Alto contraste
Cultura

Ojos de escarabajo: 10 afilados fotógrafos colombianos de ciclismo

Este silencioso y exigente oficio le ha dado estatura estética e histórica a nuestra larga tradición de pedalismo en Colombia.

Felipe Sánchez Villarreal
14 Oct 2020 11:03:03 AM

La imagen del ciclista Jairo González estampado contra el pavimento —dos dientes volando por el aire— tras un choque con un niño curioso en un circuito dominical por el barrio Laureles de Medellín encumbró al fotógrafo antioqueño Horacio Gil Ochoa, una mañana de 1969, a un podio paralelo al de los corredores: el de los pioneros de la fotografía de ciclismo en Colombia. Parado en el punto preciso, siguiendo con atención y paciencia de monje el rigor de la carrera, un disparo suyo apuntaló un hecho insólito y lo devolvió como historia nacional. 

La potencia de ese instante es apenas una muestra de cómo el arte fotográfico y la fotorreportería han sido las ventanas centrales que han permitido conocer el suelo humano que vibra tras las gestas deportivas. Durante cuarenta años, Gil estuvo al pie de los pelotones, siguiendo carreras por senderos barrosos y registrando algunas de las imágenes más viejas que guardamos de la historia del ciclismo colombiano, incluidas unas prematuras ediciones de la Vuelta a Colombia y rodadas por las precarias rutas rurales que en los sesenta y los setenta componían la geografía del ciclismo regional. Según un reportaje del periódico Universo Centro, “por lo menos en nuestro país, Gil fue el primero en notar que los ciclistas, sucios, raspados y extenuados, eran una suerte de mártires cuyos calvarios merecían ser fotografiados”.

Fotografía de Horacio Gil Ochoa (1969). Cortesía Biblioteca Pública Piloto de Medellín

Trabajos como el suyo sentaron las bases del repertorio visual —competidores bañados en sudor, encarando una trocha fangosa, entre sonrisas triunfales y lágrimas— que pulsa en el centro mismo de un deporte tan exigente como el ciclismo: ese espectro de emociones humanas y realidades sociales que vibra detrás de la competencia. Con el refinamiento de los equipos técnicos, la sofisticación competitiva del ciclismo y el asentamiento de nuestra cultura visual contemporánea, las imágenes se han multiplicado y han mutado. Ahora vemos en alta definición los músculos tensos de las piernas de los grandes campeones, sus semblantes firmes entre los incontables equipos de prensa, las grandes vías y paisajes nítidos por las que pasan las carreras internacionales, los grupos emocionados de espectadores a todo color, las gafas ajustadas que reflejan el sol y la cumbre de las montañas. 

En el ciclismo, como en todos los deportes de competencia, son las imágenes las que crean los mitos: ellas instalan un momento efímero en la memoria compartida de una comunidad. De ellas nos quedan los abrazos y las caídas, la frustración marcada en los ojos, los podios y celebraciones de leyendas como Nairo Quintana, Egan Bernal, Fabio Parra, Lucho Herrera o Fernando Gaviria. Y es que detrás de esas imágenes hay ojos afilados, concentrados en captar el instante decisivo, luchando contra la velocidad para volver esas trayectorias veloces una captura nítida, una imagen fija de un deporte que es pura velocidad y resistencia

La fotografía de ciclismo es un oficio que exige concentración, técnica, paciencia y precisión. Si el fotógrafo está ubicado en un punto estratégico de la carrera, en suelo firme, debe jugar a la anticipación y el disparo efectivo: un segundo de tardanza y el corredor se le escapa; un segundo antes, y la imagen no está lista. Si el fotógrafo está en movimiento, debe aprender a hacer sus disparos desde la parte trasera de una moto, el viento en contra, y desde ese movimiento veloz observar la escena —a los corredores, sus expresiones, los momentos decisivos, a los espectadores, las interacciones entre ambos— para obturar en el mejor momento.

Colombia, país de ciclistas, está en deuda con este oficio, silencioso y fundamental, que ha dado estatura estética e histórica a nuestra larga tradición de escarabajos. Compartimos el trabajo de diez fotógrafos que están dignificando esa práctica y dándole nivel en esta década tormentosa.


