Alto contraste
Música

Un rompecabezas del rock colombiano

Este jueves 15 de marzo sucederán en Bogotá dos eventos sobre el rock colombiano. ¿Qué tienen en común?

Astrid Ávila
15 Mar 2018 10:27:27 AM

Este jueves 15 de marzo sucederán, de manera simultánea y en dos lugares distantes de la misma Bogotá, dos eventos acerca de un tema que le roba el sueño a un puñado de investigadores, periodistas, melómanos y otros entusiastas de la música desde hace un tiempo: los fragmentos de un rompecabezas llamado rock colombiano. Mientras en el Auditorio de Semestralización del Gimnasio Moderno tendrá lugar la cuarta sesión del ciclo de charlas '¡Libertad sublime! Conversaciones sobre el rock nacional', organizado por Umberto Pérez, en la Biblioteca Nacional sucederá la primera sesión del 'Seminario sobre historia del rock colombiano', basado en libro 'La causa nacional. Historias del rock en Colombia' de Jacobo Celnik.  La coincidencia de estos dos eventos el mismo día y a la misma hora (ambos con entrada libre) nos lleva a pensar que se viven días provechosos para la memoria de uno de los capítulos más apasionantes y desconocidos de la música colombiana.

Para Umberto Pérez el objetivo del ciclo 'Libertad sublime' es celebrar el rock hecho en el país. Por eso ha invitado a personajes como Tania Moreno o Jorge Barco y a un puñado de investigadores que han reconstruido historias de un pasado que aún es difuso: “Me parece mejor cuando son varias voces las que opinan. Entonces sentí que iba a ser mucho mejor si convocaba a gente que ha estudiado el tema como Felipe Arias o protagonistas como el mismo Eduardo Arias, a sentarme yo a dar una cátedra. Es más bonito cuando es colectivo”, cuenta.

Foto: Evento Facebook ¡Libertad Sublime! - Conversaciones sobre el rock nacional

En un país sin memoria -que además ha estado volcado hacia las músicas tropicales- descifrar este inmenso jeroglífico no ha sido fácil. Es más, no ha habido un interés general: a los historiadores no los ha trasnochado, los medios de comunicación han cubierto pobremente el asunto y las editoriales tampoco han tenido un interés especial en el periodismo musical. Pero hay algo quizás más preocupante en el panorama: poco se ha escrito en parte porque pocos han sido los ídolos populares de nuestro rock, sobre todo de ese que se hizo antes de los años 90. Esto no significa que la producción discográfica no haya sido prolífica desde los tempranos años 60: lo fue, tanto así que los arqueólogos musicales siguen encontrando joyas del pasado que han permanecido ocultas por décadas.

-> Si no conoces nuestro programa musical, te invitamos a verlo: RESONANTES

Parece que el lastre del desdén nos persigue hasta en la música, aunque el optimismo dicte que nunca es tarde para rastrear a viejos héroes perdidos. Por eso desde hace un par de lustros un grupo de periodistas e historiadores ha escarbado en esos yacimientos musicales del pasado y se ha dado a la tarea de reconstruirlo. Autores no muy conocidos en el mundo de las letras y de la melomanía han aportado lo suyo: es el caso del cantante Joe Narval, una estrella luminosa y fugaz de la Nueva Ola en los años sesenta, quien escribió el libro 'La huella de los años sesenta' en 2002.  Umberto Pérez publicó su investigación 'Bogotá, epicentro del rock colombiano entre 1957 y 1975' en 2007, el mismo año en que Mario Galeano reeditó en CD el disco fundacional del rock colombiano 'El maravilloso mundo de Ingesón' de Los Speakers, lanzado originalmente en 1968, y en 2008 Felipe Arias-Escobar inauguró la exposición 'Nación rock' (con su valiosísimo archivo audiovisual que se puede consultar en Youtube).

Portales como La silla eléctrica (en lo que mutó el programa de radio de Andrés Ospina y Manuel Carreño de 2003) y El Blogotazo también han seguido de cerca estos pasos. Desde la radio, Luis Fernando Rondón ha hecho lo suyo en el programa Rock 91.9 de Javeriana Estéreo, que este año cumple nada más y nada menos que 10 años de existencia. También cabe mencionar a Humberto Junca y su programa en UN Radio que existe hace más de 25 años y que ha documentado buena parte del rock hecho en estas latitudes.

Pablito Wilson lanzó en 2013 'Rock colombiano: 100 Discos - 50 Años' y Diego Londoño publicó 'Los Yetis, una bomba atómica' en 2014. El periodista Luis Daniel Vega también ha empezado a rastrear un nuevo capítulo de esta historia: las mujeres en el rock y pop colombiano de los 60 y 70.

Foto: Evento Facebook Seminario Historia del Rock en Colombia

Como ellos, Celnik también se dio a la tarea de contar las historias que han atravesado este largo camino y publicó el libro 'La causa nacional' -nombre inspirado en la muy vigente canción de Sociedad Anónima- en enero de 2018, una nueva mirada al rock colombiano desde 1958 hasta 1999. Respecto al libro cuenta el autor: “Decidí hacer historias porque escribir LA historia del rock en Colombia sería dificilísimo y dispendioso. La palabra historia pretende abarcar la mayor cantidad de representantes, de periodos, de movimientos. Solamente el movimiento del metal da para tres volúmenes, imagínese LA historia del rock en Colombia…”

Son tantas las historias que hay por escuchar todavía sobre el rock hecho en estas tierras que la posibilidad de reunirnos en torno a ellas resulta, aún hoy, un verdadero privilegio.

Nota al pie: algunas reediciones 

Sellos como Break-a-Away Records de Alemania, Guerssen Records y Munster Records de España se han dado a la tarea de reeditar algunos de esos discos que en Colombia hemos mirado con indiferencia. Así han podido alojarse en los anaqueles (al menos en los europeos) joyas como 'Los tiempos, ellos están cambiando' de los Young Beats, 'Pronto viviremos un mundo mucho mejor' de Los Flippers, 'Yakta Mama' de Génesis, la compilación de Elia y Elizabeth, el disco homónimo de Elkin y Nelson de 1974 o la compilación 'Nadaísmo A Go Go' de Los Yetis. Recientemente Shadoks Music reeditó 'El maravilloso mundo de Ingesón' en vinilo y el sello portugués Golden Pavilion hizo lo propio con 'Latinoamérica' de Siglo Cero. Hay, de todos modos, algo paradójico en la difícil consecución de estos discos que debieran ser parte de nuestra biblioteca inmediata: las reediciones casi no se importan al país y los originales cuestan tres veces más que un LP de cualquier banda extranjera. 


También puedes leer: Música, podcasts y rock and roll con Manolo Bellon

Comentarios (0)