Alto contraste
Música

'Hojarasca', el nuevo proyecto de Luca Bocci, lanza su primer disco

'Hojarasca' es un disco intimista, rendido por igual ante la experimentación, las melodías pop y las letras fantasmales. Poesía orgánica, automática y pasajera es la impronta innegable de todo lo que pasa por la voz de Bocci.

Astrid Ávila
14 Jun 2018 10:48:48 AM

Mendoza, ciudad del norte argentino, ha sido, desde el 2014, uno de los nuevos epicentros del rock del sur, volviéndose la cuna de proyectos como 'Perras on the beach', 'Usted señálemelo', 'Mi amigo invencible', 'Alicia', 'Las cosas que pasan', 'Bándalos chinos' y un puñado más de proyectos que señalan el rejuvenecimiento de un rock que parecía sepultado bajo los grandes ídolos de un pasado musical majestuoso.

Argentina fue el lugar adonde varias generaciones miraron con anhelo unas décadas atrás. Discos como Vida, Artaud, Candiles, Almendra, Del 63, Muerte en la catedral, Películas, Peperina, Clics modernos o Peluson of milk, tan disímiles por abarcar desde el folk hasta el rock progresivo y el jazz, y a la vez tan unidos por una misma historia y una misma identidad, fueron el faro para músicos y adolescentes que encontramos en sus surcos las respuestas a esa mezcla de hastío y rebeldía.

Con todo y lo antipáticas que pueden resultar las comparaciones, es inevitable pensar que en el primer disco de Luca Bocci, 'Ahora', grabado artesanalmente y subido a YouTube en 2017, conviven las búsquedas existenciales de Luis Alberto Spinetta y el desparpajo sincero de Charly García. Lo emocionante del asunto es que Bocci, vocero joven de una nueva generación de músicos alternativos, reinventa sus influencias con destreza, casi burlándose de sus antecesores y a la vez perfectamente consciente de su grandeza. Esta dualidad es la que le da ese halo de resolución, materia prima de letras recias, llenas de poesía y de simplicidad.

Valga resaltar el ímpetu de Bocci, quien no se dejó seducir por la repentina fama que le representó 'Ahora', y entonces decidió trabajar en colectivo, volver a tocar con sus bandas y grabar junto a cinco amigos el disco homónimo de 'Hojarasca'  entre agosto de 2017 y enero de 2018, que vio la luz el pasado 8 de junio. Los sutiles golpes del xilófono en contraste con los del cello y las melodías del violín, los ocasionales vientos que recuerdan esos primeros años de Charly, las guitarras a veces progresivas y a veces arpegiadas, la voz inconfundible de Bocci y el contrapeso de la voz de Gregorio Cruz hacen de 'Hojarasca' un disco intimista, rendido por igual ante la experimentación, las melodías pop y las letras fantasmales.

En la minimalista 'Desprender' brota una voz alienígena y desgarrada que remite al disco 'Pescado 2'; la experimental 'Paquidermo' tiene saltos divertidos y un arreglo de vientos progresivos, con una línea de bajo conectada con el cielo austral. “Mar mar, luz luz” es una canción folk más cercana al disco solista de Luca Bocci, mientras en 'Alturas' se siente esa combinación suculenta de jazz y rock progresivo, igual que en el último corte, 'La sangre del cristal', que cierra el disco en su clímax.

[Te puede interesar] 'La sandunguera' de Nathy Peluso: un baile entre la tristeza y la sensualidad

Canciones jazzeras como 'Onírico' y 'Alturas', y otras más volcadas al ambient experimental, como 'Portal', rememoran algo esencial del rock setentero argentino, así como en 'Destello' las cuerdas marcan el camino de lo experimental y casi parece que la canción se hubiera improvisado por su naturalidad y una letra delirante y fugaz: “la muerte alimentando a la vida en su destello”, precisamente. En varios momentos del disco se siente esa poesía orgánica, automática, pasajera, impronta innegable de todo lo que pasa por la voz de Bocci.

Este ensamble está compuesto por seis músicos: Luca Bocci, en guitarra y voz, Celina Jury en violín, Gregorio "Goyo" Cruz en voz y vientos, Renzo Di Marco en bajo y ukulele, Fabricio Foresto en batería y Giuliano Diblasi en cello y xilófono. En ellos se combina la interpretación con la composición, trazando una línea inusual entre folk, pop, jazz, rock progresivo y experimentación, que a los entusiastas del rock del sur nos deja con ganas de más discos y de un show en vivo.

¿Se animarán a venir a Colombia?

Comentarios (0)