Luis Barbosa • @LuisenCiclismo
 

Foto: Luis Barbosa

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? Háblenos un poco de su interés y su trayectoria.
Inicié tomando fotos en 2006 en el Tour de California. Después de más de diez años de cubrir ciclismo para la radio y la prensa escrita, lo vi primero como complemento a mis otros cubrimientos y luego se convirtió en mi primer objetivo de trabajo. Con los años fui conociendo todos los detalles de la fotografía deportiva y me encantó saber que tenía un talento para registrar momentos que pasarán a la historia de la carrera deportiva de los deportistas. He cubierto en fotografía los principales eventos de ciclismo internacional: Giro, Tour, Vuelta, campeonatos del mundo de pista y ruta y las clásicas. 

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Hay varias fotos, pero una que significa mucho para mí y para el ciclismo colombiano la victoria de etapa crono de Rigoberto Urán en el Giro de Italia de 2014. Era la primera vez que un colombiano se vestía de líder del Giro. La tomé en Barolo, región vitivinícola del norte de Italia, y como recuerdo en la cena compré una botella de vino tinto que tengo como recuerdo de ese día.

Foto: Luis Barbosa

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo en Colombia?
Lo más difícil de hacer fotografía en Colombia es, además de la geografía de nuestro país, el desconocimiento del trabajo por parte de los comisarios y organizadores de carreras. Pueden ver mil carreras en televisión, pero cuando uno se pone frente al grupo o a un corredor en la moto, el juez quiere que uno vaya cien o más metros delante de los ciclistas, sabiendo que uno más de veinte segundos no va estar allí. En el Tour hay cuatro fotógrafos, dos cámaras de televisión, los ciclistas y los comisarios en dos metros de vía y todos hacen su trabajo.

¿Cuál es su cámara predilecta?
La cámara que más me gusta es la gama 1DX de Canon ahora llegó la Mark III que es una locura por la velocidad y su versatilidad para tomar fotos y hacer vídeo. Tuve la oportunidad de probar en un mundial de ruta la 1DX Mark I y fue una experiencia maravillosa.

Foto: Luis Barbosa

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Me gusta montar en bicicleta desde muy joven. Algunos años me puse un número, pero ahora con mi edad ya lo hago más por salud. Las rutas que más me gustan por el oriente y el sur de Bogotá, Rosas, San Miguel o Mondoñedo y la sabana por el occidente.  

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Hay un grupo de ciclistas que admiro por todo lo que han hecho, pero diría que Rigoberto Urán. Conocerlo desde tan joven y haber compartido su desarrollo deportivo y verlo tan profesional como el primer día me hace admirarlo y respetarlo cada día más.

Foto: Luis Barbosa

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Tengo la fortuna de haber cubierto las carreras más importantes del ciclismo mundial, pero me gustaría tener nuevamente la oportunidad de cubrir desde la moto una París-Roubaix, por todo lo que hay en esa carrera gráficamente hablando.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o nombres destacados de fotografía ciclística que la inspiren.
Hay dos fotógrafos que admiro y me alegra ser su colega y amigo el primero es el norteamericano Jered Gruber (@jeredgruber)  y el segundo es británico Russell Ellis (@cyclingimages).   

  • Sigue a Luis en su cuenta de Instagram por acá

Anderson Bonilla • @andersonbonilla01
 

Foto: Anderson Bonilla

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo?
Siempre he tomado fotos de ciclismo, pero desde marzo de 2014, con unos Campeonatos Nacionales me empecé a especializar en este deporte. Monté una página que se llama que se llama Ciclismo en Línea y desde ahí me engomé.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Mi foto favorita fue una que hice en el primer Tour Colombia Oro y Paz. Fue la foto que le dio la vuelta al ciclismo, la que más me ha generado tráfico. La hice en Calarcá cuando íbamos subiendo por los lados de Salento. Ese día íbamos rodando, yo en la moto, y llegando a Armenia había una cantidad de gente impresionante por lado y lado: el grupo pasó y la gente le hizo el recibimiento. Pude tomar la foto como era. No esperaba que fuera tan exitosa, pero terminó generando mucho impacto en el ciclismo colombiano.

Foto: Anderson Bonilla

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
Lo más jodido es cuando uno va en la moto. Tienes que tener un buen piloto, una persona que tenga experiencia, que no se mueva ni se asuste mucho. Y, sobre todo, debe ser una persona que sepa también de ciclismo. De resto uno se la goza, uno se las ingenia de cualquier forma para sacar las mejores imágenes.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Una Canon 7D, que fue con la que empecé. Todavía la conservo. Esa no la vendo, no la regalo y, aunque he cambiado tres veces de cámara, todavía esa me saca muy buenas fotos. Está un poco viejita, pero me acompaña y me salva siempre.

¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Fui ciclista por un tiempo antes de dedicarme a la fotografía. Estuve con varios equipos —Orgullo Paisa, Coldeportes, Arroz Sonora— y ahora estoy con el Colnago. Mi esposa es ciclista y es campeona nacional, Erika Guluma, entonces siempre montamos y entrenamos los dos. Hacemos mucho Paipa, la vuelta a Samacá, Palermo. A ella le gusta subir mucho por Villa de Leyva. Cuando vamos al Tolima nos gusta hacer La Línea, Tunja, Anapoima. Yo me guío siempre por lo que dice ella.

Foto: Anderson Bonilla

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Robinson Chalapud, que corre en el Team Medellín. Robinson es una excelente persona, un amigo de confianza y, como deportista, siempre lo he admirado, desde que corría en el Team Colombia. Es consagrado, responsable, mencionado en todas las carreras. Un ciclista muy completo.

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Al Giro de Italia. Es la carrera a la que siempre he soñado ir a tomar fotos. También los Mundiales. 

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o fotógrafos de ciclismo que admire.
Recomiendo a Dario Belingheri (@dariobelingheri).

  • Sigue a Anderson en su cuenta de Instagram por acá

Cristian Pérez • @inkdustrial
 

Foto: Cristian Pérez

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? Háblenos un poco de su interés y su trayectoria.
Desde el 2016 empecé a registrar mis entrenamientos y salidas en bicicleta, primero con una GoPro y después con cámaras compactas; el interés por el ciclismo fue creciendo al mismo tiempo que por el de la fotografía y lo que empezó como un hobby se convirtió casi en un estilo de vida. En el 2019 recibí el primer pago por hacer fotos de ciclismo; en ese momento decidí que era eso lo que me gustaría hacer siempre.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Una de las fotos que hicimos en @criteriumbogota a principios de este año en Cajicá en la final masculina de ruta. En esta se ven los corredores totalmente mojados por la lluvia que cae de repente. Lo que me gusta de esa imagen es que se mantiene intacta la determinación y concentración por la competencia. 

Foto: Cristian Pérez

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
Por un lado, cuando estás sobre la bici, tratar de no caer mientras intentas tomar una foto. Por otro, si estás cubriendo una rodada o una carrera tratar de anticipar los movimientos del grupo o del ciclista.

¿Cuál es su cámara predilecta?
En realidad no tengo un gran equipo; trabajo con una 6D, pero la cámara que más uso y que lleva conmigo más de 5 años es una pequeña Fujifilm XQ1.

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Sí, me gusta mucho ir al Alto de la Cuchilla.

Foto: Cristian Pérez

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Miguel Ángel López. 

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
¡La París-Roubaix!

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o fotógrafos de ciclismo que admire.
De afuera hay muchos, pero quisiera recomendar a dos fotógrafos locales que la rompen con toda: Juan Felipe Rubio (@thebreakaway.co) y Juan Carlos Echavarría (@juanlacentral).

  • Sigue a Cristian en su cuenta de Instagram por acá

Marian Palacios • @tornasol_____
 

Foto: Marian Palacios

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? Háblenos un poco de su interés y su trayectoria.
Llevo aproximadamente un año y medio. Todo comenzó una noche de carreras clandestinas llenas de adrenalina y pasión con la cual también me identifiqué, sentí una conexión. Desde ese momento continué tomando fotos en carreras, solo por el gusto de capturar los momentos de tensión y emoción.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Esta foto fue en el Criterium Bogotá. Sin duda es mi favorita porque pasamos de un día súper soleado a que lloviera durísimo de un momento a otro, todos nos estábamos mojando y, sin embargo, no se canceló: los corredores seguían a la espera de que comenzara la carrera, el escenario se prestó para caídas, pero son cosas que quedan en el circuito.

Foto: Marian Palacios

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
Yo opino que lo más jodido es el riesgo que corres para lograr una buena fotografía, puede ser en una curva del circuito, ningún lugar está exento de que suceda algo y eso también es lo que me encanta de esas carreras, a veces son espectáculos peligrosos.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Para este tipo de fotografías me gusta mucho la Canon 5D Mark IV, es muy cómodo para este deporte de alta velocidad.

