Alto contraste
Cultura

Poesía para el agua

En el Día Mundial del Agua celebramos con cinco poemas que han sido escritos como homenaje al agua en todas sus formas.

Lala Ocampo
22 Mar 2018 3:20:20 PM

Somos conscientes de la importancia que tiene el agua como un elemento dador de vida, fundamental para la existencia de todos los organismos vivos en este planeta y por eso en este Día Mundial del Agua nos sumamos a la celebración. Los seres humanos hemos encontrado pasión en cientos de cosas pequeñas y al final del día son esas cosas las que le han dado sentido a nuestra permanencia en este lugar.

Al agua le hemos rendido homenaje desde tiempos inmemoriales, rituales indígenas, cánticos celtas, alabanzas en todos los idiomas, y por eso hoy compartimos con ustedes cinco poemas que han sido historia en la celebración del agua en todas sus formas.

'Agua' - Gabriela Mistral (fragmento)

Quiero volver a tierras niñas; 
llévenme a un blando país de aguas. 
En grandes pastos envejezca 
y haga al río fábula y fábula. 
Tenga una fuente por mi madre 
y en la siesta salga a buscarla, 
y en jarras baje de una peña 
un agua dulce, aguda y áspera. 

Me venza y pare los alientos 
el agua acérrima y helada. 
¡Rompa mi vaso y al beberla 
me vuelva niñas las entrañas!

Edición: Jessica Ballesteros- Canal Trece

'Agua ¿a dónde vas?' - Federico Garcia Lorca

Agua, ¿dónde vas? 
Riyendo voy por el río
a las orillas del mar. 

Mar, ¿adónde vas? 
Río arriba voy buscando
fuente donde descansar. 

Chopo, y tú ¿qué harás? 
No quiero decirte nada. 
Yo..., ¡temblar! 

¿Qué deseo, qué no deseo, 
por el río y por la mar? 

(Cuatro pájaros sin rumbo
en el alto chopo están.)

'Llueve en silencio, que esta lluvia es muda' – Fernando Pessoa

Llueve en silencio, que esta lluvia es muda
y no hace ruido sino con sosiego.
El cielo duerme. Cuando el alma es viuda
de algo que ignora, el sentimiento es ciego.
Llueve. De mí (de este que soy) reniego...

Tan dulce es esta lluvia de escuchar
(no parece de nubes) que parece
que no es lluvia, mas sólo un susurrar
que a sí mismo se olvida cuando crece.
Llueve. Nada apetece...

No pasa el viento, cielo no hay que sienta.
Llueve lejana e indistintamente,
como una cosa cierta que nos mienta,
como un deseo grande que nos miente.
Llueve. Nada en mí siente...

Nocturno Mar - Xavier Villaurrutia

Mar sin viento ni cielo,
sin olas, desolado,
nocturno mar sin espuma en los labios,
nocturno mar sin cólera, conforme
con lamer las paredes que lo mantienen preso
y esclavo que no rompe sus riberas
y ciego que no busca la luz que le robaron
y amante que no quiere sino su desamor.

Monumento al mar - Vicente Huidobro

Este es el mar que se despierta como el llanto de un niño.
El mar abriendo los ojos y buscando el sol con sus
pequeñas manos temblorosas.
El mar empujando las olas,
sus olas que barajan los destinos.

Comentarios (0)