Alto contraste
Tendencias

Entrevista con Paula Patiño: la única colombiana en ciclismo de ruta en Tokio 2020

La ciclista antioqueña nos cuenta cómo se prepara la mayor competencia deportiva, cómo comenzó en el ciclismo y... ¿cuál fue su regalo de quince años?

Cortesía Equipo Movistar
Redacción Canal Trece
16 Jul 2021 3:51:51 PM

En retrospectiva, la respuesta sobre su regalo en la tradicional celebración de cumpleaños colombiana, no sorprende. No sorprende cuando uno sabe que esta ciclista, que nació en 1997 en el Municipio de La Ceja, Antioquia, quedó en octavo puesto en la clasificación general del Giro Rosa; la mejor posición que ha logrado una colombiana en la historia del país. No sorprende porque desde 2019 es la única latina en usar la camiseta del equipo Movistar y porque en 2021 ganó la medalla de plata en el Mundial Colombiano de Ruta. No sorprende porque desde los 13 años ha montado bicicleta y no sorprende, finalmente, porque Patiño es la única ciclista que representará a Colombia en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 en la modalidad de ciclismo de ruta.

Obviamente, el regalo fue una bicicleta de carbono, que recuerda que le pidió a su papá para reemplazar una de alumnio con la que corría. La primera bicicleta que tuvo a sus 13 años, fue un préstamo de Hernando Gaviria, el padre de Fernando, que le vio madera a la “mejor ciclista colombiana del momento”, como la llamó El Espectador tras su desempeño en el Giro Rosa. 

Y razón debe tener el diario, porque la Unión Ciclística Internacional se fijo en su talento y la invitó a capacitarse en ciclismo de ruta en Suiza junto con otros 100 pedalistas de todo el mundo, antes siquiera de fichar con el Movistar. Desde Pamplona en España, ciudad en la que reside, habló con el Canal Trece mientras hace los últimos preparativos antes de viajar a Tokio 2020.

¿Cómo fue tu camino para clasificar a los Olímpicos?

Obviamente es un sueño para cada deportista ir a unos Juegos Olímpicos y todo pero yo todavía no lo tenía en mente. Mucho menos que iba a ser yo la elegida. Siempre me hacían esta pregunta y decía: "Sí, muy bueno y todo. Tengo mucha ilusión, muchas ganas de poder ir. Pero es solo un cupo numérico y que vaya quien más lo merezca. Nunca pensé que era yo la que tenía que ir ni me decía “soy yo la que va a ir". No, nunca. Me enteré hace poco que salió  la noticia, porque todavía no sabía. Sí sabía que estaba en la lista de preseleccionadas pero estábamos a la espera. 

La verdad que con la noticia muy contenta, con mucha ilusión y me llena de mucho orgullo ser la representante de Colombia para estos juegos. Sabemos que es difícil y que es duro porque solo es un cupo y en Colombia hay mucho talento, hay muchas niñas que andan muy bien y pues ser yo me llena de orgullo y responsabilidad para bueno dar lo mejor y poder hacer un bonito papel allá.

¿Y qué crees que hiciste que te hizo ocupar este único cupo?

Yo creo que ha sido todo el proceso que he llevado. Yo, digamos, me he caracterizado por ser un poco regular en todo el año. En todas las carreras a las que voy trato de ser regular en cada una y de dar lo mejor. Creo que mi proceso ha sido bueno y que he mostrado tener un buen nivel. Aquí en Europa es muy duro, muy difícil correr aquí, pero muchas veces tú no estás aquí para buscar resultados individuales, sino que yo estoy con equipo y trabajo para mi equipo. Entonces los resultados son en equipo. A veces se hacen comentarios tipo: "Quedaste en tal y tal puesto, perdiste tanto, no sé qué", pero no ven el trabajo y el proceso que llevas. De todas maneras creo que he tenido algunos muy buenos resultados aquí, sobre todo el año pasado con el Giro, con todo. En la mayoría de los campeonatos mundiales he tenido buenos resultados. 

¿Qué expectativas tienes de Tokio 2020 y cómo te estás preparando?