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Realmente soy biciusuaria me transporto en bici por la ciudad. La verdad no tengo noción de cómo se sentirá una experiencia de una competencia y por eso captó mi atención. Espero pronto entrenar y estar allí.

Foto: Marian Palacios

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Siento gran admiración por todos los ciclistas colombianos, duele la pregunta, pero si tuviera que elegir mi favorito elegiría a Egan Bernal.

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Me encantaría ir alguna vez a competencias de alto rendimiento como el Tour de Francia o Giro d’Italia, sería muy feliz la verdad, hay muchas cosas, el ciclismo es muy versátil, en competencias tipo crit me gustaría ir al Red Hook Crit, Rad Race y Mission Crit.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o fotógrafos de ciclismo que admire.
Me gustan mucho @cyclingimages y @paulineballet. Son dos referentes que he utilizado, hacen un excelente trabajo.

  • Sigue a Marian en su cuenta de Instagram por acá


Santiago Múnera • @munerix
 

Foto: Santiago Múnera

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? Háblenos un poco de su interés y su trayectoria.
Participé en un mundial de ciclomontañismo en 1997 y, mientras cerraban la pista para los junior y los élite entrenaban, me dediqué a recorrer la pista, a verlos entrenar y a tomar fotos. ¡Llegué del viaje con más de quince rollos para revelar! Eso era una exageración en la época.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Eso es imposible de responder después de más de 50.000 fotos registradas en carreras y eventos. Mi foto favorita es una llegada del Tour Colombia en el circuito urbano en Medellín. Es especial porque llegué tarde después de recorrer todo el circuito buscando diferentes ángulos. En muy poco tiempo, sin poder analizar bien, solo se me ocurrió subirme a las gradas del VIP y, sin permiso, me trepé en las barandas, casi que intuitivamente cuadré la luz de la cámara y por el más mínimo espacio logre hacer un barrido de la entrada de Bob Jungels en la multitud. ¡Fue especial! Tenía la idea de la foto en la cabeza hace tiempo y, sin pensarlo, solo con esa idea sembrada, el subconsciente en el instante me mandó a esa tribuna y logré la foto.

Foto: Santiago Múnera

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo en Colombia?
Conseguir los permisos, que el staff te deje trabajar y que los policías con autonomía propia decidan que, aun estando certificado, acreditado y con chaleco, para ellos no es prudente y no te dejen acceder a los puntos o espacios donde quieres estar. No quiero imaginarme cómo será hoy, y confieso que ni siquiera quiero ir a trabajar con las nuevas regulaciones burbuja del covid.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Trabajo feliz con mi Nikon D750. Si pudiera cambiar, trabajaría con una Sony A9: más disparos por segundos, más rápido el enfoque y, sobre todo, poder trabajar con el visor sin perder la habilidad del enfoque.

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
¡Sí! Monto cada vez que puedo, al menos tres veces por semana. A veces hasta siete en ruta. Por ahora no tengo MTB, la vendí y no he comprado la nueva, pero está en negociaciones. Rutas: ¡salir de Medellín hacia cualquier pueblo! Ojalá más de 100 kilómetros, menos de 150, tampoco reventarme. Mi favorita es Angelópolis. La más frecuente: entre semana, Palmas. Por eso me fui a vivir a diez metros de donde empieza el puerto.

Foto: Santiago Múnera

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Santiago Botero. Empecé a competir en MTB cuando él era el campeón élite. Tuve la oportunidad de ver el crecimiento de su carrera y fue mucho lo que logró sin tener las oportunidades que tienen los ciclistas de hoy, en cuanto a la confianza que les depositan los equipos. Además es el único campeón mundial en una prueba de ruta contrarreloj élite y lo hizo por Colombia, no por un equipo europeo.

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
¡París-Roubaix, ojalá lloviendo! Es un poco sádico, pero ese sabor que tienen esas fotos en medio del barro me recuerda a la etapa del Tour de Francia en el 2014.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o nombres destacados de fotografía ciclística que la inspiren.
Estas dos: @cyclingimages y @thebreakaway.co.

  • Sigue a Santiago en su cuenta de Instagram por acá


Mateo Rueda • @mateorueda
 

Foto: Mateo Rueda

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? Háblenos un poco de su interés y su trayectoria.
Empecé en el 2015, gracias a un amigo cercano, Jose Pacheco. Yo ya llevaba un año largo metido en el ciclismo y tomando fotos de otras cosas, pero él me invitó a tomar fotos un día. Ahí fue el clic y ahí arrancó la cosa. 

