Alto contraste
Música

Systema Solar, una década de fiesta Berbenáutika

¿Cuál es la cuestión? La cuestión es ser feliz...

Camilo Mendivelso
29 Dic 2017 7:00 PM

¡Desde la zona estelar Berbenáutika, con ustedes Systema Solar!

Este grito es un sinónimo de fiesta en el país. Lleva una década completa orbitando esa zona berbenáutika creada por Systema Solar, herederos de la tradición sonora colombiana, con el sabor del caribe fusionado a los amplios terrenos de la música electrónica. Vanessa, Pellegrino, Dani Boom, JhonPri, Índigo, Dj Corpas, Andrew. Siete miembros/planetas que conforman este sistema fiestero y único, que aportaron características tan especiales para crear lo que sería la nueva ola de la música electro-acústica en Colombia, cuyos orígenes se deben en casi si totalidad a la apuesta musical en los noventa por cuenta de Sidestepper.

Frekuensia Kolombiana, un documental sobre el Hip Hop colombiano fue, sin querer, ese big bang que dio origen a Systema Solar.

Vanessa Gocksch, la directora de este documenta y quién se encargaría en la autora de la identidad audiovisual de la banda, trabajó desde el comienzo con Walter (índigo) y Juan Carlos Pellegrino. En su recorrido por el país, dieron con el talento de Jhon Primera, que en su momento se encontraba preparándose para participar en La Batalla de los Gallos de Red Bull. También DJ Corpas y DJ Fresh. En la producción de la banda sonora del documental, se vinculó Dani Boom.

Pero fue una propuesta de presentación audiovisual en Medellín para Vanessa la que puso en movimiento la primera reunión de este Systema. Agrupando los talentos mencionados, se conjugaron en un primer concierto que dio origen a la banda que conocemos ahora.

El último en llegar fue Andrew, el percusionista. Su recorrido fue en el mundo del vallenato y llegó por coincidencia al video de Bienvenidos. Allí su talento con la tambora llamó la atención de Juan Carlos, quien lo invitó a unirse.

Yo salgo es a buscá mi mojarra frita camarón chipi chipi y mi caldero de arroz, yo voy ganao...

Tres discos hacen parte de esta historia musical: Systema Solar, La Revancha del Burro y Rumbo a la Tierra. Sus letras buscan evidenciar parte del día a día colombiano, lo social, lo cotidiano. Todo aquello que nos afecta nuestras vidas.

Recogiendo la herencia picotera, no sólo adoptan la estética con sus visuales y sus trajes, sino que, como sucede con la champeta y otros ritmos caribes, la música se convierte en una forma de protestar sobre aquello que es difícil de cambiar y que socialmente afecta a toda una comunidad.

Pero no es sólo mostrar problemas, es gozar, bailar. Es seguir la fiesta y demostrar que el espíritu prevalece con ese ánimo característico de los colombianos.

La Berbenáutika de Systema Solar

Parte de la verbena, esa fiesta popular en la que se paga un costo mínimo para un gozo máximo. Walter (Índigo) fue quien creó este término que identifica el sonido de Systema Solar.

No es sólo sonido musical. Es toda la expresión oral, los saludos, la jerga la forma de moverse, la vida política, social, el baile, la energía, todo como se expresa es lo que se transmite en un picó. De esta manera, Systema Solar lleva la esencia de los picós o pick-ups, tradición que permitió el desarrollo de la Champeta en la costa Caribe del país.

Como dijo Richard Blair, reconocido productor y creador de Sidestepper, “cuando apareció Systema con su tema ‘Fayaguaya’ me pareció que lo tenían clarísimo: un sonido muy callejero, súper colombiano, muy folclórico. Ellos no se toman en serio a sí mismos, lo llenan todo con humor. Llevan, además de los sonidos, una tradición colombiana muy importante: la de esas orquestas de antaño que entretenían a la gente con un show completo, no sólo con su música. Los admiro, han hecho mucho por la música. Los recuerdo con su sentido del humor”.

¿Cómo mantenerse 10 años en esta fiesta que parece nunca detenerse?

Systema Solar es una banda que no vive de sus producciones musicales. La distancia en la que viven sus miembros (en diversas ciudades del país) dificulta la creación a nivel de discos.

Sin embargo, ellos están para llevar una fiesta a cada uno de sus conciertos. Esta constante gira por el país y por el mundo les ha permitido unirse como una familia, en la que todos son hermanos con diversas personalidades.

La fuerza gravitacional que ha mantenido unido a los siete planetas de este Systema Solar se compone de amor fraternal, anécdotas de viaje, crecimiento personal, pasión por la música colombiana. Además, hay un factor muy interesante respecto al desarrollo creativo de sus propuestas: son una democracia total (o tal vez una anarquía, dada la ausencia de liderazgo y el caos constante de la verbena en la que viven).

Las decisiones las toman en conjunto, nadie tiene más voz que el otro, todo se hace de manera equitativa.

Sea como sea que lo han logrado, son 10 años en los que su concepto músico audiovisual ha llegado a muchos países, ha puesto a bailar a personas que no conocen el idioma español, ha enseñado incluso a un ‘gringo’ a hablar colombiano a punta de traducir sus canciones.


Inscríbete en nuestro newsletter y recibe solo noticias de interés, nada de spam.


 

Comentarios (0)