganitsky y María Tabares, son las mujeres detrás de este fanzine que como ellas mismas dicen “busca reflexionar críticamente sobre la poesía que escriben las mujeres en Colombia”. El equipo editorial de 'La Trenza' está conformado por cinco mujeres de Bogotá, que tienen la firme decisión de divulgar, promover e incentivar la discusión, la crítica y la interpretación de distintas expresiones culturales, que creen en el poder de los signos sobre la vida y en la poesía como núcleo potenciador.  

'La Trenza' es justamente eso porque entre sus páginas se teje un mapa en torno a la poesía, un mapa del que participan seis poetas y tres ilustradoras: tres poetas participan con sus poemas, otras tres con ensayos sobre los primeros y las tres ilustradoras que son quienes le dan el maravilloso aporte visual con el que cuenta este fanzine.

Canal Trece tuvo la oportunidad de hablar con las cinco genios detrás de este proyecto y esto fue lo que nos contaron:

¿Cómo nace un proyecto como 'La Trenza' Fanzine?

María Tabares: El nombre 'La trenza' tiene la fuerza de sugerir inmediatamente una imagen. Una imagen que si bien tradicionalmente ha sido asociada a lo femenino, y es justamente sobre mujeres que hablamos, lleva implícito un concepto fundamental: tres ‘cosas’ que se anudan y crean algo nuevo. No solo el cabello se trenza. Gran cantidad de materiales requieren ser trenzados tanto por hombres como por mujeres para crear y construir; por ejemplo, herramientas, conceptos y obras de arte. Además, sugiere una acción colaborativa, que nos interesa especialmente. La trenza pretende dibujar un mapa crítico y estético de la poesía contemporánea escrita por mujeres. Construir una geografía, un cuerpo de conocimiento, aún inexistente. En cuanto a la forma, desde el principio pensamos que era perfecto el formato del fanzine ya que en su esencia es contestatario además de sencillo en su producción y en los materiales que utiliza. Su carácter es actual e irreverente, económico y nos permite llegar a más personas, no solo a poetas, y tener una divulgación más amplia y ágil. 'La Trenza' es auto gestionada y quienes participan en ella lo hacen también ad honorem.

La Trenza Fanzine  - Poesía femenina colombianaFoto: Árbol de Letras

¿Cómo funciona el formato del fanzine en una propuesta como La Trenza?

Tania Ganitsky: El fanzine cuenta con 4 ilustraciones: una en la portada y tres en cada sección de poemas y ensayos. Para las tres internas contactamos a tres artistas diferentes y las invitamos a participar en el proyecto. Si les interesa, y algunas ya tienen la inquietud de trabajar con poesía, les enviamos los poemas de la sección correspondiente para que hagan una lectura libre de los mismos y partan de ahí para hacer un dibujo que no deberá representar el poema de manera literal. De alguna forma, esperamos de las artistas lo mismo que de las ensayistas, una respuesta crítica y creativa a los poemas. Para la imagen de la portada del primer número de 'La Trenza' colaboró una poeta que hace collage. Fue la primera vez que hizo uno por encargo, con un tema predeterminado (el título del fanzine): representa el ejercicio simétrico de emparejar poetas y ensayistas, de dividir la sección en tres partes, de entrelazar de tres en tres, pero también ilustra los hilos sueltos, las asimetrías entre una obra y otra, entre los poemas, los ensayos y las ilustraciones. Estas son las diferencias que hacen que La trenza sea una publicación abierta a lo diverso y múltiple. Dos gemelas paradas lado a lado, atadas por una trenza en el medio y el pelo suelto y denso a los lados. A cada lado de la trenza hay un pájaro con un pico de tijera, que sugiere una ruptura. Una ruptura, quizás, en la forma en que se ha venido publicando y pensando en la poesía escrita por mujeres en Colombia.

 ¿Cómo es el contexto poético colombiano en la actualidad? ¿Si hay gente escribiendo poesía? ¿Hace falta visibilizarlo?

Jenny Bernal: Actualmente siento que hay un escenario rico en cuanto a producción poética; autores que conversan con la tradición y otro grupo que se separa de ella proponiendo un campo diverso e interesante para la literatura contemporánea. Los medios digitales, el auge de las editoriales independientes y las redes sociales han cumplido un papel importante en cuanto a una mayor difusión de contenidos, en comparación con épocas pasadas. No obstante, esos mismos escenarios se han visto bombardeados por trabajos de poca calidad y auto-publicaciones en las que los autores se están posicionando a sí mismos ignorando a la crítica y al lector activo, ese que no se deja engañar y que va en busca del libro honesto.

Encontramos un panorama amplio de libros de poesía que se enfrentan a un territorio huérfano de crítica. La poesía por lo general no es visibilizada, no le interesa a los grandes sellos editoriales. Hay algunos esfuerzos por parte de las publicaciones independientes y algunas adscritas a escenarios académicos, pero no bastan, la poesía suele quedarse en pequeños círculos.

Foto: Árbol de Letras

¿Cómo es el rol femenino dentro de la poesía en un lugar como Colombia?

