Alto contraste
Cultura

Feminismo en calzones: la jugada de ‘El Manifiesto del Brasier y Solo Cuco’

La idea del manifiesto es domesticar la calle y crear, puntada a puntada, espacios para el diálogo y el arte. En 2021 regresa recargado.

Tomás Tello Monroy
05 Mar 2021 10:09:09 AM

Muestra en la calle 22 con Carrera Séptima, 2020. Portada de @creacionesvargas.

¿Yo cómo voy a colgar un cuco y un brasier acá, con los comensales?”, le preguntó el dueño del restaurante La Normanda a Lorenza Vargas.

- Pero es que esa es la idea: generar un diálogo con la exposición-, respondió. 

Lo que quería Lorenza era ubicar la exposición del ‘Manifiesto del Brasier y Solo Cuco’ del 2019 donde comía la gente, pero esa pelea no la pudo ganar. Sin embargo, al año siguiente consiguió otro tipo de victoria: convenció a un par de meseras del restaurante de escaparse muy rápido y pegarle una ojeada a la exposición

Te puede interesar: Menstruación a la moda: la estrategia de Diana Sierra para educar sobre el periodo.

Programación del manifiesto 2021. Elustración de María Alejandra Fajardo @Chiclenelpelo.

“Una de ellas fue, leyó unas historias y se conmovió un montón. Nos contó que ser mujer era muy duro y que tenía una conocida que había muerto con una historia similar”, recuerda Lorenza Vargas, gestora contra cultural y organizadora del ‘Manifiesto del Brasier y Solo Cuco’. “Ese tipo de reacciones son fuertes pero responden a un tema muy delicado y justamente poder verlas y generar ese tipo de diálogos con cualquier persona es gratificante”, añade.

El Manifiesto nació en marzo de 2017 como una explosión causada por las ganas de reencontrarse entre mujeres, de conmemorar -no celebrar- el día de la mujer. "Realmente no queremos que nos feliciten por todo lo que ha pasado para llegar a este día. Los sacrificios y las luchas tienen consecuencias”

Muestra colectiva, noviembre 2020. Foto de @creacionesvargas.

A esta conclusión llegó Vargas inspirada por la obra de María Montoya, a quien conoció por 'Miércoles de Chicas' y quien se convertiría en la priemra profesora de bordado del Manifiesto. 

Miércoles de Chicas es de donde nace todo. Es una plataforma de creación itinerante que ha viajado por Bogotá, donde hacemos laboratorios de creación colectiva, muestras de arte, publicaciones y hasta un par de conversatorios”, explica Vargas. Fue en uno de los laboratorios de creación donde nació la idea del Manifiesto que, aunque empezó como un experimento artístico para explorar el bordado, ha ido sumando más acciones con los años

Muestra colectiva en el Park Way, 2020. Foto de @chismusas.

En 2018, por ejemplo, el Manifiesto se hizo en Casas Trescruces por el aforo y en 2019 fue la primera muestra colectiva. Para 2020, el evento fue internacional y los brasieres y cucos bordados se fueron desde Antofagasta en Chile, hasta en Montreal en Canadá. Pero siempre apropiando el espacio público

Esto es, en gran medida, lo que siempre le ha gustado hacer a Vargas: desacralizar la exposición artística y hacerla popular. “Es lo que a mí siempre me ha gustado hacer: sacar el arte de las galerías y poder llevarlo a la gente que no tiene ni idea que puede ir a un museo o a una galería gratis”.

Jardín Botánico, 2020. Foto de @ricardoleonjatem.

“Por eso el objetivo principal de Ardidas (el colectivo de mujeres que conforma Miércoles de Chicas) es hacer acciones en el espacio público: tomarnos la calle para reivindicar y reapropiar el espacio. Además de enviar un mensaje, porque la calle es muy hostil para nosotras”. La calle y los espacios privados, porque el machismo es un mal social que sistematiza y normaliza la violencia contra las mujéres. Y que sirva el siguiente dato como prueba: de acuerdo con el Observatorio Feminicidios Colombia, en 2020 hubo 630 feminicidios

 

Así, justo antes del confinamiento por la pandemia del nuevo coronavirus, el parche de Ardidas invitó a tomarse los parques o plazas de Bogotá para hacer un multipicnic en simultáneo el 7 de marzo. Varias de las profesoras ardidas de bordado escogieron un espacio público de la capital y, además, hicieron piezas publicitarias para llamar a colectivas fuera de esta ciudad, aunque llegaron mucho más lejos.

Jardín Botánico, 2020. Foto de @ricardoleonjatem.

Además de ciudades internacionales, el multipicnic se tomó parques y espacios de Cali, Tabio, Cundinamarca y Medellín en Antioquia, por lo en 2020 el Manifiesto tuvo su versión más grande hasta ahora.

“Como el bordado está tan en auge acá en la ciudad, y creo que en el mundo, pensé que tenía mucho potencial. Pero este oficio siempre se ha ligado a la mujer y lo doméstico. Mientras el hombre salía a hacer sus guerras afuera, las mujeres se quedaban bordando y cosiendo los trajes. Además el bordado ha servido como herramienta para contar historias”. Tan antiguo como la Diosa Atena, a quien los griegos asociaban este arte y hay registros históricos que dan cuenta de que el arte del bordado se practicaba en China durante el periodo de los Reinos Combatientes, entre los Siglos V a III A.C. 

Muestra colectiva, noviembre 2020. Foto de @creacionesvargas.

Aún así y a pesar de su antigüedad, el prestigio que tienen otras artes no lo recibe esta técnica. “Y así como a las mujeres nos han dejado en la periferia de la historia, al bordado también. Entonces, la acción de salir de la casa a la calle y además a bordar ropa interior, ya está rompiendo un montón de prejuicios”, explica Vargas.

Lorenza destaca que todos estos proyectos son producto de los talentos y saberes de muchas personas y que allí radica buena parte de su fuerza. “Siento que lo colectivo es mucho más poderoso porque ahí nos damos cuenta que somos muchas personas sintiendo y pensando lo mismo y que lo podemos comunicar de diferentes formas, porque estamos en el mismo lugar en el mundo”.

Muestra colectiva, noviembre 2020. Foto de @creacionesvargas.

Desde ese lugar en el mundo, el año pasado parcharon para bordar y contar los feminicidios. Este año van a hablar de mujeres históricas colombianas vivas, muertas, famosas, no famosas, empoderadas, dueñas de sí mismas, tenaces…

"Lo que he aprendido con El Manifiesto es que estamos aprendiendo a dejar de competir entre mujeres. Reunir a todas estas profes, que además enseñan lo mismo, cada una obviamente tiene su metodología, y verlas unidas sin ningún tipo de rivalidad, me hace creer a mí que sí podemos cambiar el chip. Apostarle a eso y poder verlo es muy chevere. Va a ser un trabajo muy largo, pero sí se puede de a poquito". Porque aquí lo que se está tejiendo no son solo cucos, sino nuevos significados de lo que significa ser mujer, puntada a puntada.  

¿Quieres conocer más de Miércoles de Chicas o el Manifiesto? Píllalas por Facebook o Instagram.


Encuéntranos en redes sociales como @CanalTreceCo: FacebookTwitter e Instagram para conectarte con la música, las regiones y la cultura.