Alto contraste
Música

'Oye', la protesta de Aterciopelados hecha música

En 2006, y tras estar trabajando en sus discos en solitario, Héctor y Andrea se reunieron de nuevo para lanzar su sexto álbum de estudio.

Ana Lucía Rey González
10 Jul 2018 6:44:44 AM

Foto: María Alejandra Villamizar Assaf- Canal Trece

Un receso de tres años fue suficiente para que Aterciopelados regresara como agrupación.

En 2004, Andrea lanzó su disco 'Andrea Echeverri', explorando su faceta como madre y haciendo un homenaje a la fertilidad; por su parte, Héctor publicó su trabajo 'Conector I', en el que se aprecia el uso de mantras, rezos antiguos y frases místicas que abren el cuestionamiento del lugar del ser humano en el mundo.

'Oye' fue un disco que retomó las raíces de otros álbumes como 'La pipa de la paz' y 'El dorado', rescatando sonoridades más orgánicas y con un mensaje contundente de denuncia social.

[ LeeDe Bogotá para el mundo con una pipa de paz ]

Fue tal su éxito que Amnistía Internacional escogió 'Canción protesta' para ser traducida al inglés y versionada bajo el título de 'The Price of Silence', como conmemoración de los 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Otros cantantes reconocidos por transmitir mensajes de paz a través de la música, como Stephen Marley, se unieron a Aterciopelados en este canto.

[ Quizás te interese: El momento dorado de Aterciopelados ]


 

"Hagamos las paces, hagámoslas ya"

Con 13 tracks, este trabajo logró hacer una invitación directa a reclamar, a no comer entero y a decir, por medio de la música, lo que no estaba bien; también, a la unión como hermanos de una misma patria bajo un propósito en común.

Todo lo anterior, fusionado con canciones de amor. Sí, de ese sentimiento en su expresión más pura, que tiene el inefable poder de cambiar el mundo y, lo más importante, a sí mismos.

Un disco que le demostró a toda una generación que sí es posible transmutar la violencia en gestos de paz y que la música es un arma poderosa, generadora de unión.

'Complemento' fue el primer sencillo, una canción de rock-pop con una fusión de flamenco que es una declaración de amor a aquel que llegó para completar esa 'media naranja'.


 

'Oye mujer' es una denuncia a la imagen de Barbie que debe tener la mujer, de acuerdo con los estándares impuestos, convirtiendo a la corporeidad femenina en un "pedacito de carne".

Y 'Al parque', por otro lado, se consolidó como un homenaje al Festival Rock al Parque, cuyo videoclip fue grabado en el cierre de la duodécima edición (2006), y dirigido por Pablo Burgos y Ricardo Fernández.


 

La crítica internacional

La cohesión temática de este disco fue la que logró su reconocimiento internacional, al obtener un premio Grammy Latino como 'Mejor álbum de música alternativa'.

Asimismo, 'Oye' fue reconocida como la mejor producción musical de 2006, según el crítico de música del Chicago Tribune, Ernesto Lechner.

Además, el Chicago Sun-Times lo ubicó por encima de otros artistas como Gustavo Cerati, en ese año, y recibió el lugar número 4 de la música del mundo por el Illinois Entertainer.

'Oye' reiteró la responsabilidad de Aterciopelados de entregar un mensaje con conciencia por medio de sus canciones, sin dejar de lado ese componente contestatario; mas no violento.

Marcó un retorno imponente a la escena y desminitió la disolución del grupo. Paz, amor y crítica se unieron en un solo álbum que cruzó las fronteras de idioma y nacionalidad para dar un único mensaje: "Suena otra canción protesta, pero no la llamen terrorista; no es que sea antipatriota, es que trae otro punto de vista".

 

Este 29 de julio, llega el documental 'Símbolo Marciano' a la pantalla de Canal Trece. 

Comentarios (0)