Alto contraste
Cultura

¿Quién es el verdadero culpable?

Las estatuas de San Agustín han sido concebidas como objeto de estudio para los hombres de ciencia, pero también como la representación cultural más preciada para los pueblos indígenas.

Reportera Y
Camilo Ramírez
30 Abr 2022 9:16:16 AM

Continuando con la búsqueda de nuevos indicios, se has destacado en los últimos días un hecho que al parecer ha sido evidente durante siglos, pero del que nadie habla. Se trata de la concepción de las estatuas, que para los indígenas y lugareños representan no solo parte de su patrimonio, sino la huella misma de su cosmovisión, una mirada que sin lugar a dudas va en contravía de las concepciones occidentales. 

Un ejemplo de ello es que entre los primeros registros del patrimonio arqueológico de San Agustín, se encuentran los realizados por personajes como Fray Juan de Santa Gertrudis, un misionero Franciscano nacido en Palma de Mallorca quien, en tiempos posteriores a la llegada de los españoles, al descubrir algunas de las primeras estatuas las describió como obras del maligno: “tres obispos de medio cuerpo hasta la rodilla de piedra con su mitra, y la mitra alrededor con un galán labrado y en medio de las mitras de un lado y de otro un engaste en donde estarían tal vez engastadas algunas piedras preciosas como esmeraldas y amatistas”. Luego José María Espinosa pintor y patriota, otro visitante ilustre, al ver las figuras se indignó porque estaban desnudas y las consideró un atentado a la moral. 

Lo anterior es solo un ejemplo de muchos, que devela la relevancia histórica que han tenidos las estatuas, por un lado, concebidas como objeto de estudio para los hombres de ciencia y por el otro como la representación cultural más preciada para los pueblos indígenas. 

Lamentablemente esta lucha se encuentra aún vigente, pues como sucedió hace algunos días, uno de los líderes indígenas fue incriminado injustamente en el robo de una de las estatuas, hecho que se desmintió al descubrir que el responsable de este saqueo sería un miembro de la fuerza pública. 

A este punto lo que está en juego es la libertad de un hombre inocente y la necesidad de poner frente a la justicia a quienes debido a sus intereses personales ponen en riesgo el patrimonio y legado histórico de San Agustín. 

 

Natalia Bastidas, Reportera Y. 

Lee también: