Alto contraste
Música

La mayor revelación que nos legó la música es su rebeldía y Alcolirykoz lo demuestra

“El agradecido encuentra la manera de pagar sin que le cobren”: con esta frase de AlcolirykoZ, Gilmer Mesa, escritor y amigo cercano de la agrupación de Aranjuez nos cuenta lo que para él ha sido este viaje de 'Una deuda con la historia'.

Gilmer Mesa
05 Ago 2018 9:31:31 AM

No hay deudas más apremiantes que las que uno mismo se impone, obligadas por el alma y no por un acreedor, atadas a compromisos privados y sin otro interés distinto al taxativo de estar a paz y salvo con la existencia, este fue el punto de partida de los muchachos de A-Z, a la hora de acometer un disco hondo, íntimo, robusto, genial y sobre todo concluyente, un trabajo que les tomó dos años perfeccionar, que se fue dilatando en entreveros anímicos porque ninguno de ellos quería un producto que no estuviera acorde con sus sueños, era mejor esperar carcomiéndose en ansiedades que precipitar canciones que no dieran la talla que ellos se habían calzado.

Gilmer Mesa en BogotáFoto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

No fue fácil contener la dopamina, ni esquivar los reclamos de la fanaticada y los amigos que cada día los llamaban con un nuevo requerimiento, ¿cuándo sale lo nuevo de Alcolirykoz? era la pregunta más frecuente en su circuito y en las redes sociales, cada nuevo tema era un Everest emocional conquistado.

Luego estaban las colaboraciones, otro trámite y nueva espera, pero ellos son de la calle y tienen la disciplina de los vagos y saben por experiencia que “no hay que quemarse la boca por comer pronto la sopa” de manera que venciendo afanes, supieron tomarse el tiempo de hacer un trabajo excepcional con el que lograron saldar adeudos con la historia e incrustarse en la leyenda.

No es mi intención escribir un panegírico lambón, ni elogiar a estos muchachos porque nos emparenta un origen común, porque son mis amigos o porque están de moda hoy más que nunca con su flamante documental 'Una deuda con la historia' de Canal Trece; es simplemente el reconocimiento casi axiomático de su excelencia.

Escuchando su último trabajo vuelvo a sentir que no importa el género cuando se necesita gritar el clamor altanero del barrio, pero se requiere talento, inteligencia y sumo cuidado para hacerlo. Quizás fue un negro africano el primero en servirse del grito como forma inusual de reclamar atención por su descontento, y la historia ha ido modificando ese grito, depurándolo con palabras, adicionándole notas que le dieran más profundidad sin quitarle rebeldía, porque el canto nos revela en cuanto se rebela y la mayor revelación que nos legó la música es su rebeldía, es saber que mientras exista quien cante y vocifere con uno, nunca se está solo.

Gambeta en concierto - AlcolirykoZFoto: María Alejandra Villamizar - Canal Trece

La música es la voz de los sin voz, el eco del solitario que lo hace multitud, alguna solo se hizo para servir de fondo de cualquier festival de arpegios, pero hay otra que es real y sirve para sostenernos, que convoca hechizos que dignifican nuestro modesto paso por esta tierra dotándolo de un sentido profundo, que ayudan a resistir en medio del caos que es la vida. Yo que me levanté de milagro y por el milagro de las voces que desde la distancia de una frecuencia mal sintonizada en un radio destartalado me alentaban a no desfallecer, escuchó ahora a estos ninjazz y creo que nada ha sido en vano, que la rabia, la calle, la pasión, los amigos, la lealtad y la borrasca que nos alimentaron desde la infancia encontraron quién las cantara sin desprestigiar el sentimiento y dignificando lo sentido, sin poses ni máscaras, porque unos construyen ciudades y otros las cuentan y estos, las habitan desde siempre, llevando la cuadra a rastras como cadalso, refugio y motivo.

No es fácil cargar con el tiempo a cuestas, con sus años, sus daños, sus sueños y sus alegrías, pero hacerlo demuestra la reciedumbre del cargador, y estos muchachos tienen hueso duro en los hombros y supieron echarse a la espalda ese enorme peso, desde sus 'Anestesias locales' ya había notado lo premonitorio de su música, pero con este 'Servicios AmbulatorioZ' el porvenir ya llegó.

Y creo que eso fue justo lo que vieron Catalina Ceballos y la gente de su canal y quisieron escudriñar tras la cortina del mago para ver si entendían el truco. Con su documental pudieron comprobar que en el mundo de A-Z la magia no es fullería sino trabajo y disciplina acompañados de un profundo respeto por lo que hacen. Pocos artistas conozco que no hayan caído en la trampa de su grandeza, o bien porque en realidad la poseen y se los traga o porque entre mánagers canallas, difusores empayolados, gobernadores urgidos y grupies caníbales les crean una idea de sí mismos que no tienen como defender; pero los hechiceros de Aranjuez tienen un portentoso cable a tierra que los mantiene unidos y con los pies en la tierra y es el amor, el que se tienen entre ellos, el que dan a sus familias, a sus amigos, a sus fanaticos y a su oficio, este documental es la prueba de eso y una bonita manera de agradecerle a la historia por hacer parte de ella.

AlcolirykoZ llegada a Bogotá

Canal Trece tuvo un as bajo la manga que fue la piedra angular de la magia, contar con la ayuda del mago, un hombre sin deudas porque él mismo es la historia de los AlcolirykoZ, la inteligencia en imágenes, los ojos detrás de la cortina, la mano instintiva de cada encuadre, la razón de cada toma, la poesía visual de todas las carátulas y los videos del grupo, el maestro Julián Gaviria, 'Eldelasfotos', pieza fundamental de la banda, amigo leal, astuto y ecuánime que define estéticamente a los ninjazz y además como el diablo cumple deseos, abre puertas, consigue imposible y le hace creer a todo el mundo que no existe, sin él nada de lo que van a ver sería posible. 

Sigue la serie ‘Una deuda con la historia’ este domingo 5 de agosto a las 8pm #EnLaTV

Comentarios (0)