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Tengo varias, pero creo que una que llevo presente es esta. Cogí a Sergio Henao después de caerse en los campeonatos nacionales del 2017. La foto es muy emotiva para mí por la bandera, las heridas de Sergio, cómo se coronó campeón, mejor dicho, venía de perder la presea dorada olímpica por una caída y esta fue su redención. Esta foto también marca un antes y un después en mi carrera: siento que desde ahí la cosa ya tenía más forma. 

Foto: Mateo Rueda

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
Hay varias cosas jodidas. Yo creo que en términos operativos, hay muchas. Conseguir clientes en Colombia a mí, en lo personal se me ha dificultado mucho. Tengo la fortuna de trabajar con una agencia extranjera hace ya tres años, pero siempre he tenido esa espina, no sé qué será. Aparte de eso, bueno, las veces que he ido a tomar fotos en eventos nacionales, siempre ha sido autogestionado, nunca a través de un medio o una agencia. Es físico amor al deporte, a sacar del bolsillo para sostenerse allá y documentar lo que uno sueña y vive a diario. Me sueño cubriendo el ciclismo nacional como algunos colegas que tienen la fortuna de trabajar con equipos o medios de acá.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Mi cámara predilecta es y será la que tenga a la mano. Yo trabajo con todo. Claro que para una sesión comercial no voy a llevar el celular y ya, pero usualmente, cuando monto en el día a día, el celular siempre está en el bolsillo de la jersey. A veces también cargo la GoPro o una cámara compacta que tengo. Para lo comercial sí tengo la maquinaria pesada en casa. 

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Definitivamente Patios, el alto bogotano por excelencia. Es la salida a la sabana del departamento, un alto que por más que lo he conquistado cientos de veces, nunca es fácil. Sin embargo, mi ruta favorita es La Cuchilla, en Guasca. Es una vaina demasiado fuerte, sobrecoge. Disfruto mucho subirla y también cubrir eventos allá; por fortuna, he podido hacerlo en varias carreras. 

Foto: Mateo Rueda

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Sin discusiones mi favorito es Winner Anacona. Es un áspero, un gregario de lujo, en el ciclismo profesional muy pocos brillan y ganan. La mayoría deben conformarse con cumplir la tarea del día y hacer brillar a otros. Siento esa cercanía indirecta con Winner: cuando está detrás del lente uno está haciendo brillar al que está ahí en frente. 

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Yo creo que todos soñamos con el Tour. Seguramente algunos de esta lista ya tuvieron el honor de haberlo hecho. Yo me sueño con alguna de las tres grandes, eso dice mi hoja de vida al final. Gracias a la vida y a estar en el momento correcto y con la preparación correcta ya pude tachar una clásica importante dentro de las cosas que quería cubrir, en Holanda. Pero ahí está pendiente alguna de las tres grandes.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o fotógrafos de ciclismo que admire.
A ojo cerrado recomiendo a mi pana, Cris (@inkdustrial). Cris, aparte de darse parejo conmigo comiendo, fue un fichaje necesario para la agencia en la que trabajo, tiene naturalidad en sus fotos, ama esta vaina más que yo y eso se nota en sus fotos. Recomendadísima su cuenta. Y bueno, un referente clave para mí en todos los proyectos que me sueño y hago es Tornati.cc (@tornati_cc).

  • Sigue a Mateo en su cuenta de Instagram por acá

José Álvarez • @jose.alvarezh
 

Foto: José Álvarez

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? ¿Cómo llegaste a eso?
Empecé a tomar fotos de ciclismo en 2017 en una productora de contenido digital que se llama @soycyco.cc. Todo empezó porque mi jefe tenía el reto de hacer el Alto de Letras. Ahí tuve la oportunidad de documentar todo su proceso, sus entrenamientos y también de vivir el ciclismo nacional muy a fondo.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
De mis fotos favoritas destaco un retrato que le hice a Peter Sagan cuando vino a Barranquilla. Fue muy especial porque Sagan estaba muy corto de tiempo, cansado por el viaje y, aún con todo eso, accedió a hacer una serie de fotos con nosotros en el set. Fue muy amable con todas las personas que estábamos ahí.

