Alto contraste
Región

El Guaviare entre tablas y actores

El dramaturgo Arthur Miller decía: “el teatro es tan infinitamente fascinante porque es muy accidental, tanto como la vida”. Y vidas como la del actor guaviarense José Gregorio Liz sí son prueba de ello. Esta es su historia entre tablas.

Andrés Mauricio Rodríguez
21 Sep 2018 11:00 AM

Foto: Facebook José Gregorio Liz

La primera vez que José Gregorio actuó frente a alguien fue después de que su madre lo peluqueara y le hiciera un corte permanente que él no quería, y él, para hacer frente a la situación, decide pintarse unas patillas, hacer en cartulina el 'Decreto Revolucionario' y actuar como si fuera Simón Bolívar. Así, accidentalmente, empieza la carrera artística de José Gregorio Liz, quizá uno de los actores más reconocidos del Guaviare.

En San José del Guaviare, lugar que lo vio nacer, Gregorio hizo parte del primer grupo de teatro que tuvo el pueblo: 'Inconformes', liderado por el profesor Jairo Duarte en el Colegio Manuela Beltrán. El grupo sentó las bases del teatro en del departamento y fue el lugar en el que Gregorio se enamoró por primera vez de las tablas.

Rebelde y renuente como fue en su niñez y su juventud, decide en un momento “sentar cabeza”. Pensó que la solución a sus problemas (vínculos con pandillas y consumo de drogas) era alejarse del teatro y hacer algo que fuera “socialmente aceptado”, y termina prestando servicio militar en la Policía.

Foto: Facebook José Gregorio Liz

Pero el teatro lo seguiría a todas partes y, accidentalmente y sin quererlo, lo primero que hizo Gregorio al llegar a la Policía fue montar una obra de teatro. A pesar de varios intentos por separarse de las tablas y de la actuación, José Gregorio se fue metiendo cada vez más en el medio y terminó en Bogotá teniendo pequeñas participaciones en programas como 'Padres e hijos' o 'Pandillas Guerra y paz', o presentándose junto a la Ópera de Colombia en la Casa Nacional del Teatro.

A medida que José Gregorio iba aprendiendo fuera de casa, le era inevitable pensar en su tierra, en los años de 'Inconformes', y en lo importante que sería para él volver al Guaviare y enseñar allá todo lo aprendido fuera. Al Guaviare volvería luego, de nuevo accidentalmente, por un problema personal que lo mantuvo en su región y, de alguna forma, lo hizo poner en marcha sus sueños.

Apenas llegó, Gregorio se metió de cabeza en el arte y la cultura del departamento, y organizó, entre muchos otros eventos y programas, el Día Internacional y la Semana Mayor del Teatro en 2013; y montó luego, el Consejo Departamental de Cine, con quienes produjeron algunos de los primeros cortometrajes "made in Guaviare".

Foto: Somos Región - Canal Trece

Después de un arduo trabajo en la región, más desde un sillón que desde las tablas, José Gregorio siente la necesidad de retomar su carrera artística y se va a Madrid (España) a estudiar, y allá termina trabajando en la reconocida Gran Vía, la calle de los teatros de Madrid, y en otros proyectos como el 'Fotomaton' o la película 'Herejías', con los que la carrera de Gregorio creció enormemente.

Otro accidente del destino lo llevó de nuevo a San José, donde lo primero que hizo fue montar 'Fotomatón' y compartirlo con la gente del Guaviare. Hoy está listo para poner todo lo que ha aprendido al servicio de la gente de su región y ya está trabajando en un taller para actores que empiece a formar una generación nueva de actores para el departamento. Las condiciones están dadas y lo que le sobra a Gregorio es talento y ganas de trabajar. Falta ver si la vida, siempre accidental, lo sigue anclando a las tablas y a su región, tanto como lo ha hecho hasta hoy.


Solo noticias de interés, nada de spam. Inscríbete a nuestro newsletter.


 

Comentarios (0)