Alto contraste
Tendencias

Los mejores taxistas de Bogotá nos cuentan dónde se consigue la mejor empanada

El pasado agosto, la Alcaldía de la ciudad celebró el mes del taxista —uno de los trabajos que más ha afectado el aislamiento— y seleccionó a los 15 mejores representantes del gremio. Buscamos a tres para que nos respondieran algunas preguntas.

Tomás Tello
24 Sep 2020 8:38:38 AM

Antes de que Waze y el GPS existieran, los taxistas eran las verdaderas biblias de la ciudad. Dar con una dirección o saber huirle a un trancón era el superpoder de estos profesionales. Pero los tiempos han cambiado y, con ellos, el oficio del taxista. 

Por ejemplo, Colombia estuvo más de cinco meses con aislamiento de algún tipo durante la pandemia y, como era de esperarse, las ciudades se transformaron. Los espacios públicos se desocuparon y, sin la necesidad de tener que movilizarse a una oficina de muchos trabajadores, las calles se volvieron un paraíso sin tráfico para los pocos que las recorrían. Sin embargo, esto significó también una baja drástica en la demanda de transporte y los más afectados han sido los taxistas. 

También te puede interesar: Sube las ‘Escaleras Futuras’, la nueva exposición de la Galería Santa Fe.

En declaraciones recogidas por RCN, el gerente general de Tax Express calculó a finales de agosto que el gremio había reducido sus ingresos en 50%. Es más, para Hugo Ospina, presidente de la Asociación de Propietarios y Conductores de Taxi, la demanda de pasajeros se pudo haber reducido en un 80%

Pero a pesar de la baja en el camello y que, en razón de su oficio, están en mayor riesgo de contagio, los taxistas son los recovequeros y conocedores de las ciudades por excelencia. Sus conocimientos en calles, lugares y personas es incuestionable. Algunos, como Jairo Alfonso Orjuela, quien lleva la bobada de 40 años trabajando en un amarillo, han afilado sus sentidos hasta para hacer perfiles psicológicos express. 

“Cuando le sacan la mano usted está analizando al pasajero de pies a cabeza. Eso es en cuestión de segundos. Si le ve algo extraño pues sigue. Algo le dice a uno que no”, explica Orjuela.

Para reconocer este y otros talentos, la Alcaldía de Bogotá celebró en agosto el mes del taxista y escogió a los 15 mejores conductores de entre los más de 90.000 que hay en la ciudad. Buscamos a tres de ellos y les pedimos que nos respondieran un mismo cuestionario. Esto nos contaron. 

Sandra Caterina Rangel

¿Cuál cree que es el principal rasgo de su carácter?

La alegría.

¿Desde hace cuánto maneja taxi?

Desde hace 10 años.

¿Por qué comenzó a manejar?

Por probar otra alternativa de trabajo.

¿Qué es lo mejor de ser taxista?

La interacción con el usuario y poder conocer lugares y cosas que no sabía que existían.

¿Y lo más difícil?

Lo más difícil es el tema de inseguridad y tener que enfrentar el trancón. Aunque es parte de la rutina no deja de ser agotador.

¿Cuál cree que es su principal defecto?
¿Por qué cree que fue seleccionado como uno de los mejores taxistas de Bogotá?

Supongo que por haber tratado de hacer las cosas bien y realizando todos los cursos que han exigido. No debo comparendos, nunca he tenido accidentes y trato de prestar un buen servicio, por lo mismo nunca he tenido quejas por mi servicio.

¿Qué se necesita para ser un buen taxista?

Pienso que hay mucha gente que merece el reconocimiento por prestar un excelente servicio, es cuestión de querer hacer las cosas bien. No es tan difícil.

¿Usa aplicaciones o se conoce la ciudad de memoria? 

-Sí uso aplicaciones y conozco una muy buena parte de la ciudad. La única zona de Bogotá que me da guerra es Suba, para mí es muy complicado.

Regálenos un tip para andar por Bogotá.

Pará andar por Bogotá hay que subirse a un Taxi y, en la calle, tener cuidado con la seguridad. 

¿Por qué cree que la percepción de los taxistas es tan regular?

Tristemente hay muchas personas que han hecho una mala labor y sacrifican la imagen de muchos que sí tienen un buen desempeño. Creo que las empresas deberían participar más en el tema de contratos a conductores, pues los carros siempre llevan el nombre de una de estas. 

¿Qué lugar de Bogotá le gusta pero no es tan conocido?

El Parque Virgilio Barco. 

¿Qué música le gusta?

Me gusta casi toda la música, soy muy romántica, pero me gustan los vallenatos viejitos, el Bolero, la Balada. 

¿Qué emisoras escucha?

Tengo varias emisoras en mi dial, pero la que más escucho es Olímpica Estéreo. 

¿Qué le ha tocado aguantar?

Muchas cosas, pero la estupidez humana a veces se pasa. Hace como dos años un usuario me trató muy mal, me tiró el cabello. Lo lleve al CAI de Nicolás de Federman y al bajarme me tiró un puño a la cara, todo porque estaba drogado.

¿Qué no se aguanta por nada?

Una agresión física.

¿A quién admira?

A las mujeres que son madres solteras y desempeñan este oficio. Me quito el sombrero.

¿Las aplicaciones han cambiado mucho el oficio de los taxistas?

Las aplicaciones ilegales sí, el trabajo se daño un 50%.

¿Dónde se consigue la mejor empanada o tinto de Bogotá?

La mejor empanada en Kenedy, y el mejor tinto lo vende Yeraldin en la fila del Terminal Salitre.

¿Algún lugar al que no le gusta ir?

Me gusta mi ciudad. Suba me toma el pelo pero igual voy a todas partes. 

¿Qué calles hay que evitar?

Por trancón, la avenida Ciudad de Cali y las Américas. Por seguridad, La avenida Ciudad de Cali con 38 Sur.

Como taxista, ¿qué ha sido lo más increíble que le ha pasado?

He podido ayudar a mucha gente, he salvado vidas, tengo muy buenos amigos que he conocido en el taxi como usuarios y compañeros.

Euclides Castro Guerrero

¿Cuál cree que es el principal rasgo de su carácter?

El compromiso con el trabajo.

¿Desde hace cuánto maneja taxi?

Desde hace 14 años.

¿Qué es lo más difícil de ser taxista?

Lo mas difícil son los trancones de la ciudad y el genio de las personas.

¿Cuál cree que es su principal defecto?

Mi principal defecto es dejarme estresar por los trancones de la ciudad.

¿Por qué cree que fue seleccionado como uno de los mejores taxistas de Bogotá?

Creo por desempeñarme muy bien en mi trabajo y prestar un buen servicio a la comunidad.

¿Qué se necesita para ser un buen taxista?

Se necesita tener una buena presentación personal y tener en muy buen estado de limpieza mi vehículo.

¿Usa aplicaciones o se conoce la ciudad de memoria? 

Conozco la ciudad perfectamente, pero también uso las aplicaciones porque eso ayuda a un mejor desempeño del trabajo.

Regálenos un tip para andar por Bogotá.

Para andar en Bogotá debo estar en total disposición para trabajar y por atender bien a los pasajeros.

¿Por qué cree que la percepción de los taxistas es tan regular?

Es por algunos de mis colegas que no les gusta trabajar como debe ser. Si uno sale a trabajar es para dónde salga el servicio, no para dónde uno quiera como conductor.

¿Qué música le gusta?

Me gusta cualquier clase de música pero trato de no incomodar a mis pasajeros con lo que escucho.

¿Qué emisoras escucha?

Generalmente escucho tropical, pero también hay otras emisora que me gustan.

¿Qué le ha tocado aguantar?

Insultos y la mala educación de algunas personas.

¿Qué no se aguanta por nada?

En este ofició toca ser tolerante con las personas y si ya se pasan de irrespeto es preferible terminar el servicio para no pasar las cosas a mayores.

¿A quién admira?

Admiro a Pelé por ser una persona muy educada y pulcra.

¿Dónde se consigue la mejor empanada o tinto de Bogotá?

No soy de mucha empanada y aparte de eso poco me gusta comer en la calle.

¿Algún lugar al que no le gusta ir?

Pues si salgo a trabajar en ese momento no hay lugar que no me guste ,voy a dónde el cliente requiera el servicio.

¿Qué calles hay que evitar?

Depende de la hora, pero si toca transitar y el cliente lo requiere, no hay calle que no quiera transitar.

Como taxista, ¿qué ha sido lo más increíble que le ha pasado?

Que me roben la carrera o que roben al pasajero, de pronto, en un trancón y no poder hacer nada.

 

Jairo Alfonso Orjuela Medina

¿Cuál cree que es el principal rasgo de su carácter?

La paciencia.

¿Desde hace cuánto maneja taxi?

Llevo 40 años manejando taxi.

¿Por qué comenzó a manejar?

Comencé porque conocía la ciudad. De chino era mensajero en bus y tenía que ir de extremo a extremo de Bogotá en bus. Un amigo me preguntó que sí quería trabajar en taxi y le dije que claro. Pero no le dije que no tenía pase.

¿Qué es lo mejor de ser taxista?

Años atrás era que se veía la platica. Se podía ahorrar. Antes también se podía hablar más con la gente y uno hasta tenía sus clientes. 

¿Y lo más difícil?

Lidiar con el público. Lleva uno gente de toda clase. Toca saberlos capotear a todos.

¿Cuál cree que es su principal defecto?

Hace tiempo que no me controlaba porque era muy explosivo.