Foto: José Álvarez

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
Lo más difícil de hacer fotos de ciclismo es tomar ese momento justo en el que se muestra lo duro que es este deporte: seguir los pelotones que pasan a toda velocidad. Casi no hay tiempo de reaccionar y, si vas en moto, debes aguantar hasta siete horas sentado buscando el momento perfecto para obturar.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Siempre voy con una Fujifilm XT3 y con una Canon 6D.

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Sí monto. La ruta que hago con más frecuencia para mis entrenamientos es la vuelta a la Sabana o subir Patios hasta el Alto de las Arepas.

Foto: José Álvarez

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Rigoberto Urán.

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Al Tour de Francia, sin duda.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o fotógrafos de ciclismo que admire.
Estos son mis favoritos: Jered Gruber (@jeredgruber) y Donalrey Photography (@donalrey).

  • Sigue a José en su cuenta de Instagram por acá

Andrés Felipe Cano • @pipecano_photo
 

Foto: Pipe Cano

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo?
Desde hace aproximadamente un año y medio.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Especiales tengo varias, pero diría que mi favorita es una del Bora-Hansgrohe en el Alto de Palmas. Era su primera vez en Medellín entrenando y decidieron junto con Fernando Gaviria subir el puerto. Era aproximadamente medio día y paramos en el mirador para contemplar la vista de Medellín, luego seguimos y terminando el puerto había un letrero de que había trabajos en la vía, recuerdo que la titulé “Men at work”.

Foto: Pipe Cano

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
Muchas veces es encontrar el punto donde ubicarte. Por mi estilo de fotografía trato de enfocarme mucho en el ambiente que rodea la carrera y no solo en el corredor, entonces es a veces algo más complicado. Otro punto es el estrés que se maneja cuando debes moverte dentro de la carrera.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Tengo varias. Me encantaría poder tener la Sony A9 II o la Canon EOS-1D X Mark III. Pero por el momento tengo en mente adquirir pronto la Canon R6.

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Sí, claro, practico el deporte hace unos seis años. Mi ruta predilecta es ir a Barbosa. No soy muy amante de subir, pero acá en Antioquia toca subir sí o sí.

Foto: Pipe Cano

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Admiración siento por muchos. El deporte es demasiado exigente tanto para el cuerpo como para la mente. Pero si tuviera que elegir, diría que a quien más admiro es a mi amigo Fernando Gaviria, dado que a tan corta edad ha logrado victorias increíbles y es uno de los mejores sprinters del mundo.

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Me encantaría ir a un mundial de ciclismo y también regresaría a Flandes y Roubaix las veces que se me permita. Para mí, esa es la semana más linda del ciclismo en el año.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram o fotógrafos de ciclismo que admire.
@cyclingimages y @jeredgruber para mí son mis referentes, me encanta su tipo de cómo contar historias con la fotografía deportiva.

  • Sigue a Andrés Felipe en su cuenta de Instagram por acá

Juan Felipe Rubio • @thebreakaway.co
 

Foto: Juan Felipe Rubio

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? Háblenos un poco de su interés y su trayectoria.
Comencé a tomar fotos de ciclismo hace más o menos diez años. El ciclismo ha estado presente toda mi vida. Cuando era niño, mi papá hizo parte del equipo logístico del Team Café de Colombia - Varta que estuvo en el Tour de Francia de 1984 y 1985. Eso a mí me marcó mucho: en mi casa se hablaba de ciclismo todo el tiempo en mi paso a la adolescencia. En 2009 sentí la necesidad de usar bicicleta como medio de transporte por el tráfico agobiante de Bogotá; de ahí surgió la pregunta por cuál bicicleta comprar, porque quería algo especial. Siempre he creído en lo artesanal, en el valor de la energía con la que se hacen las cosas, y por cosas del destino conocí a Tino, un constructor en Medellín a quien le encargué mi primera bicicleta. 

Le pedí que me dejara documentar todo el proceso de construcción: estuve ahí una semana en el taller. A partir de ahí se volvió un tema de interés de hacer fotos de ciclismo en todas sus disciplinas y vertientes. Empecé con ciclismo urbano, luego ya empecé a viajar. Visité Amsterdam, San Petersburgo, Tokio; en algún momento fui fotógrafo de la Selección Colombia de ciclismo en dos campeonatos mundiales de ruta UCI y he cubierto dos Tour Colombia.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Miguel Ángel López en el mundial de 2014. En ese momento era sub-23, no les fue bien, pero yo lo vi llegar al parqueadero con su compañero y me pareció una escena increíble. Se estaban abrazando en un gesto muy bonito de hermandad, fraternidad y de lo que realmente significa el ciclismo que es trabajo en equipo. Los vi, pero no tenía buen tiro. Cuando llegué a un lugar con buen tiro los cogí en ese plano de espaldas que me gustó mucho.

