Alto contraste
Cultura

Recuperación ambiental: 3 canteras recuperadas que debes conocer

Bogotá es una ciudad reconocida por ser diversa en muchos aspectos, uno de ellos los espacios naturales que rodean a la capital que se convierten en una oportunidad para descubrir diferentes ecosistemas.

Tatiana Cáceres D.
21 Abr 2019 12:39:39 PM

Foto: Tatiana Cáceres D. | Aula Ambiental Soratama

Para habitantes y visitantes, Bogotá es una ciudad donde converge lo urbano con lo natural. Es por esto que los cerros orientales son un ícono de la ciudad y también un punto de referencia para las diferentes personas que recorren sus calles. A pesar de ser un GPS natural, la mayoría de personas desconocen la riqueza ambiental de esta cadena montañosa que rodea a la capital. Los cerros son un extenso terreno donde se pueden encontrar 5 tipos de biomas: subandino, andino, alto andino, subpáramo y páramo, siendo ecosistemas donde habitan animales como el oso de anteojos o el tigrillo. 

Foto: Mauricio Arcadio Marín Bautista | Flickr

A pesar de esto, los cerros han sido víctimas de diferentes problemáticas sociales y ambientales. Una de ellas la minería ilegal, que ha dejado profundas marcas en la fauna y flora, además de un riesgo constante para los habitantes que rodean dichos terrenos, siendo zonas donde pueden ocurrir derrumbes, contaminación por basuras y problemas seguridad, ya que muchas de esas canteras han sido abandonadas sin tener ningún tipo de control, tanto así que para 2017 había 90 canteras abandonadas.

Una de las razones de la constante explotación del suelo capitalino son los materiales que se pueden extraer, ya que todos son materias primas para la construcción como calizá, arena, gravilla y arcillas para la producción de ladrillo. Esto ha generado que de forma ilegal se creen estas canteras y chircales que se han ubicado mayormente en localidades como Tunjuelito, Usme y Usaquén.

Actualmente siguen existiendo canteras en estas localidades pero existen mayores controles por lo que es una explotación legal evitando que ocurran problemas ambientales. Así se han creado 3 Parques Mineros, que son zonas específicas donde se puede explotar el suelo de forma técnica y legal, evitando que se creen pasivos ambientales. 

Pasivos Ambientales 

Se entiende como pasivo ambiental a una zona que puede ser un riesgo ambiental o social como es el caso de una mina o cantera que no cuenta con los procesos técnicos adecuados. A través de este concepto se busca que estos espacios entren en un proceso de recuperación y restauración, pero en Colombia no hay una ley que regule totalmente los pasivos ambientales, por lo tanto solo algunos casos logran tener el manejo adecuado, ya que en muchos otros no se conocen sus dueños. 

Por el momento existe un Proyecto de Ley que se está gestionando desde la cámara de representantes, el cual busca que se defina qué es un pasivo ambiental, las entidades que puedan regular el tema, los instrumentos técnicos y financiación y otros temas desglosados en 14 artículos. Por ahora el proyecto pasó su primer debate en febrero de 2019. (Aquí se puede ver el Proyecto)

Independiente de los obstáculos y la falta de regulación, entidades como la Secretaria Distrital de Ambiente, han hecho diferentes esfuerzos, entre ellos recuperar tres canteras en Bogotá, creando allí parques ecológicos y aulas ambientales donde las personas pueden conocer más sobre degradación del suelo, recuperación geomorfológica, fauna y flora nativa. 

Parque Mirador de los Nevados 

Ubicado en la localidad de Suba, este parque fue una cantera durante 50 años donde se extraía arena y piedra. A pesar de su larga vida útil no fue una explotación técnica, por lo tanto en 1995 la Secretaria de Ambiente toma el terreno e inicia el proceso de recuperación ambiental. Quienes visiten el parque pueden conocer sobre vegetación nativa, una huerta y distintas plazoletas relacionadas con la cosmogonía muisca. 

 
 
 
 
 
 

Aula Ambiental Soratama

Este parque ecológico se ubica en la localidad de Usaquén. El terreno fue un asentamiento muisca, que desde la llegada de los españoles empezó a ser explotado. Luego desde 1950 a 1990 se continuó extrayendo material como arena y cáliza.

Después de un tiempo la cantera fue clausurada y en 2000 la Secretaria de Ambiente se encargó de la recuperación ambiental. Las personas que visitan Soratama pueden conocer sobre la recuperación del ecosistema a través del germoplasma y biomantos que ayudan a la recaptación de semillas. Por otro lado pueden conocer el sistema de drenaje que se conecta por medio de posas, además de disfrutar de la vida de la ciudad. 

 

Parque Ecológico Entrenubes

El parque se encuentra ubicado entre las localidades de Usme, Rafael Uribe Uribe y San Cristóbal, el cual se compone de tres cerros: Guacamayas, Cuchilla del Gavilán y Juan Rey. Durante mucho tiempo, apróximadamente desde los años 50, diferentes chircales se empezaron a crear sobre estos cerros generando activadades mineras en la zona. Se hicieron extracciones artesanales y mecanizados; luego éstas fueron abandonadas dejando canteras abiertas las cuales se convirtieron en vías, barrios y zonas de tránsito. En 1996 la Secretaria de Ambiente y la comunidad decidieron recuperar el terreno y hacer un parque donde las personas pudieran aprender sobre recuperación ambiental y diversidad de fauna y flora. 


Te puede interesar:

Medio Ambiente: un asunto de los medios de comunicación 

Los Muiscas y el agua: 5 lagunas para visitar


¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? Suscríbete aquí

Comentarios (0)