Alto contraste
Música

El dulce caos de Deftones en Bogotá

La banda californiana de metal progresivo regresó a Colombia el 24 de mayo, después de once años y dio un show enérgico lleno de emociones fluctuantes.

Juan Sebastián Barriga
28 May 2018 7:07:07 AM

Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

En vivo, Deftones es un ejemplo perfecto de la teoría del caos. La que nos dice que cualquier variación puede generar un resultado inesperado. Y con este grupo californiano la cosa es así, un arreglo de voz distinto, un grito que sale de la nada, un silencio impredecible en medio de la euforia que paraliza tu corazón. Deftones es un cúmulo de energías que en pocos segundos lleva tu cerebro del delirio a la calma, gracias a que cada uno de los 19 temas que repasaron la discografía de la banda, vino cargado de una energía especial, una fuerza única que hizo que la estructura de lata del Chamorro City Hall de Bogotá temblará durante casi dos horas.

Deftones en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal TreceChino Moreno de Deftones, en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

La última vez que Deftones pisó la capital fue en 2007, un año antes de que Chi Cheng, bajista que estuvo con la banda desde 1991, sufriera un trágico accidente de auto que causó su muerte en 2013, tras estar cinco años en coma. Esta vez, con tres discos más y después de superar un oscuro periodo marcado por los problemas personales y el abuso de drogas, la banda compuesta por Chino Moreno, Stephen Carpenter, Abe Cunningham, Sergio Vega y Frank Delgado regresó con más fuerza para presentarse ante un público enérgico que coreó todos los temas de principio a fin.

La noche empezó muy tranquila, con la banda canadiense Deadly Apples abriendo el concierto frente a un auditorio casi vacío. Durante las primeras horas, la gente que fue entrando lentamente estaba más interesada en comprar comida, cigarrillos y cerveza que en ver a este grupo de nu-metal hecho con toques industriales que en el escenario se mostraba muy emocionado. En un momento Alex Martel, vocalista y líder de la banda, dijo que esa era su primera presentación en Sudamérica y en verdad no se guardaron nada. Esa buena actitud fue bien recibida por la gente que los ovacionó con gusto, incluso Martel aprovechó para lanzarse al público. Pero más allá de la buena actitud de la banda, la presentación de Deadly Apples pasó sin pena ni gloria.

Deadly Apples en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal TreceDeadly Apples en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

Después vino el turno de Quicksand, grupo de Sergio Vega, el cual con su estilo entre el grunge y el hardcore, calentó al público que cada vez era más masivo, pero que miraba muy serio a este power trío que empezó su presentación con problemas de ecualización. La voz no se escuchaba bien y el bajo saturado se comía los demás instrumentos. Después de un par de canciones el sonido mejoró y Quicksand -muy entusiasmado- también dio un show enérgico ante un público atento y expectante, que parecía estar guardando su energía para la tormenta.

Quicksand en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

Quicksand en tarima, en Bogotá. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

Pasadas las nueve de la noche, se escuchó un estruendo de guitarra y bajo, un golpe que activó todas las terminales nerviosas de decenas de personas que empezaron a saltar. “Diamond Eyes”, abría esa noche tan esperada por quienes conocieron la música pesada viendo MTV a principios de los dosmiles. Chino Moreno parado en medio del escenario se alzaba de forma imponente como un titán que hipnotizaba con su voz.

El inicio fue sumamente agresivo. Deftones hizo sentir todo el poder de su groove con canciones como “Around The Fur”, “Feiticeira” y sobre todo cuando sonó “Swerve City”, en ese momento la tierra tembló porque todo el recinto empezó a saltar. La furia bajó con “Rosemary”, tema en el que se pudo sentir todo el virtuosismo de la voz de Chino Moreno.

Chino Moreno de Deftones en su segunda visita a Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal TreceChino Moreno en su segunda visita a Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

No es un secreto que si bien el vocalista tiene la capacidad de hacer cantos armónicos y gritos desgarradores, su garganta no es la misma de hace años y en varias ocasiones se le va la voz, desafina y se ahoga. Pero en verdad no importa. Todo el mundo sabe que en algún punto Moreno no va a poder cantar, y eso es lo de menos porque Deftones es una banda que se complementó musicalmente en todo sentido. Y las deficiencias físicas de Moreno las arregla con creatividad, porque hace arreglos especiales. A veces canta más lento, a veces cuando nadie se lo espera mete un grito en medio de un estribillo suave o simplemente es honesto y le hace una señal a la gente para indicarles que no va más y que necesita ayuda.

Cuando eso pasaba, todo el recinto alzaba su voz hasta el límite para envolverlo todo con sus desafinados y eufóricos gritos. Sin duda una de las mejores cosas de la noche fue sentir ese entusiasmo del público que muchas veces cantaba más duro que la banda. En un punto Moreno dijo que definitivamente esta presentación fue mucho más enérgica que la anterior. En verdad los músicos parecían genuinamente sorprendidos al ver cómo esas almas se desgarraban la piel con cada tema.

Deftones en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal TreceFoto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

Algo curioso es que la banda tocó sin pausa, lanzaban tema tras tema de una forma que era imposible respirar. Era imposible pensar. Deftones estaba allí y cada canción nueva era un bombardeo de emociones. “Be Quiet and Drive (Far Away)”, “Digital Bath”, “Change (In The House Of Flies”, “Minerva”, “Passanger”, los éxitos de la banda sonaron con toda su gloria junto a temas inesperados como “Hexagram” y “Headup”. Al final el delirio de “Engine No. 9”, cerró la noche.

El problema con una banda como ésta es que siempre quedan temas por fuera, pero a quién le importa, cuando por una par de horas se puede disfrutar del caos, los gritos, la melancolía y de uno que otro golpe al ritmo del bipolar sonido de Deftones. ¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Deftones en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal TreceEl setlist de Deftones en Colombia. Foto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

Aquí los dejamos con una crónica de #Resonantes sobre una noche inolvidable:

Comentarios (0)