Foto: Juan Felipe Rubio

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
La falta de oportunidades para disparar. Se trata de estar siempre adelante del pelotón, con lo que esto implique: correr para alcanzarlo o anticiparse y esperarlo. Idealmente ir lado a lado, pero esto solo se logra en las motos de prensa a las que nunca he tenido acceso.

Al ser tan escasas las oportunidades, hay que maximizarlas y esto requiere atención, anticipación, improvisación, sangre fría y perfecto conocimiento técnico de la cámara. También hay que estar bien preparado físicamente. Es muy normal que, para lograr la imagen que me sueño, eso implique escalar montes, caminar largas distancias con el equipo al hombro y soportar lluvia o sol.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Siempre he dicho: mi cámara favorita es la que tenga en el momento en que la necesite.

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Me gusta mucho montar y montar para hacer fotos. Ahora que podemos volver a salir, le he sacado todo el jugo. En estos días, mi ruta favorita es ir al Páramo del Verjón. Es un paisaje increíble y tiene la distancia suficiente para que sea un buen ejercicio físico y la vista es hermosa. El páramo todos los días es distinto.

Foto: Juan Felipe Rubio

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Esteban Chaves. Más allá de todos sus logros, es una gran persona. Tengo la fortuna de llamarlo mi amigo, he aprendido mucho de él. Su interés en la vida es dejar un legado y lo está logrando a través de su fundación.

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Difícil elegir, pero hay dos que me encantarían: un Giro de Italia o una temporada de clásicas de primavera entre Bélgica y Holanda. Y un tercero: la temporada de ciclocross belga.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram que le tramen fotografía ciclística.
Recomiendo más de dos: Ashley Norris Gruber (@ashleygruber), Pauline Ballet (@paulineballet), Pipe Cano (@pipecano_photo), Santiago Múnera (@munerix) y Cristian Pérez (@inkdustrial).

  • Sigue a Juan Felipe en su cuenta de Instagram por acá

Miguel Borrero • @_miguelborrero
 

Foto: Miguel Borrero

¿Desde cuándo empezó a tomar fotos de ciclismo? Háblenos un poco de su interés y su trayectoria.
Hace un par de años entré como diseñador gráfico a una empresa, donde tuve la oportunidad de tomar fotos de acción —específicamente de ciclismo— y automáticamente me enamoré de este deporte.

De las fotos que ha tomado, ¿cuál es su favorita? Cuéntenos la historia: dónde es y por qué es especial para usted.
Mi foto favorita la tomé en el pasado Tour Colombia 2.1, donde se puede ver a Egan Bernal tirando del grupo, seguido por Richard Carapaz, Sergio Higuita y Julian Allaphilippe. Estar al lado de estos capos es una experiencia única.

Foto: Miguel Borrero

¿Qué es lo más jodido de hacer fotos de ciclismo?
Muchas veces debes esperar varias horas por UNA FOTO. Si no tienes paciencia esto no es lo tuyo.

¿Cuál es su cámara predilecta?
Me gusta la marca Canon.

¿Usted monta? ¿Qué ruta es la que hace con más frecuencia?
Me gusta mucho montar. La ruta que más frecuento es la subida a Palmas, acá en Medellín.

Foto: Miguel Borrero

¿Cuál es el ciclista colombiano que más admira?
Realmente los admiro a todos, es un deporte muy exigente y necesita de muchas agallas para siquiera aguantar lo que dura una competencia. La emoción es la misma cuando alguno de los colombianos logra algo importante.

Si pudiera, ¿a qué carrera del mundo se iría a hacer fotos?
Definitivamente iría al Tour de Francia. Es la carrera más importante y todos los ciclistas se preparan para esa competencia.

Recomiéndenos dos cuentas de Instagram, además de la suya, de fotografía ciclística para que los lectores sigan.
Mis dos grandes referentes: @cyclingimages y @brazodehierro.

  • Sigue a Miguel en su cuenta de Instagram por acá

Foto: Miguel Borrero