Alto contraste
Cultura

Un pedacito de Colombia al Parque

Colombia al Parque 2019 se celebró del 29 de agosto al 1 de septiembre, en el Parque Simón Bolívar. Nos dimos una vuelta por allá. Acá les contamos con qué nos encontramos.

Nátaly Londoño Laura
09 Sep 2019 12:48:48 AM

Foto: Pixabay

Siempre me ha gustado escribir sobre las cosas que percibo, aunque a veces, no percibo nada. Eso me pasó en Colombia al Parque. Aunque, bueno, no es que no lo hubiera percibido desde mi yo íntimo, es que no lo percibí desde mi yo social: no fue un evento del que escuchara hablar en las emisoras o en los periódicos. Lo escuché en la boca de personajes que, para ustedes, queridos lectores, no tienen ningún significado: Laura, Andrés, Anderson.

Y claro, se los escuché a ellos porque trabajamos juntos en un medio de comunicación que se interesa por los festivales al parque que suceden en Bogotá —Bogotá, ¡ay!, esa ciudad que a veces también me talla, me punza, me corta en pedacitos—.

Laura me dijo varias veces: Es el festival más lindo de todos y al que más me gusta ir. Sofía, después de escucharme decir que iba para allá, me respondió: ¿Eso qué es?. Andrés me comentó, cuando le conté que la asistecia del público tendía a la baja: Es que no hubo la suficiente promoción. Pero a veces, estoy muy convencida de ello, es que esta ciudad es algo sorda y ciega:

Sábado. El cielo del Parque Simón Bolívar está liviano y lechoso y sin embargo el frío es indolente con todos lo que acá estamos, por eso lo más sano es reunirnos todos adelante, lo más cerca de la tarima que se pueda, aunque las humaradas de Piel Roja y marihuana envuelvan a la gente que baila como si fueran sombras de otro mundo, y te hagan toser, si sos asmática.

Y no importa la tos y el humo dentro de los pulmones porque te das cuenta que de eso se tratan estos espacios de ciudad: de muchas personas fumando y bailando al ritmo de Chontadelia, The garifuna collective, Michi Sarmiento y su combo bravo, y Malalma, entre amigos.

De amigos que mientras se mueven de un sitio a otro se encuentran y se parchan a hablar de la vida o del trabajo o de las cosas que pasan intempestivamente en este país, o de los novios que se besan, de los que solo van a escuchar, de los que se contagian con el ritmo y se transforman, de los que aporvechan para surtirsen de los pines o de los stickers que se encuentran en la zona de Emprendimientos, de vivir la música como si fura de todos, porque es de todos. 

¿Ya conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Comentarios (0)