Alto contraste
Música

El rock vistió a Bogotá de fiesta

Interpol y Franz Ferdinand nos dieron una noche de buena música y energía acompañados de Margarita Siempre Viva

Diana Zuñiga
22 Nov 2019 1:07:07 PM

Foto: David Micolta - Páramo

La noche del martes 19 de noviembre se veía un poco oscura; el clima, que últimamente y casi siempre persigue a Bogotá con su nube de lluvia eterna, espantaba a los transeúntes de la ciudad que se escondían bajo sus sombrillas y escapaban del aguacero de la forma que podían.

Yo estaba decidida a no dejarme ahuyentar y llegar temprano a ver a Margarita Siempre Viva, banda de Medellín encargada de comenzar esta gran noche. A las 7:30 p.m. se apagaron las luces del Movistar Arena, que no estaba aun totalmente lleno pero sí contaba con algunos curiosos y otros escuchas que ya conocían a estos chicos. Los antioqueños nos llevaron a bordo de su viaje lleno de sonidos post punk e indies, por un momento nos sentimos recorriendo sus recuerdos, transitando sus canciones (ha sido una de las bandas teloneras que más tiempo le dan en tarima, de las que he visto este año).

Margarita SiempreVivaFoto: David Micolta - Margarita SiempreViva

La emoción estaba a flor de piel luego de ese gran inicio. A las 9:00 p.m. apareció Interpol pidiendo disculpas pues se habían demorado en salir ya que su baterista Sam Fogarino estaba teniendo un episodio de altura y no lograba acompañarlos. Esto no fue un impedimento para que Paul Banks y Daniel Kessler (miembros fundadores de la banda) nos dieran un gran espectáculo lleno de éxitos. Fue un setlist donde me dieron gusto con canciones como: 'C'mere', 'PDA', 'Evil', 'Rest My Chemistry' la más fuerte emocionalmente para mí y 'Slow Hands' la más cantada. Después de hora y media de éxtasis llegaban al final con 'Stella Was a Diver and She Was Always Down'.

[Te puede interesar] Conciertos en Colombia 2019: ¡Agéndate!

Para Interpol, como suele ocurrir en sus presentaciones, no fue necesario tener un gran show de luces o visuales, su espectáculo no necesita parafernalia para ser algo inolvidable y sonar único; quizás por eso todo el público lucia feliz pues habíamos vivido una de las mejores presentaciones de esta banda que con está completan cuatro visitas a Colombia.

Foto: David Micolta

Seguía corriendo el reloj y todos continuábamos bajo una elevación imposible de creer. A las 10:45 p.m. luego de un pequeño intervalo el escenario se cubrió con luces de todos los colores y en la parte de atrás apareció una gran tela que decía: Franz Ferdinand. La banda comenzó su show con una energía tan fuerte que hizo que todos los que estábamos en el concierto saltáramos y gritáramos.

Abrieron el telón con 'No You Girls' para llevarnos desde ese momento a una fiesta que duró hora y media sin parar, en la que tocaron todos sus clásicos tan enérgicamente que se hizo claro que era el final de la gira que los ha mantenido viajando por el mundo durante dos años.

Sonaron canciones de sus cuatro discos de estudio, escuchamos 'The Dark of the Matinée', 'Always Ascending' personalmente mi favorita del último disco y clásicos como 'Do You Want To', 'Ulysses' y 'Take Me Out'. Cerraron la noche con la canción que es más acorde con lo que sucede en Colombia, a propósito del Paro Nacional del 21 de noviembre, 'This Fire'.

Foto: David Micolta

A las 12:15 p.m. terminó el show, justo cuando todos aún estábamos llenos de emoción nos dábamos cuenta que la noche llegaba a su final. Salí feliz, sin poder digerir toda la información de lo que había pasado en tan pocas horas.

Caminé a mi casa llena de éxtasis y pensé: "Acabo de vivir uno de los mejores conciertos de mi vida, quizás porque las bandas llegaron justo cuando las necesitaba para darme cuenta que no estoy sola, están mis pasos recorridos mientras escuchaba esas melodías, en diferentes épocas de mi vida".

También reflexioné y pensé: "La música ahora más que nunca es una revolución, con el del lado, con el de las gradas, con nosotros mismos; nos transforma y nos impulsa. Gracias a estas bandas que nos hicieron vivir una noche inolvidable y nos recordaron que para bailar y vivir solo hace falta buena música.

 

Comentarios (0)