Alto contraste
Actualidad

Jaime Manzur: el legado de un director de teatro y marionetas

Te contamos quién fue y por qué es tan importante la obra de Manzur no solo para Bogotá sino para Colombia.

Redacción Canal Trece
13 Nov 2019 7:53:53 PM

Fotos: Facebook Fundacion Jaime Manzur

La muerte del director de teatro, ópera y zarzuela, Jaime Manzur resonó en redes sociales y medios de comunicación, pero para las generaciones más jóvenes no es tan claro el papel fundamental de este hombre en las artes dramáticas del país. Aquí te contamos por qué su vida merece ser celebrada y recordada. 

Para los que nacimos antes de los noventa o incluso los dos mil, habemos quienes tenemos vagos recuerdos en nuestra memoria sobre un lugar casi mágico en el que marionetas hechas en madera habitaban este espacio conocido como la Fundación Jaime Manzur, ubicado en el corazón del barrio Chapinero de la capital. 

Fuimos miles sino millones de personas quienes vimos en sus historias infantiles narradas por quijadas conectadas con hilos, la oportunidad de soñar despiertos, de crear que cualquier objeto era susceptible de ser creado, de ser habitado.

Nacido en Nueva Guinea, pero criado en Armenia. Desde que era pequeño, Jaime Manzur se interesó por la danza y el teatro, así como su hermano David lo haría por las artes plásticas y su hermana, Sara, por la literatura. Sin haber cumplido los 18 años, creó la Compañía de Ballet de Armenia, la Fundación de Ballet de esa misma ciudad y llegó a ser bailarín del Ballet Nacional de Medellín. Cuando alcanzó la mayoría de edad, fue reconocido como la primera figura del Ballet Clásico Nacional

También te puede interesar: Derechos de los Niños

Manzur creó y dirigió diferentes agrupaciones  e instituciones entre las que se encuentran: el Ballet Clásico de Medellín, la Compañía de Marionetas Jaime Manzur, el Ballet Clásico de Armenia, la Agrupación Lírica de Armenia, el Ballet Folklórico de Cundinamarca, el Ballet Teatro Colón, la Fundación Amigos del Arte, el Ballet Jaime Manzur, la Fundación Jaime Manzur, la Fundación Arte Lírico, la Fundación Prolírica de Antioquia, la Compañía de Ópera y la Zarzuela Jaime Manzur.Sin embargo, las marionetas ocuparon buena parte de su obra creativa y solo basta pasar por su teatro para ver un par de sus creaciones, cuyo mimo y preciosismo es evidente, sobre todo en la creación de su vestuario. “Cuando la Libélula Dorada inició hace 43 años, ya teníamos noticias del trabajo que adelantaba Jaime. Él hizo parte de esa constelación de titiriteros de varias generaciones y es uno de los máximos representantes del teatro de marionetas en el país”, afirma Iván Álvarez, uno de los fundadores del Teatro La Libélula Dorada. Para Jaime, su gusto y conocimiento por la zarzuela era evidente y “montó varias no solo con actores, sino con marionetas”, explica. 

Al enterarse de su muerte, Álvarez dedicó este pequeño homenaje a Manzur en su cuenta de Facebook: “Ha muerto un hermano titiritero. Se nos fue Jaime Manzur. Que la tierra te sea leve compañero, veterano, pionero y profesional de la ilusión. Todas tus marionetas estarán de luto y hoy te lloran con lágrimas que ruedan por sus rostros de cartón piedra como hilos invisibles. Feliz descanso eterno querido amigo”.

En 1984, la Unesco le otorgó una beca de investigación escénica en Londres, Roma, Madrid y París, y después obtuvo otra en Yugoslavia y Rusia. En 1992, fue condecorado por la Alcaldía de Bogotá a la medalla 'Al mérito artístico', cinco años más tarde el Gobierno lo homenajeó por sus 45 años de vida artística al servicio de Colombia y en 2012, la Secretaria Distrital de Cultura, Recreación y Deporte le otorgó el 'Premio Distrital de Cultura, concurso vida y obra'.

Puede que todos estos proyectos y condecoraciones no te digan mucho, pero detengámonos por un minuto y pensemos en lo que implicaba emprender en los años treinta o cuarenta cuando no había 'Economía Naranja' y la palabra emprender solo se utilizaba cuando alguien ‘emprendía un viaje o una tarea’. Pensemos en la bendita terquedad de Manzur al llevar sus obsesiones a la realidad con la única garantía de que de pronto, los niños que fueran a sus obras se quedaran con ese destello en sus recuerdos que para él eran oro. Agradezcamos que aún en un país que tiende a ir cada vez menos a teatro, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, solo el 18,2% de los colombianos lo hacen, este hombre y su mirada se pararon en la trinchera de la cultura para no detenerse ante nada.

También te puede interesar Letras pal trancón: volumen IV

Te recomendamos ver este capítulo de #Fractal en el que quisimos indagar sobre teatro y títeres, audiovisual, juegos y juguetes, literatura, videojuegos y piezas digitales enfocadas al público infantil y juvenil. Queda mucho por decir, pero aquí aclaramos los retos que enfrenta, cómo se hace y qué función cumple el contenido cultural para niños, niñas y adolescentes. En #Fractal te esperamos para hablar, discutir y crear espacios de reflexión en torno a la cultura los sábados, domingos y festivos a las 9:00 p.m. 

***

Encuéntranos en redes sociales como @CanalTreceCo: FacebookTwitter e Instagram para conectarte con la música, las regiones y la cultura.

Comentarios (0)