Carolina Dávila: En Colombia, como en el resto del mundo, las obras escritas por mujeres siguen ocupando un lugar secundario en la literatura. La ausencia de las mujeres en la historia de la literatura y la poesía responde a dinámicas sociales y culturales que históricamente nos han relegado a espacios ajenos a lo público y a las artes. Miramos hacia atrás y encontramos en los cánones literarios muy pocos nombres de mujeres. Y esto no es porque las mujeres no escribieran en el pasado, sino porque debían hacerlo a escondidas, no les estaba permitido, por ejemplo, publicar; de ahí  las palabras de Virginia Wolf en su libro 'Una habitación propia', "me atrevo a adivinar que Anónimo, que publicó tantos poemas sin firmarlos era, a menudo, una mujer”.  Además de estas autoras anónimas tenemos a las que publicaron sus libros firmándolos con seudónimos masculinos, George Eliot o George Sands -los usados por  Mary Anne Evan y Amantine Aurore Lucile Dupin- son dos de los ejemplos más famosos y aún hoy, se conocen más que los nombres de pila de las autoras. Estos son sólo un par de ejemplos de la diferencia en las circunstancias en las que escribían y publicaban hombres y mujeres.

[También puedes leer] Cuatro casos de mujeres que publicaron con seudónimos

Es cierto que las cosas han ido cambiando, pero eso no quiere decir que hoy se publique, estudie y difunda la literatura escrita por mujeres en condiciones igualdad, para esto basta mirar las listas de los autores invitados a ferias de libros, la mayoría de los catálogos de las editoriales y la referencia en los libros de texto de lengua o literatura, a las obras escritas por mujeres.  Es evidente que aún falta un largo camino, conscientes de esta realidad, pensamos en 'La Trenza' como un espacio para nombrar y leer rigurosamente la poesía escrita por mujeres y de esta manera contribuir a cerrar esa brecha histórica.

Hablemos sobre la primera edición. ¿cómo se hizo la curaduría?, ¿cómo es el proceso de desarrollo de cada uno de los ejemplares?

María Tabares: Cuando comenzamos a trabajar en esto, lo primero que hicimos fue una lista de poetas que de manera particular habíamos leído o sobre las cuales habíamos oído hablar. Cada una de nosotras aportó nombres y aún ese listado crece. Luego, seleccionamos algunas de ellas y las leímos. Tras analizar su trabajo y discutir la conveniencia de ser incluidas en el primer número, llegamos al consenso de quienes quedaron finalmente: Mery Yolanda Sánchez, Yenny León y Fátima Vélez, quienes participan como poetas; Andrea Cote, María Clemencia Sánchez y Lucía Estrada, en calidad de ensayistas y, como ilustradoras, Daniela Gallego, Lucía Parias y María Fernanda Patiño. El collage de la carátula es diseño de Daniela Prado Serna.

Para el segundo número, el cual estaremos lanzando alrededor de noviembre, el proceso ha sido equivalente.

La Trenza Fanzine  - Poesía femenina colombianaFoto: Árbol de Letras

Cuéntennos un poco sobre la parte gráfica y visual del fanzine, ¿cómo lo llevan a cabo?

Decidimos hacer un fanzine porque estamos en la búsqueda de una forma diferente de representar y publicar poemas, que permita dar cuenta de la rigurosa labor de las poetas, de la solidez de sus poéticas y de la capacidad crítica e imaginativa de sus ensayistas e ilustradoras. Esta idea requiere de un formato distinto al del libro o la revista, que visibilice el diálogo y renueve el tono y la estética de una publicación especializada. Así, para poder arriesgarnos, tomar las decisiones entre nosotras, y representar las obras de una manera más pensante, 'La Trenza' se encontró con el fanzine. Un formato de auto-gestión y ruptura que abre espacios de difusión para lo que las publicaciones más institucionales muchas veces excluyen. Este es el caso de la poesía escrita por mujeres y de las reflexiones sobre este género literario. El que 'La Trenza' sea un fanzine también nos permite ser más flexibles a la hora de inventar, mejorar y reinventar los modos en que decidimos articular y representar la obra de sus invitadas; trabajar con una editorial habría implicado ceder en algunos puntos, y aplicar a un proyecto financiado implicaría ceñirnos a los requisitos de una convocatoria.

 ¿Cuál ha sido el recibimiento hasta ahora? Y ¿qué expectativas tienen sobre el futuro de La Trenza?

Jenny Bernal: El recibimiento hasta el momento ha sido mejor de lo que imaginamos. En la primera presentación en la Biblioteca Nacional se llenó el aforo y hubo gente que no pudo entrar. Actualmente, nos quedan pocos ejemplares y estamos considerando una segunda impresión. Los otros eventos que hemos realizado como en la ciudad de Pasto o en la librería especializada en literatura de mujeres “El telar de las palabras” han sido muy significativos también, no sólo en términos de convocatoria, sino por el diálogo y la reflexión con los participantes. Próximamente llevaremos el fanzine a Cali, Santa Marta y Bucaramanga. Nos tiene muy contentas saber que tenemos un grupo de lectores tan variado; mujeres y hombres, gente del medio artístico, pero también otras personas que incluso no son cercanas a la poesía. Siento que un lector múltiple es una de las cosas más valiosas a las que se puede aspirar con este tipo de proyectos. Respecto al futuro de la Trenza seguiremos trabajando fuertemente procurando que la publicación se haga con cierta periodicidad, ya estamos preparando el segundo número. Para noticias sobre posteriores, presentaciones, formas de adquirirlo y nuevos números nos pueden escribir a latrenzapoesia@gmail.com o seguirnos en nuestras redes sociales: La Trenza y Latrenzafanzine.

 

Comentarios (0)