¿Por qué cree que fue seleccionado como uno de los mejores taxistas de Bogotá?

Cumplo las normas de tránsito y se respeta al pasajero sea lo que sea. Así mismo lo respetan a uno.

¿Qué se necesita para ser un buen taxista?

Ser más educado con la gente, porque en esto hay mucha gaminería. ¿Lo peor? Que es la gente mayor. En los cursos que nos dictan cada nada, usted va y no... un desorden, una gaminería…

¿Usa aplicaciones o se conoce la ciudad de memoria? 

Yo no sé manejar el celular bien. A veces pongo el waze para ir a recoger a mi nieta y ella me dice: "Abuelito, ¿pa qué pones eso? Si tu ya conoces todo".

Regálenos un tip para andar por Bogotá.

El mejor consejo para andar en Bogotá, por cualquier vía, es: mucha paciencia.No hay más que hacer porque por donde salga llega a un nudo.

¿Por qué cree que la percepción de los taxistas es tan regular?

Porque hay gente que no está concentrada en su trabajo. Hay unos que quieren coger un sector y creen que porque están con el carro pueden jugar con el pasajero.

¿Qué lugar de Bogotá le gusta pero no es tan conocido?

A mí me gusta, sobre todo, desde el sur hasta el norte, tratando de coger el centro, de la circunvalar pa abajo.

¿Qué música le gusta?

La ranchera, los boleros, los tangos. Toda esa vaina. La música viejita.

¿Qué emisoras escucha?

Lo que más coloco casi siempre es las noticias, Caracol. De música pongo Radio Uno un rato.

¿Qué le ha tocado aguantar?

Llevar personas bien tomadas y que no se bajan, que se quedan dormidas. Y qué problema tener uno que lidiarlos.

¿Qué no se aguanta por nada?

Que me vomiten el carro. Hasta una rayada uno se la aguanta, pero eso...

¿A quién admira?

Gente discapacitada que es verraca pa salir adelante.

¿Las aplicaciones han cambiado mucho el oficio de los taxistas?

Eso cambió totalmente todo. Por eso nos acabaron. Prácticamente se formó la piratería y ahí nos acabaron. Ante eso ¿quién hace algo? Nadie.

¿Dónde se consigue la mejor empanada o tinto de Bogotá?

En varias partes. Hoy en día en todo lado venden empanadas y tinto. Yo tenía un sitio en Kennedy, frente al hospital, le decíamos todos 'El chavito' y vendía tremendas empanadas y tintico. 

Había otro, el primer sitio al que llegué a comer empanada y tomar tinto. Era en la 23 con 6, al frente del teatro. Ahí iban los de la televisión y todo eso a media noche a comer empanadita.

En la 80 abajo de la Boyacá había una señora que tenía un tintiadero que tenía una estufa de carbón ahí mismo y tenía las ollas y uno iba a tomar tintico caliente.

¿Algún lugar al que no le gusta ir?

Por la 180 al norte. Allá es fácil llegar, pero para salir es un camello. Yo les digo "vamos es como para Cúcuta".

¿Qué calles hay que evitar?

Casi siempre las principales, por todo lado. La Avenida 30, que se supone debería ser una de las que rinde más, es una de las peores ahora. Aunque ahora no hay hora pico, es todo el día pico.

Como taxista, ¿qué ha sido lo más increíble que le ha pasado? 

Hay harta cosa. Un día venía por el sur, por la Candelaria. Iba detrás de otro taxi y cómo le parece que, andando, botaron a una persona. Cuando se paró el hombre me dice: "sigámolo que me acaban de robar el carro". "Súbase", le digo. Me dice que llevan unas armas pero que le haga. "Usted es que es geuvon? Qué vamos a seguir. Venga que el CAI está aquí".

Me fui pal CAI y ahí quedó el hombre, pero bravo conmigo porque no seguí al carro.

Otra. Recogí a una señora en el norte y que la llevara a Muzú. Cuando veníamos llegando me dijo: es que mi marido me está esperando y le va a preguntar de dónde vengo. ¿Usted le puede decir que me recogió en otra parte? Lo que pasa es que él se esconde entre unas matas.

Y cuando me pagó, el hombre efectivamente salió detrás de unas matas y me preguntó. Ahí le ayudé.

Otra. Una señora se subió con un niño y la llevé por Puente Aranda y me fue a pagar con un billete grande y no tenía sencillo. Se fue a cambiarlo y me dejó al niño dentro del carro.Un bebé. Pero la tienda a la que había entrado tenía dos salidas y algo me dijo que era sospechoso. Me bajé cuando entró a la tienda y vi que ya iba a salir por la otra puerta. Me iba a dejar el niño en el carro.

 


Encuéntranos en redes sociales como @CanalTreceCo: FacebookTwitter e Instagram para conectarte con la música, las regiones y la cultura.