Todavía estamos organizando un poco, porque es un poco difícil viajar allí por las restricciones actuales y hay que sacar muchísimas cosas. Esta semana hemos estado volteando un poco con esto, porque se necesitan muchas cosas y está un poco complicado, sobre todo yo por aquí lejos, sola. Esperamos que todo salga bien, que tengamos todos los papeles en orden. El plan sería viajar el lunes 19 y llegar a Tokio el 20. 

La competencia mía será el 25 de julio y creo que será un recorrido bastante duro, exigente. Son 137 kilómetros con 2600 metros de desnivel. Ya he visto un poco como hacer el recorrido y todo. Y obviamente las rivales son las mejores de cada país. Sabemos que sobre todo Holanda va a estar en mucha superioridad, como los países que tienen todos sus cupos para poder ir con buen equipo. Pero de todas maneras nos hace mucha ilusión y estamos muy motivados para ir, para dar lo mejor y dejar el nombre del país en alto.

Hagamos un poco de memoria ahora que llegas a la máxima competencia deportiva, Paula ¿Recuerdas cómo comenzaste a montar bicicleta?

Yo tengo dos hermanos, uno mayor y uno menor. Desde pequeños siempre nos han interesado mucho los deportes. Cuando era pequeña en La Ceja Antioquia, estuve en un centro de iniciación y formación deportiva del INCERDE. Allí íbamos a practicar todos los deportes y salíamos a competir en todos. Yo todavía no me había inclinado por uno solo y, en un principio, me llamaba mucho la atención el atletismo, me gustaba bastante correr y me iba bien en las pruebas de velocidad. Fue mi hermano el que se inició en el ciclismo junto con Hernando Gaviria, el papá Fernando, y bueno, él fue el que empezó. 

Mi familia y yo íbamos a acompañarlo a las competencias y al final del año yo también me iba a hacer la preparación física con él y con el club. Desde ahí como que me fui metiendo poco a poco y Hernando me insistía en que me metiera, en que me animara y que él me entrenaba. En un principio me negaba, a lo último ya accedí. Y él fue el que inició, el que me prestó la primera bicicleta y el primer casco, todo. 

¿Es verdad que tu cambiaste tu fiesta de quince años por una bicicleta? 

Sí. Yo empecé desde los 13 años y ya llevaba esos dos años en el ciclismo. Me gustaba bastante y a parte me iba bien. Y yo he tenía una bicicleta de aluminio que me había regalado mi papá, pero quería una bicicleta de carbono, una bicicleta mucho mejor, que igual era muy costosa. En cierto modo no soy tan amante de las fiestas, entonces cuando cumplí los 15  pues  yo no quería una. Ese año le dije a mí papá y ese fue mi regalo de 15, mi primera bicicleta de carbono.

Tienes apenas 24 años y llevas bastante tiempo viviendo en el exterior, ¿Qué ha sido lo más duro de vivir tan lejos?

Dejar la familia es muy duro. Yo he salido de casa desde los 18 años y siempre te va a dar muy muy duro esto. Pero bueno, yo creo que estos son los sacrificios que tenemos que hacer para para conseguir lo que queremos. Siempre he recibido el apoyo de mi familia, desde que inicié. y por eso todos los días trato de comunicarme con ellos, de hacer videollamadas como para que esto se haga un poco más ameno. 

Y ¿Qué es lo mejor de tu carrera como ciclista?

Lo bueno no son solo todos los lugares que conozco, sino las personas que conoces en todo el mundo. Esto es lo bonito que te va dejando el ciclismo, porque pues sí conoces muchos países, muchos lugares, mucho todo, pero lo bueno es que te deja conocer a muy buenas personas y tener amigos de muchas partes del mundo. Por el momento, estoy muy contenta de estar aquí. 

Finalmente, Paula, ¿Qué crees que tiene Antioquia para ser una cuna de tantos ciclistas?

Yo creo que son los procesos de formación. Es esto lo que te lleva a rendir, a llegar a estos objetivos y a ser un profesional. Las personas que te apoyan, que creen en los procesos y que empiezan a formar a los niños, a iniciarlos, a ir poco a poco, a llevarlos no muy deprisa y todo. Esto es lo que realmente forma grandes deportistas, los procesos.

 


Encuéntranos en redes sociales como @CanalTreceCo: FacebookTwitter e Instagram para conectarte con la música, las regiones y la cultura.